Salud

Los cinco estudios que toda mujer debe hacer luego de su primera vez

Una lista de los exámenes más importantes que las mujeres deben realizarse a partir de su primera relación sexual. También, un detalle de los chequeos que hay que cumplir después de los 35 años. La tocoginecóloga Celina Buelga nos revela cuáles son y por qué son tan trascendentes para vivir mejor y más tiempo.

Lunes 05 de Septiembre de 2011

La salud femenina tiene sus particularidades. Cuidarse es un acto de responsabilidad, y también un derecho, por eso es tan importante conocer qué estudios deben realizarse para evitar problemas o detectarlos a tiempo. Si ya tuviste tu primera relación sexual tenés que saber que hay chequeos indispensables.

También hay exámenes destinados a las mayores de 35 años. ¿Los conocés? ¿Cumplís con esta rutina? ¿Te hiciste los estudios en este último año? La tocoginecóloga Celina Buelga, del Instituto de Ginecología, de Rosario, habló con LaCapital.com.ar y nos dejó los mejores consejos sobre este tema.

1.- Papanicolau: es el estudio de screening por excelencia en toda mujer después de tener su primera relación sexual. La frecuencia debe ser anual, aunque en algunos casos se pide cada seis meses, sobre todo cuando existe antecedente de enfermedad cervical. Es un estudio que detecta lesiones provocadas por el virus HPV (muy frecuente entre las mujeres) y es el método de elección para detectar cáncer de cuello uterino. Hay que destacar que la vacuna contra el HPV, si bien está indicada en toda paciente adolescente, no reemplaza este método de control. Al papanicolau hay que hacerlo sí o sí.
 
2.- Senografía: corresponde a toda mujer a partir de los 35 años. A partir de ese momento hay que realizarse una. Si la mujer tiene antecedentes familiares de cáncer de mama hay que adelantar el examen 10 años. No hay que esperar a tener síntomas ya que en la mayoría de los casos el cáncer de mama es asintomático. En la mujer de menos de 35 años se prefiere la ecografía mamaria a la senografía, ya que por la densidad de la mama se observan mejor las posibles lesiones. Además en la mujer de menos de 35 prevalecen las lesiones quísticas o sólidas benignas, como los fibroadenomas.

3.- Ecografía ginecológica: si bien no está indicada de rutina en todas las pacientes en el examen anual, es un método que nos ayuda a detectar lesiones uterinas, fibromas y engrosamientos endometriales así como quistes ováricos y masas anexiales. Se solicita de rutina en la primer consulta ginecológica o en pacientes que aún no tuvieron relaciones sexuales.

4.- Colposcopía: este estudio complementa el papanicolau ya que nos permite observar a gran aumento el cuello del útero detectando lesiones y permitiéndonos la toma de biopsia, en el caso de ser necesario. Debe hacerse de rutina en toda paciente con papanicolau alterado o que presente lesión visible durante la especuloscopía, en el examen anual.

5.- Densitometría ósea: toda mujer que entró en menopausia debe realizarse una. Permite detectar la osteoporosis y lesiones previas relacionadas con la desmineralización ósea como la osteopenia. De todas formas, en la paciente premenopáusica lo que más se recomienda es la prevención a través del consumo de calcio, el ejercicio físico y la exposición solar moderada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario