senales

Climas de cambio en el itinerario de la exposición

Domingo 14 de Septiembre de 2014

El proyecto de Ampliación consiste en crear climas que tiñan los distintos espacios por efecto de vinculaciones posibles entre las obras. En la planta baja del Castagnino, la ronda en torno a la gran sala ubicada en el centro es usada casi siempre como un recorrido unidireccional comenzando hacia la derecha del hall para retornar al mismo por el otro lado. Desde la clausura de las salas menores más próximas a la sala central, el recorrido es inequívoco, cerrado (excepto por el vano de la sala ubicada detrás de la central) y transcurre a través de unas salas y unos pasajes de características homogéneas, neutras, apacibles. Esas son las condiciones del espacio disponible. El plano de ubicación previsto está abierto a las propuestas de los invitados y del equipo del museo para ser modificado durante el proceso de montaje en un clima de colaboración, algo así como una curaduría ampliada. Es el momento de la construcción de la exposición donde el espacio es el escenario, los climas son las escenas y la mirada es la protagonista.

Hay un modo de la mirada que acaece en el puro presente de la exhibición. En la relación entre espectadores y obras, esa mirada más o menos sensible, más o menos cultivada o entrenada, es el nexo que va del espectador a la obra. Hay, además, una capacidad para atraer que funciona como lazos que se despliegan desde la obra, desde su condición inherente para despertar el mayor o menor interés del espectador. Además, hay otro modo de la mirada que provoca una acumulación; son las miradas depositadas a través del tiempo sobre las obras de una colección, que las han reseñado o interpretado tejiendo relaciones históricas, estéticas, biográficas, de grupos, de tendencias, de manera que las obras obtuvieron un reconocimiento por los cambios que efectivamente generaron, es decir, miradas construidas mediante el paso del tiempo, capas de sentido que las obras alojan en su misma condición material. El juego entre obras de la colección del museo y otras nuevas de cinco artistas invitados permite el cruce de estos diferentes modos.

El itinerario de la exposición se organiza a partir de una serie de obras clave, que fueron seleccionadas por cómo abordan la cuestión del espacio; son mojones para el reconocimiento de miradas acumuladas. La ubicación de las obras de los artistas invitados en las tres salas de mayor dimensión y el exterior del edificio otorga un lugar destacado a la producción actual para la creación de climas absolutamente contemporáneos. Además, se suman otras obras de la colección para tender puentes —ya sea por afinidad temática, de recursos técnicos, de conceptos—, puentes manifiestos en la proximidad respecto de las obras clave o en la cercanía de las nuevas.

Posteado el 9 de septiembre en castagninomacro.org/ampliacion con el título "Climas de cambio".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario