Salud

Científicos rosarinos encienden una luz de esperanza contra el Chagas

Un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Rosario en colaboración con un equipo de científicos de la Universidad de Ghent, Bélgica, desarrolló en ratones una vacuna experimental contra el parásito responsable de la enfermedad de Chagas.

Miércoles 11 de Junio de 2008

Un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Rosario en colaboración con un equipo de científicos de la Universidad de Ghent, Bélgica, desarrolló en ratones una vacuna experimental contra el parásito responsable de la enfermedad de Chagas. Los animales infectados lograron sobrevivir sin daño cardíaco lo que alienta a los investigadores a continuar la experimentación. Los científicos rosarinos califican este descubrimiento como el primero de un largo camino hacia la curación definitiva de la enfermedad.

"Trabajamos en un modelo animal y simultáneamente, el profesor Roland Contreras, de Bélgica, había modificado una molécula del parásito que podría servir para inocular nuestros ratones", contaron a La Capital la doctora Silvia Revelli, bioquímica del Instituto de Inmunología de la Facultad, y el doctor Germán Fontanella quien junto a Lucas Daurelio, entre otros colaboradores, trabajan en la investigación desde el 2003.

El trabajo de la doctora Silvia Revelli está enfocado al estudio de los aspectos inmunológicos de la enfermedad de Chagas, en tanto, Germán Fontanella, es médico y se interesó en el enfoque de la bioquímica para el cursado del doctorado. Por su parte, el doctor Lucas Daurelio es licenciado en biotecnología.

"Contreras modificó en el laboratorio una enzima (trans-sialidasa) que por ser específica del parásito le permite estimular las defensas del cuerpo y esto resultó atractivo para el desarrollo de una vacuna", agregaron. Los ensayos efectuados en el laboratorio rosarino demostraron un adecuado control del parásito en la sangre y en los tejidos del corazón, además de una efectiva respuesta antiparasitaria. Los resultados de la investigación fueron publicados en la prestigiosa revista Vaccine.

La enfermedad de Chagas es una parasitosis endémica en América Latina (del sur de Estados Unidos para abajo) afectando a unos 20 millones de personas.

La enfermedad puede ser mortal, sobre todo en niños, pero la mayoría de las personas conviven muchos años con la infección sin presentar síntomas hasta que el problema se hace crónico y un alto porcentaje de los enfermos desarrollan patologías cardíacas además de otros trastornos.

"Lo importante a tener en cuenta es que hasta el presente no existen vacunas para las enfermedades parasitarias (el Chagas lo es), con excepción de la malaria, que resulta poco efectiva", dijeron los investigadores.

El paso siguiente. "El próximo paso será estudiar los mecanismos moleculares por los cuales los ratones infectados se curaron además de averiguar por cuánto tiempo se prolonga la inmunización", dijo Revelli.

Para lograr la inmunidad los investigadores inocularon a los ratones con una molécula de la proteína modificada por el experto belga. Debido a que aún no se conoce qué produce el daño cardíaco crónico característico del Chagas se optó por la utilización de una pequeña molécula en lugar de todo el parásito, relataron los científicos rosarinos.

"Inoculamos a los ratones con la molécula en tres oportunidades, luego los enfermamos con el parásito. Los que estaban vacunados se sanaron y los que no se murieron. Ahora estamos estudiando los mecanismos que activaron la protección. Las posibilidades son muchas, sabemos que están curados pero no sabemos por qué. Luego siguen las pruebas en ratas para pasar después a los estudios en humanos", explicaron.

La investigación conjunta entre el belga Roland Contreras y el equipo rosarino carece de ribetes formales y por el contrario se basa en el compromiso de la palabra. El trabajo fue patentado y presentado en el último congreso internacional de inmunología efectuado en Río de Janeiro el año pasado.

"Contreras no lo podía creer cuando le comentamos que los animales se habían curado", cuentan sorprendidos.

Los investigadores admitieron que para el estudio de una vacuna contra la enfermedad de Chagas "hace falta invertir mucho dinero" y estiman que seguramente pasarán años hasta ver los resultados.

"Se trata de luchar contra un parásito que sabe cómo permanecer por años dentro del organismo evadiendo la respuesta inmune. Es más difícil obtener una vacuna contra un parásito que contra un virus porque los primeros están un paso adelante en la evolución, por lo tanto son organismos más inteligentes", enfatizaron finalmente. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario