Turismo

Esculpidos por Dios

Un recorrido maravilloso por los fiordos más bonitos de Nueva Zelanda.

Domingo 29 de Julio de 2018

El Fiordland National Park, en la indomada West Coast de la Isla Sur, alberga una colección de algunos de los más bellos fiordos del mundo, esculpidos por antiguos glaciares hace unos 10.000 años, con grandiosos acantilados sumergidos en aguas cristalinas. Un recorrido por cinco de los más impresionantes "sounds", como se conocen en Nueva Zelanda, algunos de ellos a sólo unas horas de viaje de los principales centros urbanos.

El magnífico Milford

Con 16 kilómetros de extensión en el extremo norte del Fiordland National Park, abriéndose hacia el Mar de Tasmania, Milford tiene montañas espectaculares — el Mitre Peak se eleva a casi 1.700 metros verticales desde las aguas oscuras del fiordo—, cascadas, acantilados cubiertos de bosque y una infinidad de vida salvaje (delfines nariz de botella, lobos marinos, pingüinos azules). Es también el único fiordo de Nueva Zelanda que se puede acceder en coche, de cuatro a cinco horas desde Queenstown.

El sonido del silencio

En un día lluvioso, Doubtful Sound resuena con el chorro de cientos de cascadas, desmoronándose en acantilados cubiertos de arbustos. Cuando el tiempo es bueno, el sol brilla en las aguas ligeramente onduladas. Es un gigante comparado a Milford —sus tres brazos se extienden por 40 kilómetros hasta el océano— y es el más profundo de los fiordos de Nueva Zelanda, con 420 metros.

Para acceder a Doubtful Sound, usted necesita atravesar el Lake Manapouri antes de hacer un viaje en autobús a lo largo del vertiginoso Wilmot Pass (670 metros sobre el nivel del mar).

Oscura belleza

Dusky Sound/Tamatea sigue intacto en pleno siglo XXI: su aislamiento geográfico lo ha convertido en uno de los fragmentos más naturalmente intactos de Nueva Zelanda, un paraíso para especies vulnerables y especies de agua dulce. Al entrar en el fiordo, el visitante se verá rodeado por una abundancia de vida salvaje, de delfines a yubartas.

La ubicación remota requiere un tiempo de viaje más largo, pero vale la pena el esfuerzo. Los paseos en crucero hacia Dusky Sound comienzan en Manapouri y siguen la misma ruta que los paseos hacia Doubtful Sound, pero siguen por el mar abierto hasta las lejanas aguas del sur.

Pequeña maravilla

Un poco al norte de Dusky Sound, Breaksea Sound es otra joya escondida que no puede ser visitada en un día. Punteado de islas, este fiordo puede ser visitado como parte de viajes más largos que ocurren en otros fiordos remotos. Es otro lugar donde usted probablemente encontrará delfines, entonces mantenga su cámara a puestos. Una nueva manera de explorar Breaksea Sound es en helicóptero desde Queenstown o Te Anau. Una vez allí, usted puede subir a bordo de un barco fletado y cruzar el fiordo en gran estilo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});