..

San Lorenzo: Boudou llamó a rescatar la "lucha contra el colonialismo"

Sin estridencias ni conceptos políticos resonantes, aunque con un rescate del contenido simbólico que tiene la gesta sanmartiniana en la "lucha contra el colonialismo", el vicepresidente de la Nación, Amado Boudou...

Sábado 04 de Febrero de 2012

San Lorenzo.- Sin estridencias ni conceptos políticos resonantes, aunque con un rescate del contenido simbólico que tiene la gesta sanmartiniana en la "lucha contra el colonialismo", el vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, pasó ayer por esta ciudad para conmemorar el 199º aniversario del Combate de San Lorenzo, en un acto que recrea la carga de los Granaderos a Caballo sobre las tropas realistas.

El puntapié inicial para los festejos del Bicentenario, la presencia de Boudou, el primer acto encabezado por el gobernador Antonio Bonfatti y la asistencia de militantes políticos (algo inédito en este acto), dieron un condimento extra al festejo que, como todos los años, reunió a una multitud que desbordó el Campo de la Gloria.

Boudou venía de una semana de fuertes declaraciones políticas, en torno a la soberanía argentina sobre las islas Malvinas y luego sobre la intención de que la presidenta Cristina Fernández fuera por la re-reelección. Pero ayer su discurso se circunscribió a recordar el combate de San Lorenzo como marco de una gesta mucho mayor, que llevaría a la liberación de medio continente, hizo hincapié varias veces en avanzar a pesar de las diferencias. Y habló del valor simbólico de aquellos momentos en la lucha contra el colonialismo.

Tinte partidario. La presencia del vicepresidente hizo que organizaciones kirchneristas se movilizaran y concurrieran identificadas, lo que dio a los festejos un tinte partidario que no había tenido en otras ediciones, ni siquiera cuando en el año 2000 el acto estuvo encabezado por el ex presidente Fernando de la Rúa.

Agrupaciones como La Cámpora dieron el presente en el acto mostrando su apoyo a Boudou y a la presidente Cristina Fernández. Los jóvenes llegaron con pancartas, banderas y paraguas celestes y blancos, y las clásicas remeras de la organización que lidera Máximo Kirchner.

Boudou había llegado a media tarde al aeropuerto Internacional Islas Malvinas, donde lo esperaba un grupo de intendentes justicialistas de la región que tienen muy buena relación y llegada con el gobierno nacional. No obstante, no tuvo tiempo de mantener una reunión con ellos, ya que en seguida se retiró con el gobernador Antonio Bonfatti y su comitiva.

Ya en el Campo de la Gloria, y como ocurre habitualmente, las autoridades se concentraron en el patio del convento San Carlos y de allí realizaron las ofrendas florales de rigor en el Póritco para luego instalarse en un palco oficial plagado de dirigentes y funcionarios. Boudou estuvo flanqueado por Bonfatti, el vicegobernador Jorge Henn y el intendente de San Lorenzo, Leonardo Raimundo.

El palco y las gradas instaladas dentro del predio del Campo de la Gloria mostraron un lleno total desde temprano, a pesar del agobiante calor, para ver el espectáculo de la carga de caballería que el regimiento de Granaderos a Caballo realiza evocando el combate del 3 de febrero. La carga representa como siempre el momento más emotivo del acto y San Lorenzo es en el único lugar del país donde se realiza un espectáculo semejante.

En primer lugar hubo un salto de paracaidistas, con la novedad de que esta vez saltó por primera vez una mujer. Después vinieron la carga, el informe de la batalla y los discursos, para cerrar con el desfile cívico-militar.

Colonialismo. "Esta interpretación del Combate de San Lorenzo tiene un significado eterno que hace a la esencia de la patria, de un pueblo que tiene que marchar junto y orgulloso, que tiene un destino para construir entre todos", manifestó Boudou en su discurso, luego de llevar el saludo de la presidente Cristina Fernández.

"Estos simbolismos nos recuerdan la importancia de un líder en la gesta, como San Martín. Y nos traen a la memoria el destino de nuestra patria y de la lucha contra el colonialismo, la lealtad de sargento Cabral, su compromiso y entrega. Pero sobre todo el simbolismo de las luchas que vale la pena dar y pelear, la fuerza del pueblo, la convicción del futuro, la fe en nosotros mismos, que nos permite dar esta batalla", abundó.

Luego recordó que "por aquellos años habían trasladado la capital a Montevideo para seguir con políticas económicas de saqueo. Por eso hoy tenemos que defender el presente y el futuro común. No vamos a aceptar falsos argumentos, porque somos argentinos. Esa posibilidad de tener un pasado común cargado de estos símbolos nos permite juntarnos", arengó.

Antes de él, Bonfatti se refirió a lo que consideró tres claves en lo que significó el combate: "Conocimientos del territorio, una estrategia colectiva y la confianza en las capacidades para implementarla". Y trajo estas virtudes a los desafíos del presente. "Hemos comprobado que toda sociedad necesita un plan, y los planes que triunfan son los que se hacen y piensan entre todos. La forma en que San Martín pensó San Lorenzo es una enseñanza permanente, en la lucha contra la exclusión, la violencia y la falta de oportunidades.

Fue Bonfatti además quien se refirió más expresamente al tema Malvinas, al recordar lo que en 1934 dijera Alfredo Palacios: "El derecho de la soberanía sobre las Malvinas es innegable". Por eso, convocó a reflejarse en el ejemplo de San Martín y su ejército, pero "también en nuestros ex combatientes, a no abandonar la mirada estratégica que nos permite sentar las bases de nuestro desarrollo, y a confinar en lo que podemos hacer juntos", remató.

Por su parte, Raimundo definió el combate del 3 de febrero como "un verdadero acto de fe de San Martín y los granaderos", y convocó a seguir "el ejemplo del libertador".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS