..

Sin olvido: tras 4 años, el reclamo de justicia por Paula Perassi sigue intacto

Una numerosa manifestación se convocó ayer en San Lorenzo. Esta vez, la movilización también fue por Roberto Arrieta, Any Rivero, Gerardo Escobar, Mario Secondino y otras víctimas.

Sábado 19 de Septiembre de 2015

El reclamo por el esclarecimiento de la desaparición de Paula Perassi y el pedido de justicia de su familia se escuchó con fuerza ayer por la tarde, en una marcha a cuatro años de aquel 18 de septiembre de 2011, cuando la joven madre fue vista con vida por última vez y que se estima murió a raíz de un "aborto no consentido seguido de muerte", en medio de una trama pasional. La manifestación, que nucleó a familiares personas fallecidas en la región y cuyos casos también están sin resolver, apuntó al Estado, en todos sus niveles, como el responsable de la impunidad de los culpables, y a la hora de los discursos se criticó duramente a la institución policial.

La columna humana, que en principio parecía estrecha y luego se engrosó conforme se fueron sumando cientos de participantes, partió desde la tradicional esquina de los bancos, en Urquiza y avenida San Martín, y circuló por ésta última hacia un lado y hacia otro, completando un circuito de doce cuadras, al grito de "Justicia". Portando un pasacalles con el "no más Paula", encabezaban la procesión Alberto y Alicia Perassi, los padres de la víctima, y a sus espaldas, una gran pancarta con la leyenda "ni una menos". Entre la muchedumbre flameaban banderas de agrupaciones políticas, vecinales, gremiales y estudiantiles, entre otras numerosas organizaciones que adhirieron a la protesta, que superaron el medio centenar.

Tras recorrer el circuito, los manifestantes se concentraron nuevamente en la esquina de San Martín y Urquiza, donde agrupaciones políticas leyeron un documento unificado, en el que pidieron por el esclarecimiento del crimen de Paula, por los derechos de las mujeres, y lanzaron una dura crítica al Estado en todos sus niveles, al asegurar que "garantizan la impunidad".

Cuatro años. Alberto Perassi arrancó su discurso destacando que esta marcha "no es como las otras. Son cuatro años de soportar todo esto. Y si bien nos han socavado, estamos enteros". Agradeció a los presentes, "que vienen por lo de Paula y por lo de ustedes mismos. Por una mejor forma de vida para nuestras criaturas, que no les quede esta basura de gente... pero tengan cuidado, que andan sueltos y son capaces de hacer desaparecer a una persona en democracia, sin dejar rastros".

A continuación, el hombre le cedió la palabra a Luciana, la hermana de Gerardo Escobar, el joven que fue visto públicamente por última vez el 14 de agosto último a la madrugada al salir del bar "La Tienda", de Tucumán al 1100 de Rosario, y que apareció muerto en el río. "¿Qué les hizo para que me lo maten y lo tiren al río como si fuera un perro? Yo tengo hijos y ellos quieren saber qué le pasó al tío, al igual que los hijos de Paula quieren saber qué pasó con su mamá", dijo la mujer.

Luego habló la hermana de Any Rivero, la chica que fue baleada el 2 de noviembre último frente a la confitería Stone de Capitán Bermúdez, donde trabajaba como promotora. "El narcotráfico me llevó a mi hermana. Debemos unirnos por justicia porque abunda la corrupción", dijo, y remató: "Le tengo miedo a la policía, que tiene la obligación de protegernos".

En ese sentido también se expresó un familiar de Roberto Arrieta (22), el muchacho de Puerto San Martín asesinado la semana pasada por un policía que le disparó en el pecho casi a quemarropa con un arma antitumulto: necesito ver un policía y que no me de miedo", dijo y pidió hacer "presión a los políticos para que legislen, para que hagan su trabajo".

Finalmente, habló el pastor Eduardo Trasante, padre de Jeremías, una de las tres víctimas del triple crimen de Villa Moreno ocurrido el 1º de enero de 2012. Sobre el crimen de Paula, aseguró que "se sabe todo, cómo fue, quiénes son, pero no sabemos dónde está. Pero todos juntos la vamos a encontrar".

Para rematar, y previo a la proyección de un video en homenaje a la lucha de la familia Perassi, Alberto lanzó una novedad: "Aparentemente el juez (Juan José) Tutau tiene la certeza de que mi hija ha sido incinerada dentro de un tambor de 200 litros en la planta de la empresa IDM (de San Lorenzo, que recicla de residuos patológicos). Es muy duro si esto termina de esta manera", expresó. De todas maneras, no descartó que la versión sea "otra chicana más", dejando entrever que se trataría de una estrategia para interferir con la actual búsqueda del cuerpo en una cava.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS