..

Santa Fe es centro de captación de jóvenes y niñas para la prostitución

Santa Fe.— La provincia de Santa Fe se ha convertido en un territorio de captación de mujeres (niñas y jóvenes) que son inducidas, cuando no obligadas, a ejercer la prostitución dentro y fuera de la República Argentina. El dato apareció ya a fines de 2006 en los informes anuales de la Organización Internacional de Migraciones, tal cual lo recordó a este diario...

Viernes 04 de Julio de 2008

Santa Fe.— La provincia de Santa Fe se ha convertido en un territorio de captación de mujeres (niñas y jóvenes) que son inducidas, cuando no obligadas, a ejercer la prostitución dentro y fuera de la República Argentina. El dato apareció ya a fines de 2006 en los informes anuales de la Organización Internacional de Migraciones, tal cual lo recordó a este diario la psicóloga Laura Manzi, una de las profesionales del Centro de Asistencia a la Víctima de la Defensoría del Pueblo que el miércoles atendió y contuvo a familiares de dos jóvenes desaparecidas en San Javier, las que se presumen víctimas de alguna red de tratantes de personas.

Daiana Valdez, de 16 años, desapareció el 20 de junio y sus padres se encuentran desesperados dado que después de esa fecha ella misma envió dos mensajes de texto a un amigo denunciando que estaba secuestrada. Luego pidió auxilio en un último llamado a una hermana y desde entonces no se tuvieron más noticias de ella. El juez de Instrucción de la 5ª Nominación de Santa Fe, Darío Sánchez, quien conduce la investigación para determinar el paradero actual de la menor, admitió ante este diario que aún no hay ninguna novedad de trascendencia.

La otra víctima se llama Gisela Romero, de 22 años, quien posee el desarrollo psíquico de alguien de 15 años y es madre de un bebé. La muchacha no ha vuelto a su domicilio desde el 13 de junio.

Si bien en su caso no ha habido comunicación alguna, el hecho de que haya desaparecido sin documentos, ropa y dejando a su hijo permite inferir que sería víctima de la misma maniobra.

La defensora del Pueblo adjunta de la zona norte, Liliana Loyola, reveló que "en dos meses se han tenido casos en Coronda, Santa Rosa de Calchines y en Gálvez. Con este delito está aconteciendo algo similar que con los casos de violencia familiar. La gente se encuentra más animada a plantearlo y hacerlo público. Hay muchas creencias y prejuicios", manifestó.

Nuevas desaparecidas. Loyola dijo que "se cree que la mayoría de las muchachas que desaparecen son víctimas de redes de explotación sexual. Son las nuevas desaparecidas de nuestro país. Estamos hablando de entre 550 y 600 chicas de 13 a 24 años, solamente desde enero de 2007, en la Argentina".

Las víctimas de trata son migrantes que pueden provenir tanto del exterior como del interior del país. En general, son personas que tratan de escapar de la pobreza y de la discriminación para mejorar sus vidas y enviar dinero a sus familias. Los tratantes las atraen con tentadoras ofertas de empleos bien remunerados, en el extranjero o en su país, lejos de su hogar y en general les proponen hacerse cargo de los preparativos y gastos del viaje.

Para la mayoría de las víctimas, los verdaderos problemas comienzan al llegar al destino, cuando se percatan de que el empleo que les ofrecieron no existe y se encuentran obligadas a trabajar en algo distinto a lo acordado, y son sometidas a severas condiciones de explotación.

Aunque la captación puede darse por el engaño y hasta el simple rapto, los casos más extendidos suelen ser mediante el uso de señuelos, varones jóvenes que suelen enamorar a niñas cada más jóvenes y ofreciéndole romanticismo, juramentos de amor, mejor vida, las convencen para abandonar sus hogares —generalmente pobres o conflictivos— y las llevan lejos para entregarlas a quienes las van a explotar sexual o laboralmente.

Esclavitud moderna. Considerado como una nueva forma de esclavitud moderna, la trata de personas (ver definición aparte) es una de las tres actividades más lucrativas del crimen organizado, estimándose que tiene una recaudación de 32 mil millones de dólares y al menos en el 2005 se calculaba que, a nivel mundial, había 2,4 millones de víctimas.

Contemplando todas las variantes de esclavización que abarca el delito de trata de personas en la República Argentina "hay más de medio millón de esclavos", de acuerdo a las estimaciones de la especialista Mercedes Assorati, coordinadora del Programa Esclavitud Cero.

Cambios de actitud. Loyola se lamenta que no haya estadísticas oficiales que permitan saber cuántas jóvenes están siendo forzadas a la prostitución y cuantos niños y adultos son obligados a trabajar en condiciones infrahumanas. "Solamente tenemos estimaciones surgidas de los datos que reúnen las organizaciones de la sociedad civil que trabajan esta problemática", confesó.

No obstante, la funcionaria se mostró confiada en que eso en poco tiempo más varíe. "El año pasado, cuando hicimos una jornada de concientización sobre este delito en la Defensoría del Pueblo en Santa Fe no había siquiera una ley que tipificara el delito. Aunque quienes estamos en esta tarea tenemos algunas objeciones que hacerle, ya hay una norma aprobada que lo tipificó. La gente comienza a animarse a denunciar, los medios hablan de esto, sólo resta aunar y coordinar los esfuerzos privados y los oficiales para combatir las redes y las complicidades que les permiten desarrollarse", remató.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario