Salud

La experiencia de un cardiólogo rosarino se presentará en Miami

La técnica de colocación de un stent en las arterias obstruidas mediante angioplastia cumplió ya 30 años convirtiéndose en una terapéutica eficaz. Sin embargo, alrededor del 3 ó 4% de los pacientes tratados presenta complicaciones surgidas del desprendimiento de las placas de colesterol.

Miércoles 26 de Diciembre de 2007

La técnica de colocación de un stent en las arterias obstruidas mediante angioplastia cumplió ya 30 años convirtiéndose en una terapéutica eficaz. Sin embargo, alrededor del 3 ó 4% de los pacientes tratados presenta complicaciones surgidas del desprendimiento de las placas de colesterol. Para evitar esa complicación un equipo de cardiólogos intervencionistas del Hospital Español de Rosario realiza la angioplastia utilizando un catéter con un dispositivo en forma de paraguas (filtro) que capta las placas desprendidas durante la intervención evitando que migren hacia otro lugar.
La experiencia de los médicos con 18 pacientes rosarinos fue recopilada por el doctor Daniel Paolantonio en un trabajo que será presentado en un congreso internacional de terapéutica endovascular que se desarrollará del 20 al 24 de enero próximos en Miami.
  Si bien el dispositivo no es novedoso, en el mundo registra pocos antecedentes en cuanto a la cantidad de personas tratadas, especialmente en lo que se refiere a la obstrucción de las arterias de las piernas. Esto motivó la invitación a Paolantonio para mostrar su experiencia en el encuentro internacional.
  “En la angioplastia algún pedazo de la placa de colesterol (ateroma) se puede ir a otro sector de la arteria. Si se trata de la pierna (femoral) puede migrar al pie; si es la carótida, al cerebro, provocando una nueva obstrucción”, explicó a La Capital el doctor Paolantonio, jefe del departamento endovascular periférico del Hospital Italiano. El equipo lo integran los doctores Gustavo Cardona y Marcelo Rodríguez.
  Existen cinco modelos del dispositivo, todos fabricados en el exterior. “En el microscopio se pueden ver los pedacitos de colesterol que quedan adheridos en el dispositivo. Esta placa de no sacarse puede impactar en el dedo del pie y obstruir la arteria”, agregó el médico rosarino.
  El tratamiento endovascular con catéteres (angioplastia) creció enormemente sobre la cirugía, especialmente en lo que se refiere a las arterias de las piernas. “Algunos casos son muy complejos porque aumenta el riesgo de embolia, por ejemplo, en personas obesas, placas con calcio u obstrucciones más largas”, dice Paolantonio.
  “Los científicos de Estados Unidos son muy exquisitos en los trabajos que seleccionan para los congresos. En el 2005 se presentaron por primera vez 5 casos de esta técnica. Se nos ocurrió retomarla porque no había experiencia local y pensamos que podíamos tratar situaciones complejas reduciendo los riesgos”, explica.

Poca atención. Las obstrucciones de las arterias de las piernas se presentan con más frecuencia en hombres mayores de 40 años que en mujeres y están asociadas al cigarrillo, la hipertensión y la diabetes. “Es algo a lo que no se presta atención porque la mayoría de las personas centra su preocupación en el corazón. Esta desatención hace que cuando aparece un dolor en las piernas que impide caminar la obstrucción ya está en marcha y hay que intervenir”, afirma. “Si un fumador deja el hábito percibe los beneficios inmediatamente, pero recién se equipara con alguien que no fumó pasados 10 años de esa decisión”.
  La obstrucción producida por el colesterol acumulado en las arterias es generalizada (se presenta simultáneamente en las coronarias, carótidas y femorales) y progresiva (nunca retrocede).
Los ateromas (placas de colesterol) comienzan a depositarse en las arterias a partir de los 20 años. Si a esto se le suman el hábito de fumar, la hipertensión, colesterol alto y diabetes la posibilidad de llegar a la cuarta o quinta década de la vida con un problema consolidado es alta. “Lo único que podemos hacer es poner parches”, asegura Paolantonio. Otros factores de riesgo son el sedentarismo y la obesidad.
  El principal síntoma de obstrucción arterial en las piernas es dolor al caminar. Cuando la obstrucción se presenta en la arteria carótida los síntomas son neurológicos como por ejemplo dificultad para hablar, hemiplejia, adormecimiento de una mano y torpeza.
Cuando la que se obstruye es la coronaria el corazón se queda sin irrigación sanguínea produciéndose isquemia o infarto. Según corroboraron estudios el 10% de los pacientes cardíacos de la población mundial mayores de 60 años tiene las tres arterias obstruidas (coronaria, carótida y femoral).
  “El paciente con enfermedad cardiovascular tiene que tomar conciencia que cualquier tratamiento que se le haga, sea quirúrgico o endovascular, tiene que estar complementado por la ingestión de aspirinas, la actividad física y una alimentación equilibrada, sin grasas, con frutas y verduras”, subraya el médico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario