Turismo

Lauterbrunnen: el pueblo bañado por una catarata

Localizado en el cantón de Berna, es uno de los destinos más visitados por los amantes de la montaña.

Domingo 01 de Diciembre de 2019

Después de ver los chalets falsos de Suiza, que tenían una utilidad secreta hace años, saltamos a una región más pintoresca si cabe. Con sus casas de madera, sus tejados picudos cubiertos de nieve y sus vertiginosas paredes de granito, Lauterbrunnen tiene todo lo que soñamos al imaginar el pueblecito alpino perfecto.

Localizado en el cantón de Berna, en Suiza, es uno de los destinos más visitados por todos los amantes de la montaña, con decenas de rutas de senderismo y lugares mágicos para visitar en sus alrededores.

No hace falta irse muy lejos para contemplar una de las maravillas de la zona: la cascada de Staubbach. Este salto de agua de casi 300 metros de altura parece bañar el pueblo entero. Sin embargo, la mayoría del agua se evapora antes de alcanzar el suelo. Es sólo una de las 72 cascadas que componen el valle de Lauterbrunnen (que no en vano significa "solo fuentes"), pero es la única que, probablemente, podrán ver desde alguno de los hoteles del pueblo. Por la noche es iluminada, lo que añade a la ya de por sí espectacular formación un toque surrealista que la convertirá en una visión inolvidable.

Coronando el valle se alza una de las cumbres más singulares de los Alpes berneses: el Schilthorn. Un teleférico lleva hasta la cumbre, donde se encuentra un restaurante giratorio, el Piz Gloria, con espectaculares vistas del paisaje a 2.970 metros de altura. La película del agente 007, "Al servicio secreto de su majestad", se rodó en estas mismas localizaciones, en la que el restaurante hacía las veces de cuartel general de Spectra. En la película, Bond escapada de los villanos esquiando, algo que por supuesto que podrán emular si van en la temporada invernal.

En el camino entre el pueblo de Lauterbrunnen y el Schilthorn, practicable sólo a través de una serie de teleféricos y trenes, se encuentran otros lugares de interés. Uno de los más pintorescos es el pueblo de Murren, totalmente libre de coches. Desde allí podrán realizar distintas rutas y visitar las cascadas Trummelbach, a las que se pueden acceder por pasarelas que se meten, literalmente, dentro de la montaña.

Otras localizaciones imprescindibles cercanas a Lauterbrunnen incluyen el pico Jungfraujoch, de 3.471 metros de altidud, también conocido como Top of Europe. Desde allí, si el tiempo lo permite y se atreven, podran lanzarse desde el First Flyer, una tirolesa de más de 800 metros de longitud que sobrevuela el enorme valle. Toda una descarga de adrenalina.

El pueblo y el valle de Lauterbrunnen son un marco idílico al que las fotos no les hacen justicia. Hay que estar allí, respirar el aire puro, sentir el frío de la nieve, deleitarse con los sonidos de las cascadas o los olores de las flores en primavera, asombrarse ante las impresionantes magnitudes de todo lo que lo rodea. Es un festín para los sentidos y, sin duda, uno de los lugares más bellos del mundo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario