Turismo

Imperdibles experiencias al aire libre

Nueva Zelanda es un largo y estrecho país de suelo abrupto consistente en la Isla Norte y la Isla Sur, además de un pequeño grupo de islas.

Domingo 10 de Febrero de 2019

Nueva Zelanda es un largo y estrecho país de suelo abrupto consistente en la Isla Norte y la Isla Sur, además de un pequeño grupo de islas. Cubre una superficie de 268.838 kilómetros cuadrados y 1.600 kilómetros de longitud. Nueva Zelanda está situada en el Pacífico Sur, aproximadamente 10.400 kilómetros al suroeste de Sudamérica y a 2.250 kilómetros al este de Australia.
   La Isla Norte con sus playas doradas, los ancestrales bosques de Kauris, volcanes, áreas termales, y grandes ciudades (entre las que se encuentra Wellington, la capital), es la isla más poblada de las dos.
   La Isla Sur con sus montañas nevadas, glaciares, exuberantes bosques nativos, fiordos, es la mayor de las dos, y es llamada "la tierra principal" por los habitantes de la misma. Su ciudad más poblada es Christchurch. La pequeña Isla Stewart (1.750 kilómetros cuadrados) un lugar virgen, con sus bosques llenos de pájaros nativos y sus playas paradisíacas, en el lugar más al sur del país, es uno de los lugares más cercanos a la Antártida que el hombre haya llegado jamás. Dentro de la jurisdicción territorial de Nueva Zelanda también se incluyen un grupo pequeño de islas como las Chatham, Kermadec, la Isla Campbell, Auckland, Antípodas, Las Snares, Solander, y las Islas Bounty. Se halla rodeada por el océano Pacífico Sur en el este y del Mar de Tasmania en el oeste.
   Las 10 mejores experiencias al aire libre que se pueden realizar en Nueva Zelanda comprenden experiencias en playas increíbles y aguas termales naturales, hasta cascadas y reservas marinas. Detallamos a continuación las opciones:
1. Choque de océanos en cabo Reinga. No hay muchos lugares donde se puede observar el encuentro de dos océanos. Y a 165 metros sobre el nivel del mar, no existe otro lugar que ofrezca una forma más espectacular de hacerlo que el mirador en cabo Reinga, el lugar más septentrional de Nueva Zelanda.
2 - Nado entre peces en la isla Goat. A decir verdad, no es la isla la atracción del lugar, sino las aguas que la rodean. La Reserva Marina Okakari Point (isla Goat) en Auckland es una de las reservas más antiguas de Nueva Zelanda y se ubica en una zona costera donde abunda la vida marina. Así que póngase su máscara y su esnórquel, y prepárese para bucear, y acérquese a cientos de peces de colores.
3 - Aguas termales en Kerosene Creek. A 35 kilómetros al sur de Rotorua se encuentra Kerosene Creek, donde se unen aguas termales y corrientes de agua dulce, lo que permite que pueda bañarse y relajarse durante todo el año.
4 - Piletas termales en la playa Hot Water. El agua en la playa Hot Water en Coromandel se siente como si se diera un baño. Literalmente. Las aguas termales naturales fluyen bajo la arena entre las marcas de marea alta y baja, y usted mismo puede cavar una pileta termal. Cave su propio spa playero mientras disfruta de vistas épicas del océano Pacífico.
5 - Disfrute del Rere Rock Slide. Justo en las afueras de la icónica ciudad del surf, Gisborne, se encuentra el Rere Rock Slide, el primer tobogán de agua de Nueva Zelanda. Fue esculpido durante miles de años y se ha convertido en un impresionante parque acuático natural. En las afueras de Gisborne se encuentra un tobogán natural de 60 metros de largo.
6 - Senderismo por un volcán activo. El Tongariro Alpine Crossing es una caminata de un día estimulante y divertida por el Parque Nacional de Tongariro, reconocido como Patrimonio de la Humanidad de carácter mixto. Va a ver ríos de lava, un cráter activo, fumarolas de vapor, lagos de color esmeralda y vistas magníficas que hacen de este viaje una experiencia de caminata épica.
   Si está dispuesto a aceptar el desafío, se lo recompensará con vistas imposibles de obtener de ninguna otra manera. Recorrido a través de un terreno volcánico escueto y espectacular. El Tongariro Alpine Crossing es una de las mejores caminatas de un día del mundo.
7 - Caminatas entre bosques en la cadena montañosa Waitakere. Con más de 16.000 hectáreas de bosque nativo rodeado por el espectacular borde costero, el Parque Regional Waitakere es el lugar perfecto para explorar. Descubra árboles Kauri antiguos, helechos gigantes y cascadas pintorescas, o diríjase a la costa para conocer las impresionantes playas de arena negra de West Coast en Auckland.
8 - Observación de estrellas en Canterbury. La Reserva Nacional de cielo oscuro, que abarca gran parte de la región de Aoraki/monte Cook Mackenzie, es la única reserva en su tipo en el hemisferio sur y una de ocho que existen en el mundo. Esta es una experiencia de observación de estrellas incomparable. Gran cantidad de pruebas han demostrado que la zona tiene los cielos nocturnos más oscuros y espectaculares en Nueva Zelanda, con el mayor número de noches de cielo despejado.
9 - Reflejo en las piletas Blue Pools en Wanaka. A poca distancia desde la autopista Haast Highway, en el Parque Nacional Mount Aspiring, se encuentran las piletas Blue Pools, unas de las piletas con el agua más azulada del mundo. Tan clara es el agua que a menudo puede ver migrar las famosas truchas marrones y arcoíris neozelandesas.
10 - Fiordland. Acá, montañas y cascadas caen cientos de metros en enormes fiordos. De ahí el nombre Fiordland. La zona es conocida por sus espectaculares paisajes y caminatas a lo largo de los estrechos Milford y Doubtful. No se pierda este espectáculo totalmente inolvidable y majestuoso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});