Política

"Yo estuve en el laberinto y con Néstor pudimos salir"

Alberto Fernández y Cristina Kirchner tuvieron ayer su primer acto público a una semana del lanzamiento de la fórmula.

Domingo 26 de Mayo de 2019

La inauguración ayer de un parque municipal en la ciudad bonaerense de Merlo fue el escenario que puso en la escena pública por primera vez a la flamante fórmula que lleva a Alberto Fernández como candidato a presidente y a Cristina de Kirchner como vicepresidenta. "Ningún argentino debe pagar el costo de la deuda", advirtió el candidato que basó su discurso en haber acompañado a Néstor Kirchner en los inicios de su gestión. Su compañera de fórmula también intervino en el acto, bregando por la unidad y con un tono más medido, sobre lo cual también hizo bromas.

A una semana de anunciar la fórmula Fernández-Fernández que competirá en las Paso del PJ, Alberto Fernández planteó que "se puede resolver" la situación del país "entre todos y con todos como lo hicimos con Néstor (Kirchner) en 2003 para sacar del pozo a todos los argentinos".

El intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, ofició de maestro de ceremonia del acto de inauguración del parque público al cual se le impuso el nombre de Néstor Kirchner. Familias y jóvenes mezclados con militantes portando estandartes le dieron marco al acto.

En un escenario, que reprodujo una suerte de living, comenzó su discurso Cristina Kirchner que debió ponerse de pie ante el pedido de los que asistentes. Luego, cedió la palabra a Alberto Fernández.

Salir del laberinto

En tono de campaña pero con un discurso breve, Alberto Fernández prometió: "A los 4 millones y medio de pobres que deja (Mauricio) Macri, le vamos a tender la mano y los vamos a traer adentro del sistema". Y remarcó la línea que será fundamental para la campaña electoral al señalar: "Con Néstor entramos a un laberinto, yo estuve en ese laberinto, tengo la experiencia, y supimos salir de ese laberinto. Y lo vamos a volver a hacer todos juntos".

Fernández agradeció a su compañera de fórmula por haberlo postulado como candidato y también por la "grandeza" de su gesto al correrse del centro de la escena e ir como vicepresidenta. Recordó que 16 años atrás, Néstor Kirchner asumía la presidencia. "Ese 25 fue un día especial porque fue el día que llegamos con Néstor para cambiar la historia y lo recuerdo hoy porque tienen cosas en común".

En ese marco memoró cuando Néstor Kirchner le tomó juramento como jefe de Gabinete. "Me suelen preguntar qué le dije y qué me contestó él, porque algunos recuerdan que yo algo le dije algo al oído cuando nos saludamos. Yo le dije: «¿Viste?, llegamos», y él me contestó: «No llegamos, estamos empezando, ponete a trabajar»". Los aplausos no tardaron en llegar.

"Y pudimos sacar al país de la deuda sin hacerle padecer a los argentinos el costo de salir de esa deuda", dijo y advirtió: "Yo tengo una ventaja y es que cuando había que enfrentar al FMI en el despacho de al lado yo tenía un tipo que me decía lo que había que hacer y yo de él aprendí qué hay que hacer"

Así, en el cierre de su intervención convocó a quienes lo escucharon: "Acá nadie sobra, todos hacen falta. Yo les pido que vayan a convencer a los otros argentinos que fueron defraudados".

Cristina, por un acuerdo

"Yo quería hacerlo en living onda living, para que no digan "uh, ahora habla, mirá la mano, cómo señala con el dedo, y vuelve a gritar... quería algo más tranqui", bromeó Cristina Kirchner cuando al inicio del acto la gente pidió que se ponga de pie para hablar.

Lo hizo y se emocionó al recordar a su esposo Néstor Kirchner y confesó que fue el 2010 el último año que fue "enteramente feliz", durante los festejos del Bicentanario de la Revolución de Mayo.

Tras decir que de sus fechas patrias, el 25 de Mayo es su preferida recordó que en 2010 el país "era otra Argentina con crecimiento y trabajo".

"Ese 25 de Mayo fue perfecto, yo sentí en las calles de Buenos Aires cosas que no había sentido nunca. Tengo fresco en la memoria que éramos nueve presidentes caminando entre miles de personas, sin ningún dispositivo de seguridad. En épocas de manos duras y gatillos fáciles aquella era otra argentina, estoy absolutamente segura", criticó.

La ex presidenta recordó que ese año tuvo "una esperanza cierta" de que los argentinos "estábamos dando vuelta la historia, más allá de las diferencias, yo sentí que estábamos por primera vez en paz. Había trabajo, educación, futuro".

"Yo creo que se trata de recuperar ese espacio, ese espíritu, siento que no solo lo podemos hacer sino que también lo tenemos que hacer. Yo me siento obligada a tener que hacerlo. Por eso las decisiones porque siempre responden a convicciones profundas", expresó.

Y fue allí que invitó a su compañero de fórmula: "Estoy segura que juntos con Alberto vamos a ayudar, pero tampoco esperen que solo dos dirigentes puedan hacer todo porque esto va a exigir que cada uno de nosotros podamos celebrar un reencuentro y un contrato social que nos permita entender que no hay triunfos individuales".

Así, y en sintonía con lo que viene marcando en sus recientes intervenciones, planteó la necesidad de unidad y de un cosntrato social , algo que también compartió Fernández en su intervención.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario