senales

La Paloma, un rincón agreste

Domingo 06 de Enero de 2008

Desde hace unos años, Punta del Este dejó de ejercer en exclusividad esa extraña atracción que tenía para los argentinos. La gente del interior del país elige cada vez más las playas alternativas en la costa uruguaya que ofrecen tranquilidad, un ameno contacto con la naturaleza y una buena cuota de misticismo. Por sus espectaculares playas, de aguas verdes y arenas blancas, La Paloma constituye uno de estos oasis terrenales que promete una temporada 2008 diferente.

  Enclavado sobre el Cabo San Martín y en el kilómetro 0 de la ruta 15, a la que se accede en el kilómetro 209 de la ruta 9, La Paloma es el principal balneario de la costa rochense. Elegida por los surfistas y los fanáticos de la pesca, es una ciudad que propone tranquilidad durante el día y ruido durante las noches. Los boliches y bares se ubican a lo largo de la costanera y es posible almorzar una hamburguesa con una gaseosa por alrededor de 15 pesos argentinos y también platos más sofisticados que rondan los 30. Cabañas, casas, hoteles y campings son las opciones a la hora de buscar donde alojarse.

  Si bien el conflicto por la instalación de la pastera Botnia, con los consiguientes cortes de puentes, mermó el entusiasmo argentino para llegar a esta zona, hay una gran expectativa en el departamento de Rocha por la afluencia para este verano. "Por las reservas y las consultas que estamos teniendo, calculamos que vendrán más turistas argentinos que el año pasado, pese a los cortes en los puentes", explica Pedro Quartino, el director municipal de Turismo de la intendencia de Rocha.

  "Estamos trabajando a buen ritmo, y con un número importante de reservas, pero seguimos extrañando a los argentinos, sobre todo a los del interior", dice Daniel Silvera, propietario del Hotel Bahía.

   Rocha le otorga a este menú un toque de exquisitez. Por sus playas oceánicas, con inmensas olas, agua muy salada y paisajes increíbles.

  También en esto hay propuestas para todo tipo de paladares. Balnearios solitarios o repletos de gente, ruidosos o silenciosos, con inmensas olas o más -bien tranquilas. Con variadas propuestas para divertirse o la posibilidad única de aislarse del mundo, olvidando la hora y guiándose sólo por el sol.

  En este lugar, el Océano Atlántico ofrece la posibilidad de luchar contra las olas en una tabla de surf, de pescar corvinas, brótolas, tamberas, tiburones, pejerreyes, o quizá de juntar algas para hacer buñuelos... O simplemente ser testigos de notables amaneceres o atardeceres. Todo en un mismo envase.

A la hora de hablar de propuestas, no se puede pasar por alto la rica y variada oferta gastronómica que existe en el lugar. Es que la naturaleza ha sido muy generosa con Rocha, también en este aspecto, muy importante para los paladares argentinos.

Frutos de mar, ganadería, jabalíes, ñandúes, verduras, hortalizas, granos, todos productos provenientes del mar, las lagunas y las praderas del lugar. Son su materia prima, todos naturales y frescos, los que combinados con la calidez de su gente, derivan en una cocina disfrutable y a un costo accesible.

Dos de los tantos restaurantes recomendables son el Perla Negra, cercano al Parque Andresito, contra el mar, y el del Hotel Bahía. En ambos casos el cubierto, dependiendo del plato, oscila entre los 10 y los 15 dólares.

En lo que tiene que ver con los paseos, uno recomendable es visitar el Faro. El otro lugar interesante es el puerto cuya belleza se incrementa con la presencia de lobos que reclaman su alimento nadando en los alrededores. Toda una síntesis de un sitio ideal para pasar unas muy buenas vacaciones.

Más datos en www.destinolapaloma.com.uy, www.balneariolapaloma.com, www.destinorocha.com ó www.rochauruguay.com

J.M.P.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario