..

Se fugó de un prostíbulo en Arteaga y logró rescatar a otras cinco mujeres

Arteaga.- Tres hombres fueron detenidos y cinco mujeres rescatadas de una "whiskería" que encubría a un prostíbulo, ubicada en las afueras de esta localidad del suroeste santafesino, cerca del límite con la provincia de Córdoba.

Miércoles 30 de Noviembre de 2011

 Arteaga.- Tres hombres fueron detenidos y cinco mujeres rescatadas de una "whiskería" que encubría a un prostíbulo, ubicada en las afueras de esta localidad del suroeste santafesino, cerca del límite con la provincia de Córdoba. Es que una de las alternadoras logró escapar del lugar, llegó hasta la localidad cordobesa de Cruz Alta, ubicada a unos 10 kilómetros, y denunció la situación.

La Fiscalía Federal de Bell Ville, a cargo de Juan José Uriarte, fue la que ordenó el procedimiento para actuar en territorio santafesino la madrugada del domingo. "Se liberó a cinco mujeres, todas mayores de edad, cuatro de nacionalidad argentina y una de un país centroamericano, y se detuvo a tres hombres. Dos de ellos son responsables del establecimiento -uno es oriundo de Bell Ville y el otro de Arteaga-, y el tercero es un empleado considerado por la Justicia como partícipe necesario", explicó a LaCapital el comisario mayor Omar Gallo, jefe de la policía departamental de Marcos Juárez, donde se ubica Cruz Alta.

Gallo confirmó que el pasado sábado efectivos de la comisaría de la localidad cordobesa de Cruz Alta tomaron contacto con una joven de 30 años a la que percibieron con signos de desmejora física y maltrato físico y psicológico y que según señaló a los policías, se había escapado de un prostíbulo de Arteaga, pero no abundó en más datos, por haberse dispuesto en la causa el secreto de sumario.

"Estas mujeres estaban rodeadas de proxenetas", al momento del procedimiento, por el que fueron liberadas, indicó luego el funcionario policial cordobés, quien desalentó suspicacias en torno a la ausencia de policías santafesinos en el procedimiento al afirmar que se trata de un "delito federal" y que la participación de la policía cordobesa obedeció a una cuestión de "premura".

Política seria. Hizo referencia luego el comisario Gallo a que en "los últimos años se ha instalado a nivel nacional una política seria respecto de este tipo de delitos por la que se le otorgan muchas herramientas a los jueces. Las mujeres rescatadas son dejadas en libertad pero debidamente contenidas en hogares y por profesionales que las ayudan a romper los vínculos extorsivos que las unen a los proxenetas".

Según trascendió, durante el allanamiento se secuestró una cantidad no precisada de cocaína, una importante suma en efectivo, armas de fuego, un auto, una motocicleta y documentación donde estaban registrados los nombres de las mujeres.

Sin conocimiento. Consultado al respecto, el jefe comunal de Arteaga, Sergio Proti, afirmó a La Capital que no estaba en conocimiento del operativo y dijo que efectivamente el local funcionaba desde hacía unos seis años a instancias de una ordenanza comunal que lo habilitaba como cabaret.

Dijo también que cuando él asumió en diciembre de 2005, la habilitación ya estaba vigente y que al contar con la misma, el local paga los tributos municipales correspondientes.

Proti aclaró que la comuna también realizaba inspecciones en el lugar, pero, igual que la policía, "nunca detectó anomalías".

El local. El local está ubicado a la vera de la ruta provincial Nº 15, que une a esta localidad con Berabevú, a unos tres kilómetros del radio urbano.

Se trata de una vieja vivienda rural adaptada para la actividad y era frecuentada por hombres del pueblo y de la zona. El local cuenta con una habitación en la entrada, una sala para tomar tragos con una barra para el despacho de bebidas y una fonola para escuchar música mediante el uso de fichas.

Aunque el presidente comunal dijo que está prohibido que estos locales tengan habitaciones para alternar con las coperas, otras fuentes aseguraron que, efectivamente, el local cuenta con lugares reservados para el sexo.

Algunas fuentes consultadas por este diario comentaron que algunas mujeres que trabajaban en el lugar iban habitualmente a Arteaga a efectuar compras, por lo que nadie sospechaba de una situación de trata de personas o semiesclavitud, pero nadie pudo afirmar que las mujeres vistas en el pueblo sean las mismas que ahora fueron rescatadas del local.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario