Cartas de Lectores

Rosario, una ciudad en acefalía

Jueves 07 de Enero de 2021

Ante todo deseo agradecer a este espacio por la posibilidad de denunciar y conseguir resultados que de otra forma serían imposible obtener. Aún así hay casos que persisten y la única explicación de que así sea es la conspicua ausencia de gobierno, en este caso municipal.

Cuando la cabeza no existe, no se piensa, no se ve, no se escucha y no se ejecuta. Es la síntesis de la Rosario de hoy.

En Buenos Aires y Zeballos un grupete de gente, que si bien y gracias a este espacio el corte de calle fue levantado, insiste en apropiarse de la vereda y de la bicisenda. Es un hecho de un mes y medio atrás, lo cual perjudica a los vecinos, los ciclistas y ciudadanos en general. Con un descaro propio de un sistema anárquico, esta gente, que hasta ha sido provista con un baño químico para apoyar su accionar, insiste en hacer asado en la calle. Ellos simplemente siguen con su accionar y nadie los ve. Volvemos a la acefalía.

Está también el caso de la total ausencia de higiene urbana. No es un tema menor ya que la toxicidad que produce el incumplir con esas funciones afecta directamente a nuestra salud. No se puede respirar por el hedor insoportable de los contenedores de los distintos vecindarios incrementado por la basura a su alrededor que permanece días y días sin recogerse.

Los contenedores no se han lavado como fue anunciado. Supuestamente hubo destinado un presupuesto para esta tarea.

Soy ciclista y conozco al dedillo las calles de Rosario, ya no importa si es el centro o los barrios, el abandono es total. Anunciar medidas para luego no llevarlas a cabo y desviar fondos es parte del folclore político de esta ciudad.

La ciudad carece de quienes deberían bregar por ella y ya dejó de ser de las mejores de Latinoamérica para vivir,como era anunciado hace años, para pasar a ser un despojo. Retórico cuestionamiento: ¿Será producto de la “pandemia”?

Myriam Koldorff

DNI 6.378.789

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario