Política

Una santafesina, al frente de la convención nacional de la UCR

Por primera vez en su historia, una mujer queda al frente de la convención nacional de la UCR. La ex legisladora santafesina Lilia Puig de Stubrin fue elegida ayer presidenta del máximo órgano partidario luego de un acuerdo entre todos los sectores del radicalismo.

Sábado 24 de Noviembre de 2012

Por primera vez en su historia, una mujer queda al frente de la convención nacional de la UCR. La ex legisladora santafesina Lilia Puig de Stubrin fue elegida ayer presidenta del máximo órgano partidario luego de un acuerdo entre todos los sectores del radicalismo. Sin embargo, el cónclave se vio envuelto en acciones de violencia.

El chubutense Santiago López (ex miembro de la Conadep) fue designado vicepresidente, impulsado por la corriente opositora encabezada por los convencionales porteños y bonaerenses que responden a Leopoldo Moreau y Federico Storani.

La "mesa chica" quedó integrada por cinco dirigentes aliados a la conducción nacional y dos a la oposición, dentro de un cuerpo más amplio que integra a 26 autoridades que, como principal objetivo, tendrá que trabajar para reformar la carta orgánica y definir la política de alianzas de cara a las legislativas de 2013.

El debate sobre las alianzas quedó fuera de la agenda de la cumbre a fin de evitar discusiones entre la corriente cercana al socialismo y los dirigentes vinculados al PRO, luego de un año difícil para la UCR por la crisis poselectoral.

La exclusión del debate no evitó los enfrentamientos, esta vez a las trompadas, entre militantes que respondían a Moreau y un grupo con remeras del intendente de San Isidro, Gustavo Posse, cercano al macrismo.

Luego de una tensa convivencia en la bandeja principal a la espera del inicio de la cumbre, los golpes empezaron en el hall del comité capital y terminaron en la calle, donde los comerciantes cerraron sus locales.

Los incidentes comenzaron cuando un militante tildó a Posse "de derecha". Tras la gresca, quedaron tres heridos, el más grave con un corte en la cabeza. "Posse trajo barras de Chicago, son incontrolables", denunció Moreau tras los incidentes.

Mientras afuera intercambiaban golpes, adentro Puig de Stubrin ofrecía su mensaje de asunción, hasta que el nieto del ex presidente Arturo Illia entró corriendo al salón e intento tomar el micrófono para advertir: "Afuera se están matando".

Puig de Stubrin, que tiene mandato por cuatro años en reemplazo de Hipólito Solari Yrigoyen, apenas interrumpió su mensaje por algunos segundos, mientras varios convencionales salían a calmar a la militancia.

"¡Venimos las mujeres a la conducción partidaria! Esto lo logramos luego de una lucha de muchos años en todo el país, en los que aprendimos a buscar la defensa de nuestros derechos desde recovecos", indicó la mujer ante los convencionales.

Con críticas al gobierno de Cristina Kirchner, la dirigente remarcó que el radicalismo "es el único partido, además del peronismo, que ha gobernado el país" y subrayó: "No nos van a venir a explicar cómo se hace, son ellos los que no saben gobernar el Estado".

Además, adelantó que una de sus principales tareas será "modernizar la UCR" a partir de una propuesta de reforma de la carta orgánica y, luego de destacar su trayectoria como docente universitaria, advirtió a propios y ajenos: "No crean que vamos a reunirnos una vez por semana como hasta ahora".

El presidente de la UCR, Mario Barletta, destacó a su turno que "hoy el radicalismo es el único partido de la oposición, capaz de canalizar organizadamente, en todo el territorio nacional, el reclamo que la sociedad hace sentir en las calles y el único capaz de vertebrar con los otros partidos y las distintas fuerzas sociales, una alternativa política a este gobierno k".

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario