Salud

Aumentan las consultas pediátricas por golpes de calor y enfermedades respiratorias

Las altas temperaturas ya impactan en los más pequeños. Pero aún hay un elevado porcentaje de chicos con problemas respiratorios. Cómo cuidarlos. Atención con los adolescentes

Jueves 08 de Noviembre de 2012

Después de tres días de altísimas temperaturas en Rosario y alrededores, los bebés, niños y adolescentes, que se encuentran entre los grupos más vulnerables, ya empiezan a sentir los efectos. La Capital habló con pediatras del sector público y privado de la salud quienes insistieron en los cuidados necesarios para evitar golpes de calor, afecciones en la piel y gastroenteritis. Admitieron además que, si bien el número de consultas no llegó a un pico, están empezando a llegar más chicos con síntomas típicos de la exposición al calor excesivo.

Otro dato a tener en cuenta: aún es alto el porcentaje de menores que son llevados a las guardias médicas por problemas respiratorios.

Aníbal Krivoy, coordinador del Centro de Emergencia del Sanatorio de Niños de Rosario, comentó que en las últimas 48 horas “tenemos en la guardia un incremento de consultas por patologías dermatológicas, picaduras de insectos, sarpullido, urticarias y alergias en los bebés y niños pequeños, como efecto de lo que genera el calor, la transpiración y el uso de repelentes”.

Asimismo, señaló que “muchos papás que llegan con sus hijos con golpes de calor que se enmascaran como cuadros febriles, pero en realidad son el producto de las altas temperaturas en los organismos de estos chicos, que aún no se adaptaron al cambio de temperatura”. Las gastroenteritis (que se presentan con vómitos y diarrea) también son motivo de consulta pediátrica.

Stella Binelli, directora del Hospital de Niños Víctor J. Vilela, informó que durante la jornada de ayer “se cubrieron 286 consultas en la guardia, y el 47 por ciento correspondió a afecciones respiratorias”. Aunque el frío está más lejos que nunca, las virosis siguen presentes y es importante proteger a los chicos de la exposición directa a los aires acondicionados y los ventiladores y estar atentos, al igual que en el invierno, a cualquier cambio que se pueda presentar en la frecuencia respiratoria o el incremento de la mucosidad.

Los profesionales hicieron hincapié en los efectos indeseados del calor que pueden ser tanto o más peligrosos que los del frío extremo: “Hay que estar atentos y ofrecerles a los chicos agua en todo momento; darles el pecho a los lactantes todas las veces que sea posible y asistir a la guardia si el bebé o niño está decaído y sin fuerzas porque puede estar teniendo un golpe de calor con riesgos de deshidratación”, mencionaron.

Los chicos que tienen muy bajo peso, o los que son obesos, los que padecen enfermedades crónicas renales, cardíacas, metabólicas, respiratorias “deben tener un mayor control”, destacaron.

“Es fundamental mantenerlos en áreas frescas, a temperatura agradable, darles agua fresca potable y alimentos con mayor valor en sodio”, dijo Krivoy.
El médico puso el acento en otro grupo particularmente expuesto a sufrir las consecuencias del calor: los adolescentes. “Les pedimos a los padres que estén también atentos con los chicos de más edad que no suelen hidratarse bien, se la pasan al sol, hacen deporte con temperaturas extremas y además consumen altas cantidades de alcohol, que es lo peor que pueden hacer, sobre todo en esta época”.

Recomendaron además especial atención a la alimentación de las chicas que suelen bajar notablemente la ingesta de alimentos para estar delgadas ante la inminente llegada del verano. Las lipotimias y descomposturas por esta causa están a la orden del día.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario