Turismo

Ciudades de Invierno

Guía práctica para escaparle al verano y visitar diez destinos del Viejo Continente en los que se puede disfrutar de la nieve.

Domingo 12 de Noviembre de 2017

Si en otro de nuestros artículos les recomendábamos las diez mejores playas de Europa, en esta ocasión queremos presentarles una selección de diez ciudades de invierno para visitar en los próximos meses. Algunos de estos lugares son conocidos por ser Patrimonio de la Humanidad, otros por su gastronomía y tradiciones, y otros simplemente por ser lugares increíbles donde hacer turismo en invierno. Seguro que más de una ciudad de esta lista lo sorprenderán.
Durham, Reino Unido
   La ciudad de Durham se vuelve especial durante la temporada de invierno, sobre todo durante la Navidad, que se convierte en un entorno idílico, donde poder explorar las calles empedradas de la ciudad con sus elegantes boutiques y tiendas de artesanía extravagantes que se disputan la atención del público junto a las grandes marcas.
   El Dalton Park, es el centro comercial más grande de la ciudad y también el más grande de la región. Hay un Festival de Navidad tradicional que tiene lugar a lo largo de toda la ciudad, pero también hay alternativas para los que deseen escapar del bullicio navideño como entrar en alguna de las tabernas y esperar, cerveza en mano, la llegada de Papá Noel.
   Productos típicos: vino caliente y cualquier bebida que ayude a luchar contra el frío. Actividades: patinaje sobre hielo al aire libre y el tren Weardale, que se transforma entre los meses de noviembre y diciembre y protagoniza la recreación de la Ruta del Tren Polar Express.
Schwangau, Alemania
   Es un pequeño pueblo en los Alpes alemanes, un bonito escenario ya que está rodeado de montañas nevadas, lagos de los alrededores y el famoso Castillo de Neuschwanstein. Es ideal para practicar senderismo, esquí y esquí de fondo. Schwangau es el punto final de la "Ruta Romántica Alemana", una ruta muy famosa con una gran cantidad de paisajes y lugares de interés entre las diferentes ciudades del sur de Alemania.
   Es un buen lugar para las personas a las que les gusta la naturaleza y la sensación de ser parte de la imagen de una postal. Turismo de invierno en estado puro.
   El famoso castillo de Neuschwanstein se mandó construir por Luis II de Baviera (conocido como el Rey Loco) en 1866. Si ya es hermoso en verano, se ve aún mejor cubierto de nieve. También hay otro castillo real un poco menos conocido de Ludwig II que también vale la pena visitar: Schloss Hohenschwangau. Por si fuera poco también se encuentra el "Forggensee", que es un gran lago artificial rodeado de montañas.
   No sería de extrañar que el visitante se cruzara con alguna de las vacas de Milka, ya que todo apunta a que pastan en el Forggensee.
Delft, Países Bajos
   Esta preciosa ciudad está a mitad de camino entre Rotterdam y La Haya, muy cerca de las dos. Delft tiene gran cantidad de canales y es aún más digna de una visita durante el invierno, cuando los los pequeños puentes están cubiertos de nieve.
   Cuando hace mucho frío y los canales están congelados, a los holandeses les encanta patinar sobre el río. Delft es una ciudad universitaria, lo que la convierte en un lugar vibrante y joven para ir a divertirse en invierno.
Segovia, España
   Esta ciudad está situada en el centro de España, a unos 90 kilómetros al norte de Madrid. Desde 1985 la ciudad vieja de Segovia y su acueducto son considerados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En pocos lugares del mundo se puede ver tan presente la huella dejada por civilizaciones antiguas.
   El acueducto de Segovia es el mejor ejemplo y herencia posible que los romanos hayan dejado en pie en España. Segovia es una ciudad clásica, de casco viejo, tradicional y de buena comida. Aparte del Acueducto, Segovia posee otros encantos como son la Catedral, la Judería y por supuesto el Alcázar.
   En invierno es habitual encontrar la ciudad nevada por lo que las vistas del casco viejo y el acueducto son excepcionales. Y a pocos kilómetros de la ciudad castellano-leonesa hay multitud de paisajes típicos de montaña de los que resultan más bonitos cuando están cubiertos de nieve, como el bosque de Valsaín y el Parque Natural de Peñalara.
   Entre las tradiciones de invierno en Segovia destaca la del día de Navidad, conocida como la Carrera del Pavo. Se celebra desde 1935 y es una divertida carrera que premia la proeza de llegar lo más lejos posible con una bicicleta sin cadena. La carrera consta de un recorrido de 550 metros y los premios son una de las mayores curiosidades de la prueba, dado que al ganador se le entrega un pavo, al segundo un pato y al tercero un pollo.
Verona, Italia
   Verona no es la ciudad de invierno típico en medio de las montañas cubierta por un manto inmaculado de nieve brillante. Es una ciudad fortificada que tiene una arquitectura y unos elementos urbanos de más de 2.000 años, y es Patrimonio de la Unesco desde el año 2000. Está situada al pie del Monte Lessini y atravesada por el río Adige, y fue la ciudad elegida por Shakespeare para contar la trágica historia de amor de Romeo y Julieta.
   Verona también tiene uno de los anfiteatros más grandes de Italia, que aún alberga muchos conciertos y eventos. No es habitual ver la ciudad cubierta por la nieve, pero en invierno la niebla se adentra lentamente en Verona creando un ambiente místico.
   Durante la época de Navidad se celebra el Salón Internacional de pesebres tradicionales con más de 400 piezas procedentes de museos y colecciones privadas.
Lyon, Francia
   Después de París, posiblemente Lyon es la ciudad que todo interesado en recorrer Francia debería visitar y, qué mejor momento que hacerlo durante el invierno. Lyon es un lugar ideal donde viajar en invierno ya que sus calles le envuelven un color especial, sobre todo durante esta estación.
   No hay que dudar en visitar cada rincón imprescindible como la catedral o la basílica de Notre-Dame de Fourvière, si no también que no falte recorrer la famosa colina de Fourvière o dar un paseo por el Parc de la Tˆte d?Or.
Innsbruck, Austria
   Innsbruck es la capital del el estado austríaco del Tirol y se encuentra en medio de los Alpes. En Innsbruck la nieve está garantizada, por lo que es un destino popular para las escapadas de invierno. La ciudad cuenta con una larga tradición de deportes de invierno y fue sede de los Juegos Olímpicos de 1964 y 1976.
   También en los Winter Games que se celebran cada año hay una gran cantidad de eventos como saltos de esquí y snowboard. Para los excursionistas, la montaña Patscherkofel es un destino obligado, desde allí se tiene una magnífica vista de la ciudad y del valle de Innsbruck.
   La primera cosa que todo el mundo ve al llegar a Innsbruck, es el increíble panorama de las montañas de los alrededores, la ciudad en sí parece muy romántica cuando hay nieve por todas partes.
Sintra, Portugal
   Sintra es una pequeña ciudad portuguesa enclavada entre bosques y montañas y a escasos kilómetros del mar, que es considerada como Patrimonio de la Humanidad. En verano es un centro turístico y un lugar muy visitado, pero su mayor encanto se encuentra en invierno cuando los turistas se van y la ciudad se cubre de misterio, entonces se puede disfrutar tranquilamente de todos los encantos que tiene para ofrecer.
   La ciudad está a poca distancia de la costa, totalmente abierta al océano Atlántico y es famosa por la fuerza de su oleaje que se hace mayor durante los meses de invierno. Praia Grande es la playa más conocida de la zona, está bastante expuesta al viento, por lo que tiene bastante oleaje, perfecto para los surfistas que son los únicos que se meten en las frías aguas del Atlántico durante la temporada de invierno.
Copenhague, Dinamarca
   El invierno en la capital danesa viene llena de tradiciones y experiencias encantadoras de Navidad. A medida que las temperaturas se enfrían, la ciudad brilla con las luces de sus mercados de Navidad y encarna un verdadero sentido de "hygge" danés (en esencia, significa crear un ambiente agradable y acogedor).
   El de Nyhavn se transforma en uno de los más acogedores mercados de Navidad en Copenhague. Durante todos los viernes y sabados de diciembre tiene lugar el Julefrokost, que es un almuerzo especial de Navidad con una mezcla heterogénea de golosinas y chucherías. (Fuente Goeuro) pie en España. Segovia es una ciudad clásica, de casco viejo, tradicional y de buena comida. Aparte del Acueducto, Segovia posee otros encantos como son la Catedral, la Judería y por supuesto el Alcázar.
   En invierno es habitual encontrar la ciudad nevada por lo que las vistas del casco viejo y el acueducto son excepcionales. Y a pocos kilómetros de la ciudad castellano-leonesa hay multitud de paisajes típicos de montaña de los que resultan más bonitos cuando están cubiertos de nieve, como el bosque de Valsaín y el Parque Natural de Peñalara.
   Entre las tradiciones de invierno en Segovia destaca la del día de Navidad, conocida como la Carrera del Pavo. Se celebra desde 1935 y es una divertida carrera que premia la proeza de llegar lo más lejos posible con una bicicleta sin cadena. La carrera consta de un recorrido de 550 metros y los premios son una de las mayores curiosidades de la prueba, dado que al ganador se le entrega un pavo, al segundo un pato y al tercero un pollo.
Verona, Italia
   Verona no es la ciudad de invierno típico en medio de las montañas cubierta por un manto inmaculado de nieve brillante. Es una ciudad fortificada que tiene una arquitectura y unos elementos urbanos de más de 2.000 años, y es Patrimonio de la Unesco desde el año 2000. Está situada al pie del Monte Lessini y atravesada por el río Adige, y fue la ciudad elegida por Shakespeare para contar la trágica historia de amor de Romeo y Julieta.
   Verona también tiene uno de los anfiteatros más grandes de Italia, que aún alberga muchos conciertos y eventos. No es habitual ver la ciudad cubierta por la nieve, pero en invierno la niebla se adentra lentamente en Verona creando un ambiente místico.
   Durante la época de Navidad se celebra el Salón Internacional de pesebres tradicionales con más de 400 piezas procedentes de museos y colecciones privadas.
Lyon, Francia
   Después de París, posiblemente Lyon es la ciudad que todo interesado en recorrer Francia debería visitar y, qué mejor momento que hacerlo durante el invierno. Lyon es un lugar ideal donde viajar en invierno ya que sus calles le envuelven un color especial, sobre todo durante esta estación.
   No hay que dudar en visitar cada rincón imprescindible como la catedral o la basílica de Notre-Dame de Fourvière, si no también que no falte recorrer la famosa colina de Fourvière o dar un paseo por el Parc de la Tˆte d?Or.
Innsbruck, Austria
   Innsbruck es la capital del el estado austríaco del Tirol y se encuentra en medio de los Alpes. En Innsbruck la nieve está garantizada, por lo que es un destino popular para las escapadas de invierno. La ciudad cuenta con una larga tradición de deportes de invierno y fue sede de los Juegos Olímpicos de 1964 y 1976.
   También en los Winter Games que se celebran cada año hay una gran cantidad de eventos como saltos de esquí y snowboard. Para los excursionistas, la montaña Patscherkofel es un destino obligado, desde allí se tiene una magnífica vista de la ciudad y del valle de Innsbruck.
   La primera cosa que todo el mundo ve al llegar a Innsbruck, es el increíble panorama de las montañas de los alrededores, la ciudad en sí parece muy romántica cuando hay nieve por todas partes.
Sintra, Portugal
   Sintra es una pequeña ciudad portuguesa enclavada entre bosques y montañas y a escasos kilómetros del mar, que es considerada como Patrimonio de la Humanidad. En verano es un centro turístico y un lugar muy visitado, pero su mayor encanto se encuentra en invierno cuando los turistas se van y la ciudad se cubre de misterio, entonces se puede disfrutar tranquilamente de todos los encantos que tiene para ofrecer.
   La ciudad está a poca distancia de la costa, totalmente abierta al océano Atlántico y es famosa por la fuerza de su oleaje que se hace mayor durante los meses de invierno. Praia Grande es la playa más conocida de la zona, está bastante expuesta al viento, por lo que tiene bastante oleaje, perfecto para los surfistas que son los únicos que se meten en las frías aguas del Atlántico durante la temporada de invierno.
Copenhague, Dinamarca
   El invierno en la capital danesa viene llena de tradiciones y experiencias encantadoras de Navidad. A medida que las temperaturas se enfrían, la ciudad brilla con las luces de sus mercados de Navidad y encarna un verdadero sentido de "hygge" danés (en esencia, significa crear un ambiente agradable y acogedor).
   El de Nyhavn se transforma en uno de los más acogedores mercados de Navidad en Copenhague. Durante todos los viernes y sabados de diciembre tiene lugar el Julefrokost, que es un almuerzo especial de Navidad con una mezcla heterogénea de golosinas y chucherías. (Fuente Goeuro)

Lyon, Francia
   Después de París, posiblemente Lyon es la ciudad que todo interesado en recorrer Francia debería visitar y, qué mejor momento que hacerlo durante el invierno. Lyon es un lugar ideal donde viajar en invierno ya que sus calles le envuelven un color especial, sobre todo durante esta estación.
   No hay que dudar en visitar cada rincón imprescindible como la catedral o la basílica de Notre-Dame de Fourvière, si no también que no falte recorrer la famosa colina de Fourvière o dar un paseo por el Parc de la Tˆte d?Or.
Innsbruck, Austria
   Innsbruck es la capital del el estado austríaco del Tirol y se encuentra en medio de los Alpes. En Innsbruck la nieve está garantizada, por lo que es un destino popular para las escapadas de invierno. La ciudad cuenta con una larga tradición de deportes de invierno y fue sede de los Juegos Olímpicos de 1964 y 1976.
   También en los Winter Games que se celebran cada año hay una gran cantidad de eventos como saltos de esquí y snowboard. Para los excursionistas, la montaña Patscherkofel es un destino obligado, desde allí se tiene una magnífica vista de la ciudad y del valle de Innsbruck.
   La primera cosa que todo el mundo ve al llegar a Innsbruck, es el increíble panorama de las montañas de los alrededores, la ciudad en sí parece muy romántica cuando hay nieve por todas partes.
Sintra, Portugal
   Sintra es una pequeña ciudad portuguesa enclavada entre bosques y montañas y a escasos kilómetros del mar, que es considerada como Patrimonio de la Humanidad. En verano es un centro turístico y un lugar muy visitado, pero su mayor encanto se encuentra en invierno cuando los turistas se van y la ciudad se cubre de misterio, entonces se puede disfrutar tranquilamente de todos los encantos que tiene para ofrecer.
   La ciudad está a poca distancia de la costa, totalmente abierta al océano Atlántico y es famosa por la fuerza de su oleaje que se hace mayor durante los meses de invierno. Praia Grande es la playa más conocida de la zona, está bastante expuesta al viento, por lo que tiene bastante oleaje, perfecto para los surfistas que son los únicos que se meten en las frías aguas del Atlántico durante la temporada de invierno.
Copenhague, Dinamarca
   El invierno en la capital danesa viene llena de tradiciones y experiencias encantadoras de Navidad. A medida que las temperaturas se enfrían, la ciudad brilla con las luces de sus mercados de Navidad y encarna un verdadero sentido de "hygge" danés (en esencia, significa crear un ambiente agradable y acogedor).
   El de Nyhavn se transforma en uno de los más acogedores mercados de Navidad en Copenhague. Durante todos los viernes y sabados de diciembre tiene lugar el Julefrokost, que es un almuerzo especial de Navidad con una mezcla heterogénea de golosinas y chucherías. Fuente Goeuro

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario