Turismo

Un fuerte que no es un fuerte

Una estructura negra e imponente con rasgos de fortaleza. Eso es lo que se observa desde mar adentro en la costa este de Aruba.

Domingo 02 de Diciembre de 2018

Una estructura negra e imponente con rasgos de fortaleza. Eso es lo que se observa desde mar adentro en la costa este de Aruba. Pero esa colosal estructura nunca tuvo en su interior armas, ni soldados. Lo que parece un fuerte es el caparazón de lo que hoy son las ruinas del molino de oro abandonado de Bushiribana, donde se procesó oro de las minas de las colinas cercanas durante la fiebre de la piedra dorada en el siglo XIX.

Estos muros de color negro, formados por grandes bloques de piedra grabo, son los únicos restos de la planta de fundición de oro que fue construida en 1872. Son importantes por su valor cultural, histórico y arquitectónico. Además, son considerados un monumento del patrimonio industrial de importancia internacional y es de valor significativo para la historia económica de Aruba.

Hoy la isla de Aruba es conocida mundialmente por ser un destino turístico exquisito. Pero hace cientos de años era sinónimo de oro y riquezas. Era un destino de buscadores de oro.

Todavía son evidentes algunos de los vestigios de los "años dorados" de esta isla de las Antillas Holandesas. También están las ruinas del molino de Balashi, que se construyó en otro lado de la isla. Además, el Parque Nacional de Arikok cuenta con los restos de las minas de oro históricas de Miralamar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});