..

Se complicó la situación de la policía que mató a un joven en un accidente

El juzgado de Instrucción Nº 12 de San Lorenzo, a cargo de Eduardo Fillocco, tomó la causa del accidente en el intercambiador de esta ciudad en el que un joven murió atropellado por una agente policial que circulaba de contramano, e imputó a la conductora de homicidio simple en concurso de dolo eventual.

Sábado 23 de Mayo de 2009

Fray Luís Beltrán.— El juzgado de Instrucción Nº 12 de San Lorenzo, a cargo de Eduardo Fillocco, tomó la causa del accidente en el intercambiador de esta ciudad en el que un joven murió atropellado por una agente policial que circulaba de contramano, e imputó a la conductora de homicidio simple en concurso de dolo eventual. El cambio de carátula y de juzgado es el resultado de una solicitud de la fiscalía, y la consecuencia de la abrumadora cantidad de testimonios y pruebas que obran en la causa, entre los cuales aparece un video de una cámara de seguridad de una playa de camiones (ver nota aparte), que confirmaron que la mujer circulaba de contramano en un puente de doble calzada, hecho que en principio se pretendió ocultar.

Acompañados por su abogado Gustavo Posner, Ramón y Marisa, los padres de Mario Secondino, el joven de 17 años fallecido el 5 de noviembre de 2008, informaron la novedad judicial y la calificaron como "un triunfo de la lucha por la justicia que empezamos después de la muerte de Mario".

En principio la causa comenzó a manejarse en el juzgado correccional a cargo de Juan José Tutau, donde se dictó el auto de procesamiento por homicidio culposo a la oficial de policía Raquel Murúa. Sin embargo, la contundencia de las pruebas y el incesante pedido de justicia por parte de familiares y amigos desembocaron en este pedido de la fiscalía que además fue acompañado por ambos juzgados.

Según Posner, "la importancia del cambio de carátula por homicidio simple es que cambia el eje del debate jurídico, que es ahora sobre un delito con una pena que va de 8 a 25 años prisión, y con la nueva legislación deberá ir a juicio oral". El abogado sostuvo que "no existe en el país un antecedente de una muerte provocada por un auto circulando de contramano en una autopista".

"No mentíamos". Por su parte, Marisa, la madre del joven, sostuvo que "este fallo demuestra que nosotros no mentíamos cuando decíamos que el auto venía en contramano, que apretaron a testigos, que quisieron decir otra cosa, acá están las pruebas". Y agregó: "Yo estoy muy agradecida de la gente que nos acompaña en las marchas, muchos no nos conocían, pero sabiendo lo que pasó decidieron estar junto a nosotros. Para ellos no tengo palabras".

El fallo judicial considera que si Raquel Murúa trabajaba en San Lorenzo y vivía en Fray Luis Beltrán "no podía ignorar las características del lugar ni del tránsito en donde se produjo el choque". Y es contundente cuando remarca que "lanzar un vehículo por el nudo intercambiador de contramano como surge de la pericia, significa lanzar un proyectil, agravado por hacer caso omiso a los llamados de atención que le hacían otros conductores".

En la causa quedó acreditado que el Peugeot 205 rojo que atropelló a la moto en que circulaba Secondino circuló de contramano unos 800 metros, y también para la Justicia es un agravante que la imputada haya recorrido un espacio sin autos de frente, "lo que le daba tiempo y espacio para corregir el sentido de circulación".

El escrito judicial, al que tuvo acceso este diario, remata diciendo que se aplica el artículo 79 del Código Penal en la figura de dolo eventual, ya que la mujer debió representarse a sí misma la posibilidad del daño a producir, pero siguió manteniendo esa conducta y no la revirtió.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario