Salud

Dolor de espalda: la cirugía se usa cada vez menos para aliviarlo

Los dolores en la espalda son la primera causa de consulta médica en el mundo. Mala postura, sedentarismo, calzado inadecuado, tensión y estrés atentan contra una de las zonas del cuerpo más propensa a recibir los impactos de conductas y hábitos inapropiados.

Miércoles 16 de Enero de 2008

Los dolores en la espalda son la primera causa de consulta médica en el mundo. Mala postura, sedentarismo, calzado inadecuado, tensión y estrés atentan contra una de las zonas del cuerpo más propensa a recibir los impactos de conductas y hábitos inapropiados. Hasta no hace mucho el quirófano era el lugar por excelencia en el que se intentaban solucionar los problemas de columna. Sin embargo, en los últimos años la tendencia es otra y los médicos apuntan más a la rehabilitación no quirúrgica y la reeducación postural para paliar los dolores, que en muchos casos resultan invalidantes.
“Sin dudas las consultas por dolores y molestias en la zona lumbar y en los trapecios han crecido notablemente pero con el tiempo se ha visto que la cirugía no siempre otorga los resultados esperados”, certifica el traumatólogo Gabriel Martínez Lotti, director del Centro de Ortopedia y Traumatología (COT), quien agrega otro dato inquietante: “También aumentó el número de mujeres que lo sufren, al punto que en la actualidad la relación es de tres mujeres por cada hombre”.
  El profesional destaca que las estadísticas a lo largo de los años demostraron que los resultados ofrecidos por la cirugía, sobre todo en la zona lumbar, no son los esperados y “por eso se opta por ser más conservador, operar menos y trabajar más desde el punto de vista terapéutico”. Actualmente, menciona el médico, más del 90% de las consultas por dolores en la espalda se pueden tratar sin necesidad de ir al cuchillo.

Síntomas y soluciones. Hormigueos en las manos y en los brazos, molestias de diversa intensidad en puntos clave como la cintura, las cervicales y el cuello, insomnio y dolor de cabeza se anotan entre los síntomas más comunes. “Es real que hay pacientes con problemas crónicos o que sí o sí necesitan una cirugía, pero la gran mayoría puede mejorar mucho con una buena terapia y ejercicios controlados”, agrega Martínez Lotti.
  
Nuevas opciones. El caballito de batalla para paliar los molestos dolores es hoy la Reeducación Postural Global (RPG), un método de evaluación, diagnóstico y tratamiento que hace furor en el mundo y “al cual pueden acudir, incluso, las personas con hernia de disco”, explica el traumatólogo rosarino.
  ¿De qué se trata? El licenciado en kinesiología y profesor de educación física Pablo González del Cerro explica: “Es un método creado en Francia por Philippe Souchard que está estructurado sobre la base de lo que llamamos organización muscular en cadenas y la interacción que existe entre las partes del sistema locomotor; es una terapia que hace hincapié en las particularidades del paciente y que se puede adaptar a cada necesidad”. Con distintas posturas y con técnicas para mejorar la respiración el paciente “logra recuperar la flexibilidad muscular, eliminar el dolor y restablecer la función. Se trabaja con un estiramiento muy suave y progresivo sobre el músculo (sobre las partes blandas) que genera un impacto positivo en la estructura ósea”, destaca González del Cerro.
  “Es un modo de encarar los problemas de la espalda muy novedoso y hay poca gente capacitada para ejercerlo como corresponde. La RPG es una herramienta muy importante pero desde ya que no es la única”, agrega Martínez Lotti. La quiropraxia, la kinesiología, la hidroterapia y otras técnicas manuales son armas a las que los médicos recurren con mucha frecuencia para darle alivio a los pacientes doloridos. “Hay más de una técnica de movimiento. Muchas veces las combinamos. Por eso es tan importante que estas terapias estén en manos de profesionales que puedan analizar caso por caso, detenerse en la historia clínica y también en lo que le gusta al paciente, porque si alguien detesta el agua no se le puede ofrecer hidroterapia, aunque otorgue muy buenos resultados”, señala Pablo Millikonsky, licenciado en kinesiología y profesor de educación física.

Primero al médico. Millikonsky dice que ante el dolor recurrente o el que aparece por primera vez con intensidad hay que recurrir al médico: “La clínica es soberana y quien mejor la maneja es el médico”.
  “Las técnicas manuales, la reeducación postural y los ejercicios activos son buenos aliados contra el dolor pero también apuntamos a que el paciente no tenga que depender siempre del que te hace el masaje o de la quiropraxia”, agrega González del Cerro.
  Las causas más comunes de dolor en la espalda obedecen a malas posturas, a la inadecuada posición del teclado y la pantalla de la computadora, a la nula o excesiva actividad física, a dormir en un colchón inapropiado, al uso de tacos en las mujeres, al incorrecto movimiento al agacharse o al planchar. Influyen también el estrés y la angustia.

Los deportistas que sufren

Aunque las personas sedentarias son las candidatas a sufrir dolores de espalda, los deportistas no están exentos. “Los dolores no están necesariamente relacionados con el calendario biológico sino con el cuidado que se la da la columna. Deportistas de 18 años con plena salud a veces tienen que rehabilitarse. Hay microtraumatismos cotidianos que llevan a lesiones de columna”, puntualiza el kinesiólogo Pablo Millikonsky.
  De allí que sea tan importante la consulta médica antes de iniciar una práctica deportiva: “Los que juegan el picadito del fin de semana, los que se matan corriendo en superficies duras con calzado inadecuado sufren de dolores en la columna”, relata, y agrega: “Una persona va a al cardiólogo, le recomienda bajar de peso y le dice que haga ejercicio aeróbico o bicicleta, pero resulta que esa persona tiene además un hernia de disco y le termina generando un problemón”.
El kinesiólogo insiste con que es necesario ocuparse de la columna, tanto como de otras partes claves del cuerpo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario