..

Tres años sin Paula Perassi: la familia sólo quiere "un poco de paz"

Un tanto abatido, el batallador Alberto, padre de la joven, no convocó a ninguna marcha, como lo vino haciendo estos años.

Jueves 18 de Septiembre de 2014

"No hacemos ninguna marcha, porque queremos pasar este tercer aniversario con un poco de paz. Equivocado o no, uno actúa con el corazón y el dolor". Con esta declaración, Alberto Perassi sintetizó para LaCapital un estado de ánimo que lo muestra muy escéptico en lo que se refiere a la resolución de la pesadilla que arrastra desde hace exactamente tres años, cuando aquel 18 de septiembre de 2011 su hija Paula desapareció en muy particulares circunstancias.

El padre de la joven desaparecida y su esposa Alicia recibieron a este diario en el living comedor de una ordenada vivienda de dos plantas ubicada a la vuelta de un poblado taller mecánico que Alberto Perassi posee sobre la avenida Dorrego al 2600, de esa ciudad.

El abatimiento que genera el no tener respuestas al drama que vive desde hace tres años no le quita fuerzas ni a sus gestos ni a sus declaraciones, algo desordenadas, con acusaciones hacia los involucrados conocidos, Gabriel Strumia y Darío Díaz, y numerosas alusiones a encubrimientos y complicidades de altas autoridades políticas y policiales.

"No hubo avances y hay un montón de cosas dando vueltas, pero desde hace tres años no se ha registrado ningún avance positivo", indicó, y destacó con evidente indignación que "para un hecho ocurrido hace tanto tiempo, hace apenas un mes y medio que llamaron a declarar a la esposa de Strumia, el amante de Paula. A ella no la habían llamado nunca", recordó Perassi padre al enumerar el primero de una serie de sinsentidos, fallas y arbitrariedades que, según él, se habrían cometido.

No obstante, el padre de la joven se pregunta con amargura: "A esta altura ya no sé para qué la llamaron a esta mujer, si esto es toda una novela a la que le falta un final que unas pocas personas conocen". E inmediatamente repitió una idea que marcó casi todas sus declaraciones de los últimos tiempos: "Nosotros sólo queremos los huesos de mi hija".

Sin vida. "A mí me ocurrieron, vi y escuché un montón de cosas en estos tres años que me impiden pensar en la posibilidad de que mi hija esté viva. Strumia es dueño de un taller como el mío y está vinculado con un policía de aquí, que tiene fuertes vinculaciones políticas", señaló, y agregó: "Esto es una rueda de encubrimientos. Dentro de la policía saben qué pasó porque yo les llevé el listado de llamadas partidas del locutorio desde el que le hablaron a Paula y a la grabación la fueron a buscar 11 días después, y el intendente recién vino a esta casa un año y siete meses después".

Perassi la emprendió luego contra las autoridades locales, que informaron "como novedad que se había establecido una recompensa para quien aportara datos, algo que en realidad se fijó en octubre del año pasado y que recorrió todo el camino legal para su instrumentación pero hace dos meses que no le establecieron los montos".

Con una particular metáfora, el padre de Paula consideró que si el monto de la recompensa es importante "los que saben qué pasó se van a tirar tierra en los ojos, porque aquí en San Lorenzo hay muchos que saben qué pasó y cuando aparezca la posibilidad de que le paguen mucha plata a alguien que trae un dato, alguien los va a entregar".

La llamada. También indicó que "la Justicia intervino Telecom para periciar el origen de las llamadas intimidatorias que recibí para el Día del Padre desde el teléfono de Paula, pero cuando quisieron hacerlo desapareció una clave que permite el acceso a las celdas que guardan la información En vez de detener al gerente de la empresa por esa clave faltante, la situación llegó al colmo del absurdo cuando alguien le recomendó que le pida al gobernador para que este llame a la empresa para presionarla".

El padre desestimó toda posibilidad de que los errores y las ineficiencias del proceso sean tales y caracterizó como un complot a los hechos. "Fillocco no investigó nunca y sólo se movieron cuando el Colegio de Abogados puso a cuatro profesionales a trabajar. No es que no saben, es que no quieren".

La familia Perassi se compone además de otras dos hijas de 39 y 24 años y los dos pequeños hijos de Paula tienen 5 y 9 años. Alberto definió su situación actual señalando que "estoy jugado y en cualquier momento se me sale la cadena,que creo que es lo que están buscando".

Tres años sin Paula, un caso emblemático de la región signado por el misterio, el ocultamiento y la falta de celeridad para investigar, sobre en las primeras y cruciales horas. Tres años sin Paula, y la familia sigue llena de preguntas sin respuestas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario