Turismo

Balaguer, ciudad perdida en el tiempo

Terminó la Fiesta de las Colectividades y con ella se aquietaron los recuerdos de nuestros orígenes, que por suerte siempre están.

Domingo 10 de Diciembre de 2017

Cristina Burgués

Terminó la Fiesta de las Colectividades y con ella se aquietaron los recuerdos de nuestros orígenes, que por suerte siempre están. Hoy quiero recordar mi primera visita a Balaguer, una ciudad catalana, amurallada, que es la capital de la Noguera, la comarca más extensa de Cataluña.

Situada a pocos kilómetros de Lleida (Lérida), a las márgenes del río Segre, es un compendio de tradiciones, costumbres y la misma historia de Cataluña, ya que no puede hablarse de esta sin mencionar la ciudad de Balaguer, la que fuera capital del Condado de Urgel.

Se ha convertido en un verdadero referente turístico ya que posee restos arqueológicos de un castillo islámico, el Convento de Santo Domingo, la iglesia gótica de Santa María, una muralla medieval, la Plaza del Mercadal, (la más grande de Cataluña) y el Santuario del Santo Cristo.

En Balaguer confluyen las carreteras más importantes de Cataluña y la une con las principales ciudades de la región, convirtiéndola así en la Puerta del Pirineo.

La ribera maravillosa del río Segre que la circunda es un paseo obligado para contemplar tantos años de historia y la pujanza de sus barrios modernos que están del otro lado creando una dicotomía que enamora.

Es una ciudad básicamente comercial y de servicios, donde se organizan ferias y mercados como el que se celebra todos los sábados, desde hace 800 años, en la Plaza del Mercadal. Durante el año Balaguer desarrolla infinidad de actividades relacionadas con la cultura y el ocio.

El Teatro Municipal es el referente teatral de las comarcas de Lleida. El Museo de la Noguera, que acoge el patrimonio islámico y Condal de la comarca, es un punto de referencia para comprender la pisada islámica en Cataluña.

Su imagen es impactante, es fácil reconocer Balaguer por su silueta recortada, formada por la Iglesia de Santa María, el Castell Formos y el Santuario del Santo Cristo. Además en invierno, tiene un gran desarrollo a nivel turismo, ya que se encuentra a los pies de los Pirineos Catalanes y sus estaciones de esquí son muy concurridas.

Actualmente, vive allí mi querida hermana Marcela con su familia. Ellos eligieron vivir en Balaguer, a 8 kilómetros de Castelló de Farfanya, un pueblito perdido en las montañas, donde nació nuestro padre y que también es una maravilla histórica con las ruinas del Castillo de los Duques de Farfanya y su puente romano. Pero eso lo contaremos otro dia, por ahora, a conocer Balaguer.

Gira promocional

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario