senales

Pueblo de mercaderes y de artistas en la muestra por los 75 años del Castagnino

El Museo Castagnino redescubre una parte decisiva e ignorada de la historia rosarina en su última muestra, Entresiglos. El impulso cosmopolita en Rosario, que se puede ver de jueves a domingos de 17 a 21.

Domingo 30 de Diciembre de 2012

En coincidencia con el 75º aniversario del Museo Municipal de Bellas Artes Juan B. Castagnino, se inauguró en su planta baja Entresiglos. El impulso cosmopolita en Rosario. Esta muestra cierra un ciclo de importantes exposiciones históricas que tienen como objetivo revalorizar el rico patrimonio del museo más importante de la ciudad.

En particular, es el propio museo uno de los ejes principales en la medida que las colecciones de la burguesía rosarina confluyeron de diversas formas en ese espacio frente a la idea de una ciudad preocupada por la industria y la economía. Avocada principalmente a las actividades agroexportadoras, era caracterizada en reseñas de principios de siglo como "un pueblo de mercaderes y de cerealistas" pero, a partir de las obras allí atesoradas, resulta evidente la preocupación de sus habitantes por equiparar ese notable crecimiento con un desarrollo cultural acorde.

Con curaduría de Laura Malosetti Costa, María de la Paz López Carvajal y Pablo Montini, la exposición está centrada en el momento en que se sientan las bases de un campo cultural desarrollado en Rosario. En él, diversos actores sociales discurren en sintonía con las preocupaciones de las grandes metrópolis culturales, configurando propuestas para la emergencia de un arte nuevo. Resultaría fundamental que el presupuesto destinado por el municipio a cultura invierta en un catálogo que acompañe a una exposición de estas características ya que el texto curatorial ofrece pistas sobre la vinculación de las obras locales e internacionales a un público no especializado.

En relación a la información escrita disponible, se señala que "el coleccionismo de arte europeo del siglo XIX, el establecimiento de fotógrafos, escenógrafos, dibujantes, decoradores, tallistas y otras artes y oficios llegados con la inmigración a la ciudad, han sido cuestiones poco abordadas en relación con la emergencia de un arte nuevo —moderno y autónomo— en Rosario". Esto es cierto, en la medida que las líneas investigativas más importantes se circunscriben a los trabajos de Pablo Montini dedicados al coleccionismo rosarino y a los realizados por Nicolás Boni, centrados en la llegada de artistas y decoradores extranjeros a la ciudad que, luego de fundar las primeras academias, propiciaron la primera generación de artistas locales.

La primera parte de la exposición está dedicada a la Exposición Provincial del Rosario de Santa Fe, celebrada en 1888, y las piezas exhibidas provienen del Museo Histórico Provincial Dr. Julio Marc. Entre ellas, una preciosa panorámica del predio expositivo se destaca entre retratos al óleo, esculturas y fotografías.

En otro sector se puede apreciar la colección de Antonio F. Cafferata, conformada por monedas conmemorativas firmadas por los grabadores franceses más notables del siglo XIX. Estas se habían visto por última vez hace más de setenta y cinco años a pesar de tener un valor similar a las que integran el patrimonio del Museo de Orsay en París. En este sentido, es un aliciente saber que a partir de esta muestra, el personal del Castagnino, junto a estudiantes/pasantes de la Escuela Superior de Museología, ha comenzado la tarea de catalogación y conservación de las piezas en función de su revalorización.

Miembro de una familia ilustre, Cafferata formó parte del momento germinal de la cultura rosarina y poseía una colección heterogénea de objetos. Las ciento veinte medallas expuestas, fueron donadas por él, apenas inaugurado el Castagnino, con la intención de formar una sección numismática como "materia especial de las bellas artes" y poner en valor el arte del "grabado francés" del siglo XIX.

De la colección de Lisandro de la Torre "se destaca un paisaje de gran formato de Eduardo Sívori, obtenido gracias al asesoramiento de su primo, el pintor Carlos de la Torre, y que fuera exhibido en la exposición póstuma organizada en 1919 por un grupo de artistas con motivo del primer aniversario de la muerte del pintor." Además de esta obra, De la Torre, el político rosarino de mayor trascendencia en el ámbito nacional, poseía un variado conjunto de obras de arte que incluía pinturas, grabados, esculturas y reproducciones.

Otro núcleo significativo es la colección que perteneció a Enrique J. Astengo, un ciudadano que amasó su fortuna aprovechando las oportunidades comerciales de la época y que, al mismo tiempo ejerció un rol fundamental en la cultura de la ciudad. Constructor del Teatro Odeón, hoy Auditorio Fundación Astengo, y propietario del Teatro Colón de Rosario, poseía un valioso grupo de obras signadas por lo moderno y que recalaban en el bullicioso mundo parisino, "desde el arte pompier de los salones a la escuela de Barbizon y el movimiento impresionista".

El cuantioso número de piezas expuestas de Carlos Carlés, quien asumió el cargo de director general de Correos y Telégrafos en 1891, demuestra, entre otras cuestiones, su habilidad en la gestión. Entre 1897 y 1898, últimos años al frente de ese cargo, Carlés recibió aproximadamente trescientas obras: "pinturas dibujos y grabados en pequeño formato dedicadas a él por un amplísimo rango de artistas contemporáneos, casi todos expositores en el Salón de París." Por cuestiones de infraestructura, nunca llegaron a mostrarse en un recorte tan amplio a pesar de que la familia Carlés había donado su colección en 1925 con la condición de que fuera exhibida en forma permanente en una sala individual con su nombre.

Por último, y cerrando la exposición, los curadores apelan a los tópicos tradicionales de la historia del arte: Mujeres, Retratos, Paisajes y Bodegones se convierten en ventanas donde se traslucen las preocupaciones ideológicas y formales de una época que atravesó sin fronteras a los artistas y su entorno.

De jueves a domingos de 17 a 21, en Pellegrini y Oroño.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario