Política

Un chico argentino tomó por sorpresa al Papa Francisco

Wenzel Eluney, de 7 años, subió al escenario para jugar en plena audiencia. El Pontífice festejó su actitud.

Miércoles 28 de Noviembre de 2018

Un chico argentino se robó la atención de los fieles católicos al escapar de las manos de las manos de su madre y correr hacia el podio del Papa Francisco durante una audiencia general. Logró librarse de un miembro de la Guardia Suiza y se puso a jugar detrás de la silla del Pontífice.

La madre del niño habló brevemente con el Papa mientras intentaba llevarse a su hijo y, después de escucharla atentamente, permitió que el pequeño siguiera jugando a su alrededor.

"Este niño no puede hablar. Es mudo. Pero puede comunicarse", declaró Francisco ante cientos de peregrinos. "Y tiene algo que me hizo pensar: él es libre. Revoltoso... pero es libre", agregó ante la risa de la audiencia. "Pidamos a la gracia (de Dios) que pueda hablar", agregó.

A la salida de la audiencia los padres del niño, argentinos, pero que viven en Italia desde hace años, explicaron a los medios que la acción del niño "no estaba programada" y que es "una de esas cosas hermosas que regala Dios".

"Wenzel estaba un poco aburrido y, sin esperanza de que fuera a hacerlo, le dijimos que si quería saludar al Papa, que fuera. ¡Y no lo pensó dos veces: fue!", relató el padre del niño.

La madre contó que Wenzel Eluney tiene "un autismo bastante grave, no verbal" y que "nunca obedece", pero que cuando le dijo en broma que fuera a saludar al Papa, lo hizo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});