Política

Timerman citó al jefe de la embajada de EEUU y amenazó con expulsarlo

Consecuencia del fallo Griesa. Se trata de Kevin Sullivan, quien juzgó "importante que Argentina salga del default". Para el gobierno, "coincide con los buitres".  

Miércoles 17 de Septiembre de 2014

El canciller Héctor Timerman se reunió ayer con el encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos en el país, Kevin Sullivan, y le expresó el "profundo malestar" del gobierno nacional por haber dicho "que era importante para la Argentina salir del default", y le advirtió que si se repetía estas "intromisiones en los asuntos internos" del país sería expulsado.

En encuentro en el Palacio san Martín se concertó luego de que Timerman citara a Sullivan luego de que éste afirmara, en una entrevista al diario Clarín, que "es importante que Argentina salga del default lo antes posible para poder retornar a la senda de crecimiento económico sustentable y atraer la inversión que necesita".

En la misma entrevista, Sullivan adelantó que EEUU no respaldará el mecanismo legal propuesto por Argentina en las Naciones Unidas para una regulación en los mecanismos de reestructuración de deuda de los países, que fue aprobado por 124 votos, 11 en contra y 41 abstenciones.

Tras el encuentro con el funcionario norteamericano, Timerman hizo saber el enérgico rechazo de la Casa Rosada a "las impropias declaraciones" del diplomático y le advirtió que "de repetirse este tipo de intromisiones en los asuntos internos de la República Argentina se adoptarán las más severas medidas estipuladas en la Convención de Viena sobre la conducta de los representantes diplomáticos".

Compromisos honrados. En el cónclave, el canciller le explicó a Sullivan que "la Argentina ha honrado todos sus compromisos en tiempo y forma en las condiciones que lo ha acordado en el 2005 y el 2010 y lo seguirá haciendo".

Además, Timerman le recordó que "el propio gobierno norteamericano conoce las consecuencias perversas de la sentencia del juez (neoyorquino, Thomas) Griesa, tal como expresó en abril de 2012 en su presentación como amicus curiae de la República Argentina, cuando sostuvo que «la interpretación de la cláusula pari passu puede permitir que un solo acreedor frustre la implementación de un plan de reestructuración con apoyo internacional»".

Dólares depositados. "La Argentina no tiene deudas en cesación de pagos con Estados Unidos ni con ningún otro país. Muy por el contrario, con fecha 30 de julio del corriente año el país ha erogado el primer vencimiento del acuerdo firmado con los países miembro del Club de París por un importe de 642 millones de dólares", precisó el jefe de la diplomacia nacional a Sullivan, máxima autoridad de la embajada estadounidense en Buenos Aires mientras no se designe al sucesor de Vilma Martínez.

Sin asidero. Según el gobierno, "los dichos de Sullivan sobre un supuesto default no tienen ningún asidero fáctico, sino que coinciden con la postura de los fondos buitre en contraposición con los intereses del 92,4 por ciento de los acreedores que han aceptado la reestructuración de la deuda".

La afirmación de Sullivan que molestó al gobierno y disparó la dura amonestación de Timerman fue: "Es importante que la Argentina salga del default lo antes posible para poder retornar a la senda del crecimiento económico sustentable y atraer la inversión que necesita".

En ese marco, Timerman expresó que "la Argentina deplora que Estados Unidos no haya aceptado dirimir las responsabilidades de su Estado por el daño ocasionado por su Poder Judicial ante la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas, donde jueces independientes hubieran resuelto la cuestión aplicando criterios legales, equitativos y justos".

Asimismo, el canciller argentino lamentó que "Estados Unidos no se haya unido al amplio consenso (124 votos, 11 en contra y 41 abstenciones) logrado en las Naciones Unidas sobre la necesidad de establecer un marco legal regulatorio para la reestructuración de deudas soberanas y deploró que durante las negociaciones no haya tenido una actitud cooperativa".

"Injerencia indebida en la soberanía"

El jefe de gabinete, Jorge Capitanich, juzgó ayer “incorrectas y desafortunadas” y como “una injerencia indebida” las expresiones de Kevin Sullivan. “La Argentina paga y cumple sus obligaciones, y el nivel de cumplimiento está garantizado por la capacidad de pago. Argentina ha propiciado un proyecto de reestructuración de deuda” que tuvo una aceptación del “92,4 por ciento” de los bonistas, contrapuso el funcionario al hablar con la prensa en la Casa Rosada. Según expresó Capitanich, los Los dichos de Sullivan fueron expresiones “incorrectas, inapropiadas, desafortunadas y constituyen una injerencia indebida en la soberanía de un país”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario