..

Se profundizó el conflicto por ataques a taxistas en San Lorenzo

El paro iniciado el lunes continúa y hasta amenazaron con cortar los accesos a la ciudad, pero esa medida no se concretó. Los choferes se reunieron con fiscales y piden hablar con el ministro Lamberto.

Jueves 19 de Febrero de 2015

El conflicto desatado en San Lorenzo a raíz del dos violentos asaltos a choferes sumó ayer un nuevo capítulo, con más movilizaciones y la amenaza de cortar los accesos a la ciudad si el mismísimo ministro de Seguridad de la provincia, Raúl Lamberto, no baja a dialogar y a aportar soluciones. Así lo manifestaron después de una jornada en la que se reunieron con dos fiscales de la ciudad, quemaron neumáticos y continuaron con el paro que comenzó el lunes pasado.

"El paro sigue hasta que venga a conversar con nosotros el ministro Lamberto y no descartamos apelar a algún corte en los accesos a la ciudad", expresó ayer a LaCapital Juan Hauser, secretario de la Asociación de Taxis de San Lorenzo, que lidera la protesta de estos trabajadores ante la ola de violentos asaltos que vienen sufriendo en los últimos días.

"Nosotros sentimos que todos se pasan la pelota y nadie resuelve nada", expresó con fuerte disgusto el dirigente, quien destacó que durante la mañana de ayer, y concentrados en la tradicional "esquina de los bancos", se reunieron primero con el representante en Rosario del Ministerio de Seguridad, comisario Luis Amaya, a quien se le entregó un petitorio de medidas de seguridad por parte de los taxistas.

El paro. El cese de actividades iniciado el lunes se decretó tras dos asaltos a taxistas con diferencia de cuatro días. El primero de ellos ocurrió el jueves y tuvo como víctima a Marcelo Ortiz, quien en plena avenida San Martín fue atacado por un falso pasajero que, para robarlo, le provocó una herida cortante en el cuello por la que debió recibir 13 puntos de sutura.

Algo similar le ocurrió el lunes a otro trabajador que también sufrió un ataque de las mismas características. Antes de decretado el paro los taxistas habían sostenido el viernes un corte de tránsito en la esquina de los bancos e inmediatamente el sábado mantuvieron una reunión con autoridades de la Unidad Regional XVII y del municipio, donde los trabajadores reclamaron corredores fijos y semáforos intermitentes desde las 22 y no desde la 1 de la mañana.

Al igual que en la jornada del martes, una densa humareda producto de la quema de neumáticos en la esquina de San Martín y Urquiza señalaba ayer a todos los sanlorencinos la continuidad del conflicto. "Hoy a la mañana (por ayer) también conversamos con los fiscales de San Lorenzo Juan Carlos Ledesma y Leandro Lucente, y nos dijeron que ellos no pueden bajar órdenes para mejorar la seguridad. Acá el intendente le pasa la pelota al comisario, este a los fiscales, pero nadie arregla nada", agregó Hauser, quien destacó el apoyo a la medida por parte de otros gremios de la ciudad.

Incluso, los dirigentes de las dos confederales del trabajo de San Lorenzo manifestaron su apoyo a la protesta de los trabajadores del volante. Y entre otros que suman su solidaridad a la medida de los taxistas sanlorencinos se contaba ayer Alberto Perassi, el padre de Paula, desaparecida en septiembre de 2011, quien increpó duramente a los fiscales.

Amenazas de cortes. Los taxistas fueron ayer más allá con sus reclamos y aseguraron que la protesta podría profundizarse si no hay respuestas de las autoridades. "Estamos en la esquina de los bancos y de aquí no nos movemos hasta que venga Lamberto, o esto puede terminar con cortes en los accesos", repitió el dirigente. Al cierre de esta edición, sin embargo, esta última medida no se había concretado. Lo que sí se supo es que autoridades del Ministerio de Seguridad se harían presentes en la UR XVII para dialogar con los choferes.

De todos modos, y si bien el paro de taxistas continuaba en San Lorenzo, Hauser destacó que en la ciudad no se estaban produciendo cortes de calles y que quienes necesitaban ingresar a la ciudad lo podían hacer con total normalidad. "Nosotros no atentamos contra la libertad de trabajo de nadie, pero definitivamente no nos gusta que haya compañeros que pretendan «carnerear» la medida", advirtió.

Un dato que aporta al enojo de los taxistas, que viven esta situación desde hace tiempo, es que los delincuentes están —dicen— "perfectamente identificados". Según Hauser, se trata de unas seis familias, "una de las cuales reside en el primer piso de un edificio que integra el barrio de viviendas sociales 1º de Julio. Todos los taxistas, la policía, las autoridades municipales saben quiénes son, y existen funcionarios de Acción Social que hasta les gestionan la liberación cuando son detenidos", expresó el dirigente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario