Salud

Los niños, más expuestos a contraer la otitis de pileta

Quienes lo han padecido saben que no hay peor cosa que el dolor de oído. Por eso en el verano conviene estar atentos a los chicos que se la pasan en la pileta y son los más expuestos a contraer otitis. Los síntomas son molestia intensa y picazón. El tratamiento se basa en calmantes y un antibiótico local.

Miércoles 23 de Enero de 2008

Quienes lo han padecido saben que no hay peor cosa que el dolor de oído. Por eso en el verano conviene estar atentos a los chicos que se la pasan en la pileta y son los más expuestos a contraer otitis. Los síntomas son molestia intensa y picazón. El tratamiento se basa en calmantes y un antibiótico local. Una medida que ayuda a la prevención es un control estricto de la higiene del agua de los natatorios.
  “La otitis más común en el verano es la que afecta el compartimento externo del oído, que es el conducto que va al tímpano. Se inflama la piel del oído y aumenta su espesor, lo que hace que se comprima. Por eso causa un dolor muy fuerte. No afecta la audición”, explicó el otorrinolaringólogo Héctor Ruiz.
  También está la que compromete al oído medio, que es más frecuente en invierno y lleva a una baja inmediata en la audición. Y la que afecta el compartimento interno: originada por causas crónicas y complejas, no es tan frecuente y elimina la audición.
  “La otitis externa o de pileta puede producirse por hongos o bacterias. Cuando se origina por la primera causa, el oído se mantiene húmedo y pica mucho, y si el origen es la bacteria genera un dolor inmediato y pica poco. Este último es el más frecuente en las piletas”, agregó.
  Quienes la contraen con más asiduidad son los chicos. La razón, según Ruiz, es que están más tiempo en el agua, la piel del oído se macera (arruga) y fisura, y da lugar a la bacteria. Además tienen conductos más estrechos que los adultos y por ende drenan menos. Cuando queda agua dentro del oído se genera la inflamación.
  
Calmantes. ¿Cómo hay que tratarla? Para el especialista antes que nada hay que eliminar el dolor con calmantes, lo que en general da resultados. Si la molestia es muy extrema y no hacen efecto, se debe indicar cortisona para la desinflamación.
Luego se la trata con antibiótico local (gotas, cremas). Pocas veces hace falta ingerirlo por boca. La duración del tratamiento es de aproximadamente una semana.
  Ante la sospecha de una otitis se aconseja consultar a quienes se especializan en oído, los otorrinolaringólogos.

Cómo prevenirla. Para prevenir la otitis y cuidar el oído, el especialista ofrece las siguientes recomendaciones:
  Mantener el conducto del oído seco, ya que la otitis puede originarse por hongos y estos necesitan un hábitat húmedo para generar la infección. Si queda tapado con agua, colocar gotas de alcohol para que se evapore.
  No usar tapones porque para evitar que se filtre el agua tienen que ser herméticos y causan dolor. Sólo se aconsejan en quienes poseen anomalías anatómicas que hacen difícil que el agua salga del conducto y en aquellos con especial sensibilidad a productos para el tratamiento de piscinas o en oídos con perforación del tímpano.
  No hacen falta cremas, ni vaselina para evitar el agua en el oído.
  No hay que limpiarlo con hisopo porque raspa la piel y la erosiona, y da paso a las bacterias. Tampoco usar hebillas, ni biromes, ya que se puede lastimar. La cera no es sucia y cumple su función: es protectora y desinfectante.
  Los propensos a generar tapones de cera deben controlarse una vez al año —antes de las vacaciones de verano— porque al sumergirse en la pileta pueden retener agua en el oído. Con el agua, estos tapones aumentan la consistencia y se mantienen mojados. A quienes los tienen, se les tapan los oídos: un aviso para controlarse y extraerlos.
  Mantener limpia el agua de los natatorios para evitar infecciones. La gente debe ducharse antes de meterse en la pileta para no ensuciarla.
  Deben estar más alerta a la otitis quienes tienen alteraciones en la piel como por ejemplo psoriasis. Porque las escamas que produce esta afección favorecen la infección en los oídos.
  Para evitar tener que soportar el intenso dolor de oído que causa la otitis externa, recomiendan estar atento a los síntomas de la afección, que no es contagiosa, y buscar prevenirla. Si bien los chicos son los más vulnerables a adquirirla, se la puede contraer a cualquier edad .

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario