Turismo

Puerto Madryn: llegaron las primeras ballenas

Domingo 12 de Mayo de 2019

A fines de abril, se divisaron los primeros ejemplares de ballenas en las cercanías del muelle Piedrabuena de Puerto Madryn, aunque la temporada oficial para el avistaje empieza en junio hasta mediados de diciembre.

La ballena franca austral, declarada Monumento Natural Nacional en 1984, es uno de los mamíferos más grandes de todo el mundo: un macho promedio mide unos 15 metros de largo y pesa alrededor de 50 toneladas.

En esos siete meses, aprovechan las aguas calmas de los golfos Nuevo y San José para reproducirse, dar a luz y acompañar a sus ballenatos en las primeras incursiones por el fondo del mar. Por sus condiciones naturales, Península Valdés fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999, y fue elegida por la revista National Geographic como uno de los 10 mejores lugares de todo el mundo para ver ballenas. En este sentido, mientras dura la temporada, las “Gigantes de Valdés” se cuentan de a cientos, lo que garantiza avistajes dinámicos, de varios ejemplares, en diversas situaciones y comportamientos.

“Como todos los años, en esta época los que viven en Puerto Madryn comienzan a mirar hacia el golfo en las caminatas para buscar las primeras ballenas. Los que tienen más oportunidad de verlas son los guardaparques municipales del área de protección “El Doradillo”, esas playas que se encuentran a sólo 15 kilómetros de la ciudad, que tienen una extensa costa de 25 kilómetros. Ellos miran todos los días al golfo y allí tienen la primera oportunidad de verlas y comunicar a todos, que han tenido esa primera experiencia”, expresó la secretaria de Turismo de Puerto Madryn, Mariela Blanco. “Esta experiencia se empieza a intensificar en el mes de junio para comenzar con los avistaje embarcados desde Puerto Pirámides”, agregó.

A sólo 15 kilómetros de la ciudad, el Area Natural Protegida El Doradillo es uno de los mejores lugares para ver de cerca las rutinas de cortejo, nacimientos y cómo las ballenas madres les enseñan a nadar a sus crías de una punta a la otra de la playa. De acceso libre y gratuito, es un espectáculo único en el mundo que se recomienda maridar con unos mates y canasta de picnic.

El avistaje costero es una experiencia totalmente diferente, complementaria, a los avistajes embarcados que se ofrecen en Puerto Pirámides, el único pueblo dentro de la reserva natural Península Valdés. En lanchas, gomones y catamaranes, estas excursiones se extienden una hora y media aproximadamente, se pueden hacer durante el día o bajo la luz del atardecer, y son acompañadas por guías de naturaleza con muchísimo conocimiento en la materia, expertos en divisar ballenas a lo lejos.

En el camino de ida o vuelta de Península, se recomienda visitar el Centro de Interpretación Istmo Ameghino, donde hay información didáctica sobre la flora y fauna de la zona, ilustraciones y hasta una réplica a escala de una ballena.

Sin ser una excursión de avistaje propiamente dicha, las navegaciones del Regina Australe por las costas de Puerto Madryn suelen incluir ballenas entre junio y diciembre. El Regina es un gran catamarán, que ofrece servicio de comidas a bordo y un deck en la cubierta para disfrutar de las vistas y el aire libre los días de sol.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});