Turismo

Un destino de hielo y el hotel más remoto del mundo

Una pequeña casa de huéspedes en la localidad de Ittoqqotoormiit, una isla. Paseos en trineo, auroras boreales y icebergs.

Domingo 22 de Septiembre de 2019

Al parecer, los viajeros son cada vez más aventureros. Crece la tendencia a viajar para desconectar, para perderse en destinos recónditos. Las búsquedas a este tipo de lugares, como por ejemplo Groenlandia, han crecido en 2018 un 18 por ciento en comparación con otros años, según los datos del buscador hoteles.com, que ha decidido satisfacer esas nuevas inquietudes de los viajeros.

   El presidente de este buscador y viajero aventurero, Adam Jay, considera que “esta isla es una parada obligatoria” para los viajeros que buscan “una de esas experiencias que te cambian por completo”.

Una islita en Groenlandia

Ittoqqotoormiit, una pequeña isla de unos 450 habitantes brinda un paisaje ártico de montañas cubiertas de nieve –como Gunnbjorns Fjeld, con casi 3.700 metros de altura– y mares helados, y ofrece un sinfín de atractivos planes como pasear en trineo tirado por perros, practicar con el kayak en el Artico o ver (si se tiene suerte) una aurora boreal desde la ventana de tu habitación.

   Otra de las experiencias que se pueden disfrutar allí es la visita al Parque Nacional más grande del mundo, al noreste de Groenlandia, donde esperan desde osos polares hasta morsas y bueyes almizcleros. Según la mencionada web de reservas, “la puerta de entrada a ese paraíso” es Ittoqqotoormiit.

   Y hay otros muchos planes, como las actividades que se pueden hacer en uno de los fiordos más grandes y profundos del mundo, Scoresby Sound, que está muy cerca y te permite navegar junto a icebergs y glaciares o disfrutar del avistamiento de ballenas y focas marinas.

   Ittoqqotoormiit fue fundada por los inuit –pueblos que habitan el Artico los esquimales de Groenlandia– en 1925 y es la ciudad más aislada del país (no en vano es uno de los asentamientos más remotos del mundo).

   La isla permanece congelada durante nueve meses al año y en primavera, seguramente la mejor época para visitarla, las temperaturas pasan de los 20 grados bajo cero a los 0 grados que preludian los “cálidos” 9 grados positivos del verano, cuando brilla el sol.

La aventura comienza aquí

Pero las temperaturas, el hielo y la nieve, y lo remoto del lugar no son la única aventura que ofrece el destino, porque la aventura comienza mucho antes de llegar, dos aviones, un helicóptero y un todoterreno para llevar a los visitantes al lugar.

   Hay que viajar primero hasta Reikiavik, la capital de Islandia, donde se toma un vuelo de Air Iceland Connect que en una hora llega hasta Akureyri, la segunda ciudad más grande de Islandia, donde se hace noche y se puede disfrutar del avistamiento de ballenas entre los fiordos.

   Después, con la misma aerolínea, hay que volar hasta Constable Point, en un vuelo de 90 minutos que sólo está disponible los martes y los jueves. El siguiente tramo del trayecto se hace en helicóptero, en un vuelo de 15 minutos que opera Air Greenland, y que por fin deja a los turistas en Ittoqqotoormiit donde un todoterreno los lleva al alojamiento. La casa de huéspedes la gestiona la agencia local Nanu Travel que organiza también todas las actividades y excursiones. Efetur

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS