..

Protestas por la libertad de la policía que mató a Secondino

La mamá del muchacho que falleció hace cinco años al ser atropellado por Raquel Murúa en San Lorenzo se encadenó en el hall de ingreso al palacio de Justicia.

Miércoles 09 de Abril de 2014

Familiares de Mario Secondino, el joven que murió hace cinco años al ser atropellado por la mujer policía Raquel Murúa en San Lorenzo, protagonizaban esta mañana una ruidosa manifestación. La mamá del muchacho se encadenó en el hall de ingreso de los Tribunales provinciales sobre calle Balcarce para protestar porque la responsable del siniestro, ya condenada a prisión de cumplimiento efectivo, no está encarcelada.

Murúa fue condenada por la muerte de Secondino, pero al momento de cumplir en prisión su pena se declaró prófuga y cuando decidió presentarse, desde el Juzgado de Ejecución Penal le informaron que no había lugar dónde alojarla para que cumpla su sanción.

Esa situación hizo estallar la bronca de la familia Secondino. Marisa Medina, la mamá de la víctima, manifestó al programa "Todos en La Ocho": "Ya no sé qué hacer. Se nos ríen en la cara. La jueza (de Ejecución Penal) Luciana Prunotto dejó ir a Murúa a su casa nuevamente para que vuelva no sé cuando. Siento que es una vergüenza. Estuvo prófuga de la justicia hasta que se le vencieron los plazos. Se presentó en el Juzgado y le dijeron que se fuera a la casa. Es algo insólito. Nunca escuché algo así. Me siento indignada".

"Dijeron que por ser policía, necesitaba un lugar especial de detención. No se qué decir. Siento que se ríen en la cara. Yo no me voy de acá hasta que tenga la orden de detención contra Raquel Murúa. Esto ocurrió hace cinco años y cinco meses en San Lorenzo. En 2013, Murúa fue condenada a tres años de prisión efectiva, y seguimos acá. En lugar de estar al lado nuestro, la Justicia se burla de nosotros", afirmó Marisa. 
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario