..

Se sabrá hoy si la mujer que denunció robo de bebés estuvo encinta

Liliana Montenegro acusó al médico Dante Binner de haber asistido el parto. El facultativo desmintió la versión.

Viernes 29 de Agosto de 2014

Hoy se realizará la junta médica para determinar si Liliana Montenegro, la mujer de Zavalla que denunció haber sido despojada de sus mellizos, estuvo embarazada aunque las fiscales que llevan adelante la investigación confían en dos informes médicos que constan en la causa y dan cuenta del estado de gravidez de la mujer. El estudio está previsto para las 10.30 en un centro de pericias del cuerpo forense del Poder Judicial de Córdoba, a fin de "despejar dudas" sobre un tema que divide las opiniones en medio de la intriga que despierta en la sociedad. Es que, de ser ratificado el embarazo, la investigación seguirá su curso y de lo contrario se estará en presencia de una fábula tan perversa como imperdonable.

Por el caso están imputados y con arresto domiciliario por el presunto delito de sustracción, retención y ocultamiento de menores dos matrimonios casildenses a los que Montenegro acusa de haberle robado sus hijos luego de su alumbramiento hace más de un mes, en un consultorio de una clínica casildense donde aseguró que la llevaron tras buscarla en su humilde vivienda de Zavalla.

Los incriminados proclaman su inocencia y hasta sienten ser víctimas de una cruel patraña. Los abogados defensores de Mariana N., y su esposo Luis J., Germán Mahieu y Brian Wheeler no solo aseguran tener pruebas para demostrar que sus clientes no estuvieron en Casilda el 13 de julio, día del supuesto parto, sino que están prácticamente convencidos de que Liliana Montenegro no habría estado embarazada, según datos que aparecen consignados en la historia clínica que consta en el Hospital Centenario de Rosario.

Según Mahieu en tal documentación se consigan una serie de elementos que alimentan seriamente las sospechas. Y en ese sentido detalló de acuerdo al estudio médico realizado en el referido nosocomio con posterioridad a la denuncia de la presunta sustracción de los menores que "Liliana Beatriz Montenegro registraba una dimensión de cuello de útero de tamaño conservado cuyas características ecográficas, según los facultativos, no son compatibles con las que debería presentar la denunciante a menos de un mes del alumbramiento".

Además reveló que "los exámenes (en manos de la Fiscalía) demuestran también que el espesor de su endometrio es menor a lo que habitualmente suele tener una mujer, después de diez días de haber dado a luz".

Testimonio. Asimismo trajo a colación el testimonio de la hermana de la denunciante, María Cristina Pooli, quien aseguró que Montenegro "solo tuvo un parto natural ya que el resto de los hijos nacieron por cesárea". Ese marco abonó la hipótesis de que la madre podría estar mintiendo cuando asegura haber dado a luz naturalmente ya que va a contramano de lo que indica la ciencia médica para embarazas con antecedentes de cesáreas reiteradas.

Mahieu dijo que, independientemente del resultado que arroje la junta médica, tiene la tranquilidad de que sus clientes son inocentes ya que "está constatado en el expediente que nunca pudieron haber sido autores materiales de este hecho ya que el día del supuesto parto denunciando por Montenegro se encontraban en una localidad entrerriana a más de 500 kilómetros de Casilda".

"Las medidas ordenadas por fiscalía solamente tienen como finalidad intentar sostener una mentira nacional que se caerá más temprano que tarde" y en ese sentido dijo que ya hizo reserva de "accionar por daños y perjuicios contra la fiscal adjunta Lorena Aronne", quien lleva adelante las actuaciones.

No obstante, las fiscales insisten en "no descartar ninguna hipótesis" y que están trabajando sobre distintas líneas investigativa mientras lamentablemente la búsqueda de los mellizos aún no arrojó los resultados esperados pese a la colaboración de organizaciones e instituciones vinculadas a la desaparición de menores, y la participación de las Tropas de Operaciones Especiales (TOE).

Según el testimonio de la madre, los bebés nacieron el 13 de julio en Casilda y desde allí fue llevada al Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria donde, tras ser atendida por una médica, ésta la envió con un remis a su casa de Zavalla.

Si bien Andrea N. y su esposo Germán S. admitieron en una audiencia imputativa haber conocido, a través de un intermediario, a Montenegro e incluso ayudarla con alimentos y haber convenido la adopción dijeron que nunca se dejaba llevar al obstetra para ser examinada además de desmentir categóricamente las acusaciones en su contra.

Acusación. El intrincado y misterioso caso de los mellizos desaparecidos sumo ayer un nuevo ingrediente al trascender una denuncia pública de la religiosa Martha Pelloni en la que da cuenta de que la madre de los bebés fue amenazada por tres hombres armados que le habrían dicho que si seguía nombrando al médico Dante Binner, hermano del ex gobernador santafesino, Hermes Binner, la harían "boleta". Y aseguró que lo mismo hicieron con su marido a quién le gatillaron tres veces.

La religiosa emitió un comunicado en el que resalta que la organización Infancia Robada, la cual coordina, conversó con la mujer que asegura que le sustrajeron a sus hijos y, al recoger datos, se siente en la obligación de "poner en conocimiento de la sociedad el caso porque estamos enfrentados con una mafia de poder político, social y adquisitivo".

"Al pedirle información de lo que le está ocurriendo hoy —señala Peloni— dice que recibe amenazas permanentes".

"Es urgente pensar que estamos ante un caso de trata (de personas) sin discusión", dijo Pelloni y pidió que intervenga el Juzgado Federal ya que los mellizos aún no fueron ubicados y "no se puede perder más tiempo y menos olvidarnos de los niños", dijo.

Según las fiscales, estas versiones difundidas por medios de prensa también son ahora motivo de investigación y constan en el expediente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS