Política

Una patota de la Uocra agredió a balazos a delegados opositores

Nueve delegados del sindicato de la construcción Uocra resultaron heridos y uno de ellos quedó parapléjico tras ser atacados a balazos desde un automóvil por otra fracción del gremio a pocos metros de la casa de una de las víctimas, ubicada en la ciudad bonaerense de Florencio Varela.

Lunes 23 de Abril de 2012

Nueve delegados del sindicato de la construcción Uocra resultaron heridos y uno de ellos quedó parapléjico tras ser atacados a balazos desde un automóvil por otra fracción del gremio a pocos metros de la casa de una de las víctimas, ubicada en la ciudad bonaerense de Florencio Varela.

Así lo informaron fuentes sindicales y policiales, y señalaron que por el hecho fueron detenidos ocho hombres, entre ellos el jefe de la filial Lomas de Zamora del gremio, Walter Leguizamón, en "ocho allanamientos" ordenados por la Justicia, en los que se decomisaron "cuatro armas de fuego".

El delegado que quedó con parálisis en la mitad inferior del cuerpo, de 23 años, fue internado con cuatro balazos en una clínica del barrio porteño de Balvanera perteneciente a la obra social de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), gremio conducido a nivel nacional por Gerardo Martínez.

La salud del joven quedó comprometida debido a que uno de los proyectiles impactó en la zona de la columna y dañó la zona de la médula, mientras que otro le perforó un pulmón.

La víctima, en primera instancia, fue atendida en el hospital Mi Pueblo, de Florencio Varela, donde también fueron asistidos los otros heridos, tres de los cuales debieron quedar en observación, mientras que los cinco restantes recibieron el alta médica y dejaron el establecimiento sanitario.

El episodio ocurrió a las 5.30 del sábado cuando las víctimas se despedían luego de celebrar por anticipado en la casa de una de ellas el Día del Trabajador de la Construcción.

Esos hombres fueron baleados desde un auto Volkswagen Fox negro, con cinco ocupantes, que circulaba a alta velocidad y se detuvo para concretar el ataque, para retomar su marcha con la misma intensidad.

"«Aguante Leguizamón», gritaron y tiraron", denunció ayer el delegado propietario de la casa en la que las víctimas celebraban el Día del Trabajador de la Construcción. El representante sindical, quien evitó mencionar su identidad, agregó: "Menos mal que estábamos en la esquina, si no, iban a entrar en mi casa. Y yo vivo con diez sobrinos".

Los traidores. "Walter Leguizamón es el cabecilla de todo esto: lo arma él y tiene los sicarios que hacen el trabajo. Pero da la casualidad que esa madrugada estaba en el auto (desde el cual se efectuaron los disparos)", denunció. Al referirse a la filial de la Uocra de Lomas de Zamora, acusó: "Es una cuna de ladrones".

El delegado denunció que los conductores de esa sección brindan "cobertura" a cambio de dinero a empresarios para que tomen albañiles "en negro", asegurándoles que no tendrán inspecciones en sus respectivas obras en construcción ni trabajadores que hagan presentaciones por la irregularidad.

El representante sindical contó que, hace dos meses, delegados de esa filial lo atacaron "a palazos" y lo expulsaron de una obra en construcción de Lomas de Zamora, al tiempo que aseguró que efectuó una denuncia al respecto en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de esa ciudad bonaerense. Además, manifestó que lo "amenazaron de muerte" y le dijeron que iban a asesinar a su "familia".

Al aludir al compañero que peores consecuencias sufrió en el ataque, lamentó: "Quedó parapléjico: le reventaron la médula. Tiene cuatro heridas de bala y perdió un pulmón. Destruyeron una familia, la de este muchacho de 23 años, un trabajador", enfatizó.

Por último, atribuyó a la filial de la Uocra de Lomas de Zamora el ataque contra otro trabajador de la construcción a principios de año en el barrio Santa Rosa, de Florencio Varela. "Pasó algo con el compañero Giménez, quien fue también herido de bala por esta misma gente cuando viajaba con su hija de seis años", denunció.

Allanamientos. El jefe de la policía bonaerense, el comisario general Hugo Matzkin, definió como "hecho realmente grave" al ataque y precisó que personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Quilmes concretó en la madrugada del domingo "ocho allanamientos", tras los cuales "ocho personas quedaron a disposición de la Justicia".Fueron decomisadas "cuatro armas de fuego": tres pistolas calibres 45 milímetros, 9 y 11,25, además de una carabina 22 y una gran cantidad de proyectiles.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario