Política

Un comandante de Gendarmería será el segundo de Lamberto en Seguridad

La Casa Gris decidió remover del cargo a Matías Drivet, procurando otra impronta en un área clave y sensible. El lunes próximo asumirá Gerardo Chaumont como secretario de Seguridad Pública.

Sábado 18 de Octubre de 2014

Apremiado por los efectos de la inseguridad, el gobierno santafesino decidió nombrar a un comandante general de Gendarmería (retirado) al frente de la Secretaría de Seguridad Pública. Gerardo Chaumont asumirá el lunes, a las 12, en reemplazo de Matías Drivet.

Además de un cambio de nombres, la designación de Chaumont significa una modificación notoria de paradigma en el abordaje de la cuestión de la seguridad: Drivet, un teórico del Derecho Penal, será reemplazado por un ex subdirector nacional de Gendarmería con experiencia operativa y práctica en el terreno.

El gobernador Antonio Bonfatti tenía decidida desde la semana pasada la salida de Drivet, a quien desde el interior del Ejecutivo veían como una figura desdibujada en un escenario de crisis por los múltiples hechos de inseguridad, que siempre terminaban exponiendo al titular de la cartera, Raúl Lamberto.

Incluso, la decisión de anunciar la modificación podría haber ocurrido el día jueves, pero, desde el corazón de la Casa Gris creyeron que no era oportuno porque sería leído como una decisión arrancada por el radicalismo tras la decisión del intendente de Santa Fe, José Corral, de prohibir la venta de armamento y municiones, y del vicegobernador Jorge Henn de convocar a la Cámara de Senadores durante la ausencia del gobernador Bonfatti.

"La gran Berni". La designación de Chaumont (se desempeñó como jefe de policía de la ONU en Haití, República Centroafricana, República del Chad, Costa de Marfil y República Democrática del Congo) parece querer replicar parte del esquema del gobierno nacional en materia de seguridad. En ese ámbito, la cabeza operativa es Sergio Berni, funcionario con rango militar y cabeza visible en los operativos de territorio. Como rareza, la ministra de Seguridad, Cecilia Rodríguez, tiene un perfil mucho más bajo que su subordinado.

"Vamos a dar un golpe de timón muy pronunciado", les había anticipado Bonfatti a unos pocos dirigentes y legisladores del socialismo en la previa a la designación de Chaumont, quien es el segundo gendarme designado en el gabinete. Hace pocas semanas José Ricardo Spadaro asumió como titular de la Secretaría de Análisis y Articulación de Procesos Interministeriales.

Los alarmantes episodios de inseguridad que se registran en la provincia de Santa Fe preocupan al gobierno, que, al margen de las explicaciones públicas, sabe que la situación erosiona su imagen de gestión en el año previo a un proceso electoral que tendrá a la agenda política cabalgando sobre la cuestión.

El ministro Lamberto prefirió ayer rechazar que el nombramiento de Chaumont implique un cambio de rumbo al afirmar que "no es un cambio de dirección sino una ratificación del camino tomado por el gobernador. Se trabajó durante mucho tiempo en un sentido concreto", y aclaró que "ésta es una decisión que se ha tomado pensando en dar continuidad y profundizar el Plan de Seguridad Democrática, especialmente en una etapa compleja y sensible pero fundamental, como la que debe asumir el nuevo secretario en cuanto a la operatoria y presencia policial".

Hasta aquí la voz cantante y casi omnipresente en materia de seguridad ha sido la de Lamberto, algo que se quiere modificar en la práctica concreta, llevando al territorio operativo a un nuevo protagonista.

Aunque Drivet continuará en el gobierno santafesino, su figura como número dos del Ministerio de Seguridad estaba desgastada. Si bien para Lamberto la salida no será de efecto neutro —Drivet lo acompaña desde los tiempos en que el hoy ministro era diputado provincial— los objetivos del gobernador para lo inmediato están estrictamente ligados a dar respuesta a lo que es la principal preocupación de los santafesinos, y de los rosarinos en particular: mayor presencia de las fuerzas de seguridad provinciales en práctica y gestualidad.

El interrogante, también inmediato, es saber cómo convivirá la policía con un superior que proviene de una fuerza federal como es Gendarmería. Hoy por hoy, los rosarinos tienen un visión crítica de la policía provincial y, por el contrario, recibieron con alivio y expectativa la llegada de los gendarmes. En este contexto, los efectivos de las fuerzas federales tendrán a uno de los suyos coordinando las operaciones.

Desde el lunes al mediodía, momento en el que asuma Chaumont —y al margen de las interpretaciones interesadas—, comenzará desde lo formal una nueva etapa en el intento oficial de dar respuestas concretas a los reclamos por la inseguridad. Habrá que esperar si la realidad —al fin los resultados— se amolda a las expectativas y las intenciones.

Drivet seguirá con otro cargo

El acto de asunción de Gerardo Chaumont como mano derecha de Lamberto se realizará el próximo lunes, a las 12, en la sede del Ministerio de Seguridad, en la ciudad de Santa Fe. En tanto, el saliente subtitular de esa repartición, Matías Drivet, no se quedará afuera del gobierno del Frente Progresista: continuará en el equipo de la Casa Gris "trabajando en la concreción de los objetivos formulados en el Plan de Seguridad Democrática", explicó la Gobernación".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario