..

Textil de Carreras funcionará como una cooperativa

La firma privada había cerrado en febrero. Ahora podrían comenzar a fabricar fundas para chalecos antibalas. La ex Plenit recibió de la Nación la matrícula para funcionar legalmente. 

Miércoles 29 de Octubre de 2014

La ex empresa textil Plenit, ahora en manos de sus trabajadores tras la quiebra del anterior propietario, recibió formalmente del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes) la matrícula para funcionar legalmente como cooperativa de trabajo. Así es como los 70 trabajadores conservaron su fuente laboral tras el primer momento de zozobra que fue cuando el anterior empresario cerró de un día para el otro sus puertas. Ahora son ellos los dueños de sus propios destinos.
  El Secretario de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos, recorrió, junto al presidente comunal de Carreras, Germán Battista, las instalaciones de la ex Plenit, la textil que a principio de año se presentó en quiebra comprometiendo la continuidad laboral de casi un centenar de personas. Hoy, esa empresa (la principal fuente de trabajo de Carreras) funciona bajo gestión obrera.
  Pese a que dicha empresa jamás había tenido problemas de trabajo, por cuestiones privadas los dueños decidieron cerrar sus puertas y no evitar su quiebra, lo que comúnmente se hace. Actualmente la ex Plenit no sólo ha aumentado su productividad sino que, además, ha generado un incremento salarial para los trabajadores, que en algunos casos llega a un ciento por ciento.
  “No van a aflojar ahora”, les dijo Ramos a los 68 trabajadores. “Todo el gobierno nacional los está mirando, a ustedes y a todo el trabajo que ha hecho Germán (Battista) para acompañarlos. No hay un sitio, un despacho del gobierno nacional donde él (por Battista) no los nombre”, agregó.
  Luego de recorrer la fábrica y dialogar por más de una hora con los trabajadores en su sitio de trabajo, el Secretario de Transporte de la Nación señaló que “ustedes se darán cuenta que no vine a traerles nada. Vine a ver todo lo que han hecho ustedes y todo lo que nosotros, desde el gobierno nacional y por intermedio de Germán, los hemos acompañado”.
  
Cooperativa Legal. Battista anunció que “la Cooperativa de Trabajo Textil Carreras ya ha recibido formalmente por parte del Inaes la matrícula para funcionar legalmente como tal, por lo que se ha dado un enorme paso hacia la total autonomía de la empresa”.
  Luego remarcó que “quizás algunos no sean conscientes de lo que hemos tenido que hacer desde la comuna para que la fábrica no se cierre. Desde meternos al despacho de la jueza para que contemple especialmente la situación social de nuestro pueblo y de la fábrica, gestionar con Fabricaciones Militares la posibilidad de comenzar a hacer aquí (en Carreras) las fundas para los chalecos antibalas de todo el país, construir todo una estrategia junto al Ministerio de Trabajo de la Nación, hasta lograr la matrícula de la cooperativa en apenas un par de meses”.
  Finalmente dijo que “hoy todo eso tiene su premio con la posibilidad cierta de que el Jefe de Gabinetes de Ministro Jorge Capitanich visite nuestra localidad para encabezar el acto de apertura formal y la firma de varios convenios con la Nación. Ojalá el gobierno provincial rectifique su postura, su ausencia, y nos dé una mano”.

La historia. Tal cual lo publicó  La Capital el 15 de febrero, la pequeña comuna de Carreras, una localidad de dos mil habitantes, se había visto sacudida el día antes por el repentino cierre de una empresa que empleaba a 87 trabajadores, los que se movilizaron en repudio de la medida y exigir la inmediata reapertura de la firma.
  Aquel día (el 14 de febrero), cuando los operarios se presentaron a primera hora de la mañana a cumplir con sus obligaciones laborales se encontraron con la sorpresa de que la planta estaba cerrada, lo que derivó en una espontánea protesta frente a las puestas del establecimiento. Los empleados ni siquiera habían sido notificados de la situación y nadie esperaba semejante desenlace. La firma adeudaba la mitad de los salarios del mes anterior.
  En un clima de malestar, angustia e impotencia hicieron oír su voz con el apoyo del jefe comunal, Germán Battista, quien se puso a la cabeza del reclamo.
   La empresa, cuyos dueños son de Buenos Aires, estaba establecida en Carreras desde hace unos 40 años y sus instalaciones se encuentran en la zona suburbana, en Ovidio Lagos 959, cerca del barrio Fonavi. En sus talleres, donde se manufacturan prendas íntimas femeninas para primeras marcas nacionales como Avón, Le Motive y Playboy, trabajaba un plantel mixto de 88 personas que se encuentró en la calle esperando una respuesta que revirtiera el problema por el que le tocaba atravesar.
  
Los primeros pasos. En marzo se supo que la firma, presentaría la quiebra y se comenzó a trabajar en pos de formar una cooperativa para relanzarla. Esto se produjo en julio, Y la flamante firma comenzó a producir nuevamente. “Nosotros en Plenit ahora somos 70 empleados. Los que veníamos trabajando antes del retiro del empresario éramos 88, o sea que la mayoría de los trabajadores seguimos y nos consolidamos”, señalaba orgulloso a principio de ese mes el encargado general de la cooperativa, Mauricio Trovato.
  A fines de julio se decretó la quiebra de la empresa privada, y se logró que en esa resolución se incorporara un escrito firmado por todos los ex trabajadores donde se informaba y solicitaba a la jueza interviniente, Valeria Pérez Casado (comercial Nº 18 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) la intención de continuar el frente de la empresa.
  Por entonces, Lucas Zaveler, jefe de Fabricaciones Militares, anunciaba que se haría una evaluación técnica para avanzar hacia el objetivo de confeccionar las fundas de los chalecos en Carreras,  algo que ya se estaba haciendo con otras cooperativas de Capital Federal y Gran Buenos Aires. Justamente esto el lo que la cooperativa que ahora administra la empresa está esperando, para poder ampliar su horizonte productivo y, por lo tanto, sus expectativas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario