opinión

Un gol sobre la hora que vale más de tres puntos para el gobierno nacional

El acuerdo con los acreedores fue la primera conquista significante. Cristina mirará a Santa Fe a la hora de componer las listas legislativas.

Jueves 06 de Agosto de 2020

Debe decirse con todas las letras: al acordar con los principales acreedores, el gobierno metió un gol de esos que valen más de tres puntos.

Se trata, incluso, de la única conquista significante de Alberto Fernández desde que asumió como presidente, al margen de las buenas marcas que en la sociedad dejaron las primeras decisiones sobre el coronavirus.

Aunque el país se ahorre unos 40 mil millones de dólares, el acuerdo tiene más significación política, gestual e interpretativa que consecuencias económicas inmediatas. Se comprobó que Argentina no es Venezuela. Fernández vuela a veces según la dirección del viento, pero aquí tuvo un norte positivo. Es más, el acicate de Cristina para acercarse a los acreedores demostró que lejos esta de ser una Juana de Arco conjetural.

Los que más saben de la relación Cristina-Alberto Fernández señalan que una de las motivaciones que la impulsaron a la ex presidenta a designar al candidato a jefe del Estado en 2019 fue, precisamente, el tema de la deuda. "Hay cosas que Alberto puede hacer y yo no", admitió alguna vez. Una de ellas, la principal, tiene que ver con la relación con los poderosos del mundo, con los grupos de bonistas que cortan el bacalao de la deuda.

Zafar del default

También el jefe del Estado podrá celebrar la puesta en práctica de una consigna que superó la prueba de la blancura: "No quiero ser el presidente del default". En verdad, iba a ser el presidente del décimo default de la Argentina. Así como se lo critica en esta columna a Fernández cada vez que comete un error, con honestidad intelectual se le reconoce el mérito de haber alcanzado el acuerdo.

Martín Guzmán resultó una buena elección para acordar lo que el peronismo gobernante necesitaba a la hora de acomodar la estantería y enviar una señal de previsibilidad. Alejado de la pedantería de ministros de Economía peronistas y macristas que lo antecedieron, Guzmán demostró ser bastante más que un ministro "con pinta de ayudante de cátedra", como lo catalogó un analista político.

Se nota en los últimos días un intento de la Casa Rosada de reanimar ese elefante dormido (léase gabinete) que no tiene ni siquiera buenos voceros. El Plan Procrear, los anuncios que se esperan para la clase media y el acuerdo con los acreedores deben anudarse a la decisión de terminar con la idea de avanzar con Vicentin.

Todas estas medidas racionales tocan directamente al gobierno santafesino. Omar Perotti temblaba cada vez que escuchaba supuestos intentos de radicalización presidencial para caer en las manos de Cristina, que formó parte del primer anuncio sobre la marcha de las negociaciones con los bonistas, pero después desapareció de la escena. Como hizo la senadora Fernández Sagasti con Vicentin.

Cristina y Santa Fe

De todos modos, sí tiene la ex presidenta una idea fija: la de mantener bajo control remoto al Senado, ámbito en el que se podría complicar el dictado de una ley para aumentar el número de integrantes de la Corte Suprema por no gozar de una mayoría especial. Para eso están las elecciones de 2021, podría decir Cristina.

Y, en ese sentido, Santa Fe formará parte de una de las instancias electorales a senador, que también involucra a Catamarca, Chubut, Córdoba, Corrientes, La Pampa, Mendoza y Tucumán. De todas esas provincias, Santa Fe y Tucumán podrían resultar las más beneficiosas para el Frente de Todos. Y Cristina no querrá perder bancas.

Se advierte (y esto será tema de una columna más explicativa al respecto) que las tensiones en el peronismo para designar los cargos estarán a la orden del día. Habrá un té para tres: Fernández, Perotti y Cristina. Hay un antecedente en 2019, cuando Cristina priorizó la candidatura del rafaelino a gobernador y le dio la orden al resto de los pretendidos precandidatos de bajarse de los respectivos caballitos de madera.

¿Vendrá la devolución de favores a la hora de componer las listas para los comicios legislativos de 2021? La política, se sabe, es el arte de lo posible. Entre muchas otras variantes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario