Política

"Votar por Irizar y por Bonfatti es como si me votaran a mí"

Fuerte respaldo del gobernador Lifschitz a sus candidatos. Acusó a Perotti de haber armado un "rejuntado" con el kirchnerismo.

Domingo 14 de Abril de 2019

"Votar a Antonio Bonfatti y a Verónica Irizar es como votarme a mí", arenga Miguel Lifschitz. La tarde cae sobre los techos de la Gobernación, y el jefe de la Casa Gris cumple con el pedido de entrevista, haciendo un alto en sus recorridas por la ciudad. Mientras sorbe, lento pero seguro, el agua de un mate amargo, tiene ganas de declarar y está picante.

Asegura que la disputa electoral estará entre el Frente Progresista y el peronismo. No duda en señalar a Omar Perotti y a su compañera de fórmula, Alejandra Rodenas, como dos cabezas de un "rejuntado" que esconde en su interior al kirchnerismo.

En ese contexto declarativo, Lifschitz escucha la pregunta sobre los reclamos de José Corral y lanza, con dureza, dardos potentes. "La violencia en ciudad de Santa Fe está vinculada a la falta de condiciones de vida dignas para los barrios de la ciudad, la falta de servicios. Corral debería ocuparse de la ciudad de la que es intendente hace ocho años, antes que proponer alternativas para la provincia".

—Quedan dos semanas para las elecciones provinciales y municipales, ¿qué expectativas tiene respecto de los candidatos de la casa?

—Siempre tengo buenas expectativas y, en general, los resultados me han dado la razón. Tengo buenos candidatos y candidatas, respaldados por una gestión que está muy bien valorada por los santafesinos. Tanto la mía, a nivel provincial, como la de Mónica Fein, a nivel municipal. Esto contrasta fuertemente con los niveles de aprobación del gobierno nacional. Eso juega a nuestro favor, y el resto lo tienen que poner los candidatos. Aunque yo no lo diga, todo el mundo sabe que yo apoyo a Verónica Irizar, porque es de mi equipo, es muy cercana humana y personalmente. Creció políticamente al lado mío, y reconozco en ella valores para liderar un tiempo en Rosario que será distinto a los anteriores.

—¿Por qué el tiempo que viene en Rosario será distinto a los anteriores?

—Requerirá mucha voluntad, mucha decisión. Rosario necesita figuras fuertes, con personalidad al frente del gobierno. Cada una de las obras tiene la impronta de los intendentes que ha tenido la ciudad. Cuando veíamos el patio de la Madera recordábamos a Horacio Usandizaga, vemos obras en los barrios de los tiempos de Héctor Cavallero, ni hablar de Hermes Binner, las de mi gestión. Y Fein, que se ha ocupado mucho de las obras de los barrios, del plan Abre. Verónica (por Irizar) le pondrá su propia impronta, es joven, tiene 20 años menos que yo y que Mónica. Tiene fuerza, decisión.

—¿Votar a Bonfatti e Irizar es votarlo a usted?

—Sí, claro que es votarme a mí. Es votar a un proyecto, también. Muchas de las cosas que yo pude hacer tiene que ver con lo que recibí como herencia de las gestiones de Binner y Bonfatti. Lo mismo ocurrió en la ciudad, yo puse lo mío. Le di un impulso a la obra pública, le dimos un perfil valioso a la educación y la salud. Enfrentamos el problema de la seguridad y le estamos encontrando la vuelta. Con resultados que se demoran un poco más de lo previsto, pero con una tendencia que nos demuestra que estamos en un camino adecuado. A Antonio (Bonfatti), el próximo gobernador, le tocará profundizar esas políticas e interpretar las nuevas demandas de la sociedad, porque cada tiempo es distinto al anterior.

—¿Le sorprendieron las denuncias de la oposición sobre el tema de los minutos de publicidad?

—No, son chicanas de campaña. Santa Fe tiene la boleta única papel, promovido por Pablo Javkin y apoyada por el gobierno de Binner. Es el sistema más transparente del mundo, reconocido por todos los gobiernos. En Santa Fe funciona mejor que en el resto de las provincias que lo implementaron. Pensar que se puede falsear la voluntad ciudadana es algo que no tiene que ver con nuestra historia política.

—Está haciendo un juego a tres bandas. Es candidato a diputado provincial, acicatea la candidatura de Lavagna y está gobernando la provincia.

—Me imaginaba trabajando por los candidatos del Frente, para impulsar la continuidad de nuestro proyecto. Todo lo que yo hice quedaría a mitad de camino si cambiásemos de escudería para comenzar todo de nuevo. El éxito de mi gestión se va a consolidar si los proyectos que pusimos en marcha pueden tener continuidad en los cuatro años que vienen. Pero también el escenario nacional me compromete. Lo que ha ocurrido en el país, con la crisis económica compleja, a la que no se le ve ninguna salida, me impulsó a buscar una alternativa para gobernar la Argentina. Y a eso no lo puede hacer el progresismo solo, necesita de una parte del peronismo y del radicalismo. Y de una fórmula competitiva. Por el camino que vamos, si Macri es reelecto y sigue apretando el acelerador, nos vamos a caer al abismo. Y si vuelve Cristina, va a ocurrir lo mismo. No hay salida ni por un lado ni por el otro.

—¿Está diciendo que si el futuro presidente es Macri o es Cristina el futuro es el abismo?

—Sí. Es una metáfora. Vamos a una crisis muy profunda en todos los órdenes del país, económico y social. Y eso sería un gran retroceso. Para evitarlo, solamente puede hacerlo un gobierno de base amplia, con propuesta de desarrollo económico serio y responsable. Eso es lo que estamos intentando que se consolide en la Argentina.

—¿Y usted se ve como candidato a vicepresidente de Lavagna o presidente de la Cámara de Diputados de la provincia?

—Me veo en cualquiera de los dos lugares. El de Diputados es más probable, porque ya soy candidato y con cualquier resultado voy a ser diputado provincial. Si mis pares decidieran que yo sea presidente de la Cámara sería una posibilidad bastante concreta. Lo otro es más difícil hoy. La necesidad del país llevará a que los mejores dirigentes de los distintos partidos podamos trabajar en un mismo equipo. A eso aspiro.

—Sus críticas al peronismo parecen alejar la posibilidad de integrar un mismo equipo con el PJ en Alternativa Federal.

—No, yo siempre tuve críticas para el peronismo, como las tengo con el radicalismo. Y ellos las tendrán conmigo y con el socialismo. Esto no impide que frente a una situación de crisis nacional como la que vivimos no busquemos acuerdos. No necesariamente debe trasladarse a otros ámbitos, donde las disputas son distintas y no está en juego la gobernabilidad. Yo no voy a participar de la interna de Alternativa Federal, está descartado por mi parte y otros dirigentes que no formamos parte de ese espacio. El propio Lavagna fue claro respecto de que él no quiere participar de una interna dentro de un sector del peronismo. Eso no tiene futuro político.

—¿Y qué es lo que están conversando?

—La necesidad de poder conformar un espacio plural. Para garantizar competitividad para ganar las elecciones. No queremos una candidatura testimonial. Queremos romper la polarización y ganar las elecciones, con un gobierno que sea serio, responsable, que garantice la cuestión técnica pero que también tenga experiencia política como para manejar una situación muy compleja.

—Usted dijo que en Santa Fe hay solo dos proyectos en pugna.

—Sí, los únicos dos que tienen chance de ganar la Gobernación. Uno es el proyecto progresista, encabezado por Bonfatti, que representa la continuidad de un modelo de intervención sobre el Estado y de políticas públicas, que avanzó permanentemente en todo tipo de obras, y el otro proyecto, que es el que encabeza Perotti. Ese proyecto de Perotti es el de un viejo peronismo que se ha rejuntado para las elecciones. Está compuesto por gran cantidad de tribus que no compatibilizan entre sí, entre ellas el kirchnerismo, que se disimuló adentro de la estructura de Perotti-Rodenas. Constituyen un problema para la gobernabilidad de la provincia. Atrás de eso no hay equipos ni propuestas. Santa Fe avanzó demasiado como para volver doce años atrás.

—Rodríguez Larreta dijo que ningún gobierno le dio tanta plata a Santa Fe como el de Macri.

—No es por Macri ni por la voluntad del gobierno, sino por la lucha que llevó adelante Santa Fe, en soledad durante muchos años, y que terminó con un fallo de la Corte que obligó al gobierno nacional a restituirnos a nosotros, Córdoba y San Luis el 15%. Si hubiera sido por el gobierno nacional eso no se producía. Fue producto de la lucha de Santa Fe, del coraje de Binner. Al hacer esa presentación en la Corte y el haberla continuado hasta el fallo histórico nos permite aumentar esa coparticipación. Fue la primera vez que el máximo tribunal falla a favor de una provincia, en contra del gobierno nacional.

—Tanto Corral —que basa su campaña exclusivamente en la inseguridad— como Bullrich plantean reducir la deuda de la Nación mediante el envío de fuerzas federales.

—Me causan un poco de gracia las cosas que dice Corral. Santa Fe tiene picos de violencia importante, pero no tiene organizaciones delictivas como las que hemos tenido nosotros. No es una ciudad portuaria como la nuestra, que justifique la presencia de organizaciones vinculadas al narcotráfico. La violencia en la ciudad de Santa Fe está estrictamente vinculada a la falta de condiciones de vida dignas para los barrios de la ciudad, la falta de servicios, la existencia de conflictos interpersonales entre familias de escasos recursos. Corral debería ocuparse de la ciudad de la que es intendente hace ocho años, antes que proponer alternativas para la provincia. A su vez, le digo que la propuesta que hace Corral de cambiar agentes federales por deuda es ridícula, absurda, impropia de un dirigente de la provincia de Santa Fe. Los gendarmes y la Policía Federal son de la Nación. Se financian con los recursos que aporta la totalidad de las provincias, los contribuyentes. La obligación de las fuerzas federales es colaborar con la seguridad de las provincias, sin cobrar un peso. Es como si yo le quisiera cobrar los servicios policiales a intendentes y presidentes de comuna. La deuda debe cobrarse para hacer obras de infraestructura, que es lo que resolvió la Legislatura en la provincia de Santa Fe. Ni siquiera sabe Corral que hay una ley que sus propios diputados provinciales votaron.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});