Política

Yussuf Khalil dijo que hace años lo persigue "el gobierno y los servicios de inteligencia"

Aparece en las escuchas conversando con Luis D'Elía, y fue señalado por el fiscal Nisman como una pieza clave de la trama del Memorándum con Irán en la denuncia por presunto encubrimiento.

Jueves 12 de Marzo de 2015

Jorge Alejandro “Yussuf” Khalil, señalado por el fiscal Alberto Nisman como una de las piezas clave de la trama del Memorándum con Irán en su denuncia por presunto encubrimiento, afirmó que, tras los atentados contra la Embajada de Israel y la sede de la Amia, “se profundizó el ataque y el acoso hacia la comunidad islámica local”, y aseguró que, incluso, familiares suyos debieron “exiliarse por  la persecución que se viene haciendo”.

“Al que echaban la culpa, que es el Shaik Mossen Rabbani es actualmente un líder espiritual para nosotros, siempre hablando en términos religiosos. Todas las sospechas caían sobre la comunidad. Nuestros autos vigilados, nuestras bolsas de basura eran vigiladas”, aseveró Khalil en una entrevista publicada hoy por el diario Muy.

Allí, afirmó que los integrantes de la comunidad islámica en la Argentina estuvieron “estigmatizados más de 20 años” tras lo que definió como “la maldición de la explosión de la Embajada de Israel” y sostuvo que, más tarde, después, con el atentado a la AMIA “se profundizó el ataque y el acoso hacia la comunidad islámica local”.
 
Además, indicó que quienes los “perseguían”, según su definición, eran “los servicios de inteligencia del Estado”, que -indicó- les ponían “una camioneta Traffic en la puerta de la mezquita” y, cuando llamaban a la Policía, les decían: “Son los servicios de inteligencia, se la tienen que bancar”.
 
Por otro lado, sostuvo que, a raíz de la difusión de escuchas telefónicas que le habían realizado por orden de la Justicia, familiares suyos habían tenido que irse del país: “Familiares míos, tíos, primas, se tuvieron que exiliar por la persecución que se viene haciendo”, afirmó.
 
Por otro lado, negó que le hayan robado de un campo suyo 300 armas de guerra -como se interpretó a raíz del contenido de uno de los fragmentos de las escuchas- y sostuvo que se trataba de tres armas: un rifle y dos revólveres.
 
“No hablaba de fusiles FAL. Dije ‘fared’, que quiere decir revólver en nuestro lenguaje. Es un bufo, un chumbo, un arma de fuego. Tenemos dos idiomas, el coloquial y el oficial. El oficial lo usan los diplomáticos, pero los pueblos hablan el coloquial. Y el 300 es un rifle Winchester Magnum. Por el robo de ese arma y los dos revólveres se hizo la denuncia en la comisaría 5ta de Toay, en marzo de 2012. Esto es transparente y claro. Se robaron los fared significa se robaron las armas, los revólveres”, detalló.
 
Más allá de estas declaraciones, en distintos medios trascendió hoy una frase que Khalil habría pronunciado en una conversación con alguien llamado “Ihmad”, incluida en una de las escuchas, en la que hacía referencia a que “Irán mató acá”, en referencia a Argentina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS