Turismo

Playas y ceviche

Cinco platos que no hay que dejar de probar de la gastronomía incaica disfrutando de Piura y Tumbes

Domingo 19 de Mayo de 2019

La Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (PromPerú), elaboró un dossier con los cinco platos imperdibles de la cocina peruana en diferentes ciudades del país, que busca continuar impulsando la llegada de turistas internacionales atraídos por su exquisita gastronomía.

Saborear Piura y Tumbes a través del cevichito: esta comida tiene su origen inclusive antes de los Incas, durante la época de los Moche, civilización que vivió hace más de dos mil años y que preparaba el pescado fresco con el jugo de tumbo, una fruta local.

Este plato marino está principalmente hecho en base a trozos de pescado, cebolla, ají, jugo de limón y sal. Sin embargo y dependiendo de la presentación, se le puede agregar camote, choclo, cancha serrana y algas marinas (yuyo).

Las ciudades de Piura y Tumbes son reconocidas entre los turistas internacionales por ser puntos importantes para conectar con las paradisiacas playas del norte, sin embargo pocos saben que las cevicherías que allí se encuentran son las más deliciosas.

Por su cercanía al mar, las ciudades han desarrollado una especialización con el cebiche y si bien cada ciudad le ha agregado un insumo local, no hay como un buen cevichito con zarandaja (tipo de frijol).

La causa limeña: el ingrediente principal de esta comida es una de las variedades de papa amarilla (Perú tiene más de 4.000 tipos de papa), mayonesa, ají amarillo, huevo, limón y se puede rellenar con pollo o atún. En la ciudad existen aproximadamente 220 mil restaurantes, con propuestas que nutren de los sabores y saberes de todo el mundo.

Un juane en cada esquina de Iquitos: en la celebración de San Juan, cada 24 de junio, surge este plato tan especial, el juane, que debe su nombre a que su presentación representa la cabeza decapitada de San Juan Bautista, que se vende en las puertas en todas las cuadras de la ciudad selvática.

El potaje consta de una base de arroz y lleva palillo, gallina, aceitunas y huevos, todo envuelto en hojas de bijao (el cual debe estar hervido previa envoltura).

El Chiri Ucho, la otra forma de conocer Cusco: el plato principal de la antigua capital del imperio incaico, el Chin Ucho, que es de origen quechua, y cuyo nombre significa ají frío, fue impuesto por los españoles durante la festividad del Corpus Christi.

Este plato combina ingredientes de la costa, la sierra y la selva del Perú, lleva gallina, zanahoria, huacatay, chorizos, queso fresco, rocoto, poro, cochayuto (algas) y pimienta, y es el preferido por los miles de turistas que llegan cada año a la capital imperial.

El Rocoto relleno de Arequipa: conocida como la Ciudad Blanca, ofrece a sus visitantes una experiencia moderna pero combinada con las costumbres ancestrales de su región, y sus habitantes tienen una de las más reconocidas gastronomías del Perú y la región con especialidades que se pueden degustar en las llamadas “picanterías”. Su origen se remonta a las tabernas de chicha, una bebida en base de maíz fermentado, y han perdurado hasta nuestros días por más de 400 años.

En sus cartas es posible encontrar la cocina peruana tradicional, pero no el ceviche y el pisco, sino más bien el chupe (una sopa), el cerdo, el cuy y el rocoto relleno. Utilizado tanto como entrada como plato principal, el rocoto se rellena con carne, aceituna, queso, porotos y gran cantidad de aderezos que se puede degustar en las más de 80 picanterías que tiene la ciudad de Arequipa, y que cuentan con el sello de Patrimonio Cultural de la Nación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario