..

Realizan obras para paliar la crisis hídrica en la zona de Venado Tuerto y Villa G. Gálvez

Concretan diversos trabajos ante la eventualidad de que se registren nuevas precipitaciones que generen anegamientos.

Jueves 26 de Noviembre de 2015

Ante la posibilidad de que se sigan registrando lluvias y agraven la delicada situación hídrica en la mayoría de los distritos del sur santafesino, el municipio de Venado Tuerto encaró acciones para paliar los efectos de la emergencia y creó un ente de coordinación. Además en Villa G. Gálvez también la provincia y el municipio realizan tareas (ver aparte).

En Venado, Patricio Marenghini, subsecretario de Espacios Públicos y Desarrollo Sustentable, dijo que desde la creación del Consejo Consultivo de Servicios y Obras Rurales en situación de emergencia hídrica (Cocosor), los productores del distrito Venado trabajan con el municipio en priorizar las obras que se irán realizando para asegurar la transitabilidad de caminos rurales.

"Se iniciaron tareas en la zona 2, al norte del distrito, sobre un camino paralelo a la ruta 33, desde la 4-s que va a San Marcos, hasta el camino al aeródromo, y por ese camino hacia el norte", comentó, y señaló que se harán 10 kilómetros, efectuando alteos para completar zonas bajas y luego el abovedado.

"Además, se siguen las tareas en la zona 4, ubicada al sur del distrito, sobre la calle que baja al sur de la ruta 8, en el kilómetro 353 y se hacen trabajos frente a campo Cristin", detalló. Además, desde el Departamento de Asuntos Rurales, se efectuaron tareas en los caminos rurales de la zona de El Empalme, tales como alteos, nivelación, bombeo de agua y reparación de los tramos intransitables.

Aliviadores. Por su parte, el secretario de Obras Públicas municipal, Pablo Rada, remarcó las obras hechas en el ejido urbano para el mejoramiento del desagüe de las aguas. En cuanto a los desagües urbanos "se hicieron tres aliviadores urbanos, uno en España entre 25 de Mayo y Marconi; otro en Azcuénaga de Maipú hasta Alvear, y el tercero en Mitre y Junín, éstas son obras paliativas que van a acelerar la salida del agua", explicó.

Rada alertó que "el problema no es sólo cuánto llueve, sino con la intensidad que lo hace, pueden caer 80 milímetros en un día y no generar ningún problema, o pueden precipitarse 20 milímetros en 10 minutos y llenarse la calle de agua de cordón a cordón. Con estas obras se mejora el tiempo de escurrimiento de las aguas y se controla que esas aguas no se deriven en forma rápida a los sectores de la ciudad que no están preparados para recibirlas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS