Política

"Todos los santafesinos serán escuchados por nuestro gobierno"

Decisión 2015. El candidato del Frente Progresista Cívico y Social, Miguel Lifschitz, se atribuyó el triunfo antes de que el escrutinio provisorio lo posicionara en el primer lugar.

Lunes 15 de Junio de 2015

Sólo con los resultados de las denominadas mesas testigo en mano, lo que constituyó una jugada osada, el candidato a gobernador del Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS), Miguel Lifschitz, se proclamó anoche ganador de las elecciones generales. En ese marco, el socialista prometió una gestión “de diálogo y disertación” que buscará “escuchar la voz de los santafesinos”.
  Poco antes de las 22, y al tiempo que el principal salón del Patio de la Madera (histórica base del socialismo y sus aliados) comenzaba a poblarse de candidatos, funcionarios provinciales y municipales y militantes frentistas, los principales referentes de la coalición oficialista coparon un escenario que, a modo de telón de fondo, multiplicaba la iconografía partidaria a través de tres grandes pantallas de LED. De inmediato, el sonidista  silenció el mix musical de Calle 13, Estelares y Andrés Calamaro que amenizaba la espera.
  A los resultados de las históricas mesas testigo desgranados por el diputado provincial Eduardo Di Pollina les siguieron las palabras de Mónica Fein, enfervorizada por la proyección favorable en Rosario (ver página 9). Y, tras una ráfaga de la cumbia que lo acompañó a lo largo de la campaña, llegó el turno de Lifschitz, quien advirtió que la elección fue “difícil, peleada y voto a voto” y, de inmediato, enfatizó que el Frente Progresista “ganó otra vez en Rosario y la provincia”. La militancia estalló en aplausos y cánticos.
  Por entonces se había escrutado el 65 por ciento de las mesas y el socialista estaba segundo. No obstante, el postulante hizo hincapié en que la elección fue “pareja” y que el oficialismo, según los relevamientos propios, le ganaba por “medio punto” a su rival directo de Unión PRO, Miguel del Sel.
  Las conclusiones tempranas de Lifschitz tuvieron dos detonantes: la certeza de que el escrutinio provisorio oficial terminaría ratificando los porcentajes de las mesas testigo (difundidos más tarde que en otras oportunidades) y la decisión de primerear el anuncio de la victoria de Del Sel por parte de Mauricio Macri, líder del PRO, a través de la prensa porteña, según deslizó a La Capital una fuente frentista.
  “Seguro que en pocos minutos más. y a medida en que avance el escrutinio provisorio, estarán confirmándose los datos”, argumentó Lifschitz desde el escenario, para luego resaltar los triunfos oficialistas en “Rosario, Santa Fe capital, Villa Gobernador Gálvez y en muchísimas comunas y ciudades del interior”. De todos modos, y a sabiendas de la reacción por venir de parte de sus contendientes, alertó: “Tendremos que defender los resultados en el escrutinio definitivo”.
  De cara a la militancia y frente a múltiples cámaras de televisión y fotográficas, Lifschitz estuvo flanqueado por su compañero de fórmula, el radical Carlos Fascendini; el gobernador Antonio Bonfatti y los diputados nacionales Hermes Binner y Margarita Stolbizer (candidata a presidenta por el GEN).
  Sobre las tablas también se hicieron ver la concejala María Eugenia Schmuck y el diputado nacional Pablo Javkin (CC), otrora contendiente de Fein en las primarias abiertas de abril pasado.
  Asimismo, Lifschitz felicitó a sus rivales —a quienes no nombró— y aseguró: “Vamos a gobernar con todos y para todos”. En ese sentido, prometió una gestión con impronta de “diálogo y disertación” que apuntará a “escuchar la voz de los santafesinos”.
  “Tenemos que agradecer a los que confiaron en el Frente Progresista una vez más, pero también reconocer a todos esos santafesinos que votaron a los restantes candidatos. Serán escuchados por nuestro gobierno”, subrayó.
  Asimismo, Lifschitz calificó al resultado de los comicios como un “triunfo de la militancia y la unidad del Frente Progresista” e hizo hincapié en que “los dirigentes de los ocho partidos (que conforman la coalición) se pusieron al hombro esta campaña”. Una lluvia de papelitos plateados marcó el final de los discursos.
  Minutos después, la leve ventaja que tenía Del Sel se fue achicando. Al filo de las 23, Lifschitz quedó en primer lugar, donde permaneció hasta completarse el recuento provisorio. En las puertas del centro de convenciones, un grupo de militantes celebraba y replicaba al PRO: “Mirá. mirá, mirá, sacale una foto, se van a Buenos Aires con el culo roto”. Fue el cierre, sin eufemismos, de una intensa jornada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS