Salud

Condenan a cirujano por mala praxis a una paciente cuyos senos quedaron desparejos

La Cámara Civil condenó a un médico a indemnizar en casi 30 mil pesos a una paciente a la que operó dos veces para realizarle implantes en los senos porque, en ambas oportunidades, los pechos quedaron desparejos. Los peritos constataron que “los senos presentan diferente forma, tamaño, altura y ubicación con respecto a la línea media. En cuanto al ángulo, orientación y simetría de los pezones, el complejo derecho es simétrico, el izquierdo se encuentra aplastado en su porción inferior, pezón apuntando hacia abajo y afuera”.

Martes 24 de Junio de 2008

La Cámara Civil condenó a un médico a indemnizar a una paciente a la que operó dos veces para realizarle implantes en los senos porque, en ambas oportunidades, los pechos quedaron desparejos. La Sala H de la Cámara, con las firmas de los jueces Jorge Mayo, Jorge Giardulli y Claudio Kiper, confirmó la condena por mala praxis, aunque reconoció que la paciente cometió algunas acciones que pudieron haber afectado al buen resultado de las operaciones de cirugía estética.

La paciente en cuestión ya tenía un implante mamario previo de prótesis de 180 centímetros cúbicos lisos, pero fue madre de mellizos y tras amamantarlos, sufrió “ptosis mamaria” (mamas caídas), por lo que decidió someterse a un nuevo implante. Así, el 10 de setiembre de 2002 se le extrajeron las viejas prótesis y se le colocaron nuevas, más grandes, de 370 centímetros cúbicos texturizadas. La paciente debía omitir realizar esfuerzos, pero según consta en el fallo “refirió esfuerzo físico (levantó a su hijo)”, lo que estaba “contraindicado por el cirujano” que la operó.

Dos semanas después de la operación, la mujer presentaba “mamas asimétricas a expensas de la protrusión (hernia de prótesis) en mama izquierda”, pero además, “no se hallaba conforme con el tamaño de las mamas. El 8 de octubre, “la paciente solicita reoperarse con aumento del tamaño de prótesis sin esperar el lapso prudencial de seis meses” y ocho días más tarde es sometida a una nueva intervención, en la cual “se implantaron prótesis Silimed de mayor tamaño (435 cc), texturizadas, retropectorales; sin drenaje”. El resultado inicial fue bueno, hasta que el 20 de diciembre “surge que las mamas estaban bien (muy buen aspecto, blandas, cicatriz sin particularidades”, y a los seis meses “consta que son simétricas y que presentan un encapsulamiento leve”.

Pero esa situación duró poco, pues una pericia posterior dio cuenta de “dos mamas de gran volumen: la mama izquierda se encuentra más alta que la derecha. Ambos pezones se encuentran excéntricos con respecto a la semiesfera protésica, apuntando hacia abajo y hacia afuera (más acentuado en el izquierdo)”. Para el perito, “a simple vista se puede observar mama izquierda más alta que la derecha, ambos complejos areola pezón que no coronan los implantes, sino que están colocados por debajo como si se hubieran subido las prótesis o no se hubieran colocado correctamente desde el inicio”.

La conclusión final fue que “los senos son indudablemente voluminosos; presentan diferente forma, tamaño, altura y ubicación con respecto a la línea media. En cuanto al ángulo, orientación y simetría de los pezones, el complejo derecho es simétrico, el izquierdo se encuentra aplastado en su porción inferior, pezón apuntando hacia abajo y afuera”. Para solucionar el problema, la paciente “fue intervenida quirúrgicamente por otro profesional”, e inició las acciones civiles que, finalmente, le dieron razón a sus reclamos.

Los jueces determinaron que “el encapsulamiento (fenómeno propio del organismo de la paciente en respuesta al cuerpo extraño introducido que no es predecible ni evitable y por el que evidentemente el médico no debe responder, a tenor de lo que surge del peritaje no fue la causa del daño que sigue siendo la incorrecta ubicación de los implantes (culpa del médico)”. “El resultado adverso de la cirugía plástica practicada a la actora ha sido consecuencia de la errónea colocación de las prótesis por parte del profesional, encontrándose probado de tal manera la culpa del demandado”, concluyeron. Así, resolvieron que la mujer deberá recibir una indemnización de 28.000 pesos más intereses en concepto de daños, gastos y tratamiento psicológico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario