Policiales

Prisión preventiva a un acusado del ataque que dejó a un joven herido en Avellaneda al 3200

Leonardo Rodolfo R. fue imputado como quien condujo la moto desde la cual fue baleado Matías Toloza el jueves a la noche

Lunes 12 de Octubre de 2020

Un hombre de 34 años fue imputado como quien condujo en moto al autor de los disparos que el jueves a la noche dejaron gravemente herido a Matías Tolosa, de 27 años, en Avellaneda y Deán Funes. El joven subía a su moto para ir a trabajar cuando desde una moto que pasó por la avenida el acompañante extrajo un arma de fuego y efectuó entre cinco y seis disparos. Tolosa fue alcanzado por al menos tres disparos por la espalda y sigue internado en el Hospital Clemente Alvarez (Heca). El detenido Leonardo Rodolfo F. quedó en prisión preventiva por el plazo de dos años por intento de homicidio, abuso de armas y portación ilegal.

En una audiencia por videoconferencia que se desarrolló este lunes en el Centro de Justicia Penal la fiscal Georgina Pairola imputó a R. el ataque ocurrido el jueves pasado a las 19.50 en la zona de Avellaneda al 3200. Según planteó en la audiencia, Tolosa se disponía a salir en moto hacia su trabajo cuando le dispararon desde una moto y quedó herido de bala en la calle. Fue trasladado al Heca, donde sigue internado en grave estado y con pronóstico reservado.

R. fue acusado de ser el conductor de la moto desde la que disparó el acompañante y además de disparar, veinte minutos después, hacia vecinos de Dean Funes al 4000 que lo responsabilizaban por el ataque anterior. Quedó imputado como coautor de un homicidio agravado y autor de los delitos de abuso y portación de armas. La jueza Marcela Canavesio le dictó la prisión preventiva por el pazo legal de dos años.

>>Leer más: Una pelea con un transero barrial, la punta del ovillo de un tremendo ataque a balazos

“Es un buen pibe, buen vecino. Cero problemático, laburador. Vive en el barrio desde toda la vida. Todos estamos muy dolidos por lo que le pasó. Por la manera en la que lo atacaron a balazos”, dijeron los vecinos de Tolosa a este diario tras el ataque. “No podemos hablar. Los médicos nos dijeron que está muy mal. Está muy grave nuestro muchacho”, agregaron sus familiares.

El joven herido era empleado de la empresa Hielo Monumento pero al resentirse el trabajo por la cuarentena comenzó a realizar trabajos de cadetería y delivery. “Lo único que queremos decir es que Matías no fue víctima de un ajuste de cuentas. Acá él no está metido en la droga ni nada parecido. Lo que queremos es que se investigue para llegar al que le hizo esto”, dijo un pariente del muchacho, que según un conocido era “amigo de un transero de la zona, sin ninguna participación en nada relacionado con la droga”, del que hace algunos meses se había distanciado y “parece que quedó la bronca”.

El transero al que hicieron referencia los vecinos es un hombre conocido en la zona y su vivienda fue allanada por efectivos de la Superintendencia Drogas Peligrosas de Rosario de la Policía Federal Argentina (PFA). La vivienda en cuestión está ubicada a escasos 100 metros de la casa de la novia de Tolosa. “La propiedad era un punto de venta de estupefacientes referente en la zona oeste de la ciudad, debido a que sus clientes acudían asiduamente de diferentes puntos de la ciudad”, indicaron fuentes policiales y judiciales tras aquel allanamiento. De ese operativo quedó abierta una causa en los tribunales Federales.

Tolosa fue atacado a metros del ingreso a la casa de su novia. Sus vecinos contaron que se ese día poco antes de las 20 se bañó en la casa de su madre y luego fue a la casa de su novia, ubicada a unos 150 metros, en la esquina de Avellaneda y Deán Funes. “Todos los días hacía lo mismo, siempre a la misma hora”, indicó una vecina que lo conocía y con quien habían ido a la escuela de adolescentes.

“El siempre hacia el mismo ritual. Se bañaba en la casa de la madre, pasaba por la casa de la novia y se iba a trabajar. No había que buscarlo mucho para saber donde y qué estaba haciendo”, indicó una vecina en cercanías de Avellaneda al 3300.

“Cuando se escucharon los balazos nos quedamos helados. Paralizados. Fueron entre cuatro y seis disparos. Cuando nos asomamos ya estaba tirado. Le habían disparado por la espalda y también tenía heridas en el pecho, pero no sabemos si era de una misma herida o no”, contó una vecina, y dijo que otro vecino que había sido compañero de Matías lo cargó en su auto y lo llevó al Heca, donde le realizaron dos intervenciones quirúrgicas y quedó internado en terapia intensiva.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS