Política

Videla dijo que la Iglesia lo "asesoró" con los desaparecidos

Ahora, aseguró que altos dignatarios de la Iglesia católica "nos asesoraron sobre la forma de manejar" el tema de la desaparición de personas, entre los que mencionó a algunos ex obispos como Raúl Primatesta e incluso el ex nuncio apostólico Pío Laghi.

Lunes 23 de Julio de 2012

El ex dictador Jorge Rafael Videla hizo nuevas confesiones sobre el accionar represivo del gobierno de facto que encabezó en los años '70. Ahora, aseguró que altos dignatarios de la Iglesia católica "nos asesoraron sobre la forma de manejar" el tema de la desaparición de personas, entre los que mencionó a algunos ex obispos como Raúl Primatesta e incluso el ex nuncio apostólico Pío Laghi.

Los dichos de Videla fueron publicados en la última edición de la revista El Sur, de la ciudad cordobesa de Río Cuarto, y trascriben tres encuentros del ex dictador con el periodista Adolfo Ruiz, los días 6 y 13 de agosto, y el 18 de octubre de 2010, en la cárcel de Bouwer, donde estaba alojado mientras se sustanciaba un juicio oral en su contra —fue finalmente condenado— en la capital mediterránea. La demora en la publicación, explica la revista, se debió a que Videla puso como condición que se hiciera recién cuando hubiera abandonado la provincia de Córdoba. En el tiempo transcurrido desde esa fecha, el ex dictador también dio dos entrevistas: a la revista española Cambio 16 y al periodista argentino Ceferino Reato.

Videla sostuvo que "hacia el final de mi mandato, entre el 80 y el 81, se llegó a evaluar la posibilidad de publicar la lista, blanquear los desaparecidos", pero explicó que "no era tan fácil, porque además íbamos a estar expuestos a la contra pregunta. Si a una madre le decíamos que su hijo estaba en la lista, nadie le impediría que preguntara ¿dónde está enterrado, para llevarle una flor? ¿quiénes lo mataron? ¿por qué? ¿cómo lo mataron? No había respuestas para cada una de esas preguntas, y creímos que era embochinchar más esa realidad, y que sólo lograríamos afectar la credibilidad. Entonces en ese momento no se quiso correr ese riesgo".

Enfatizó que "la repregunta es un derecho que todas las familias tienen. Eso lo comprendió bien la Iglesia y también asumió los riesgos". Al respecto, aseveró que "la desaparición de personas fue una cosa lamentable en esta guerra. Hasta el día de hoy la seguimos discutiendo. En mi vida lo he hablado con muchas personas. Con Primatesta, muchas veces. Con la Conferencia Episcopal Argentina, no a pleno, sino con algunos obispos. Con ellos hemos tenido muchas charlas. Con el nuncio apostólico Pío Laghi. Se lo planteó como una situación muy dolorosa y nos asesoraron sobre la forma de manejarla. En algunos casos, la Iglesia ofreció sus buenos oficios, y frente a familiares que se tenía la certeza de que no harían un uso político de la información, se les dijo que no busquen más a su hijo porque estaba muerto", reconoció Videla.

"Es como dijo Ortega y Gasset. Mis circunstancias me llevaron a esto", dijo excusándose, ante la consulta sobre si alguna vez se sintió preparado para ejecutar ese plan represivo. "Jamás me imaginé conduciendo una guerra de este tipo. Nosotros como militares estamos preparados para matar y para morir en la guerra, pero no en una guerra así", sentenció.

Sobre las torturas, robos de bebés y saqueos, Videla consideró que "cuando se da tanto poder y libertad de acción a una fuerza como el Ejército, es inevitable que muchos utilicen estas libertades en beneficio propio. Da lugar para múltiples bajezas humanas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS