Política

"Tengo capacidad de liderazgopara ser intendenta de Rosario"

La concejal Verónica Irizar aceptó el desafío que le propusieron Miguel Lifschitz y Mónica Fein.

Domingo 09 de Diciembre de 2018

Llegó una carta desde el frente, y Verónica Irizar se convirtió en la chica de la tapa. A los 43 años, el destino, la política, el gobernador Miguel Lifschitz y la intendenta Mónica Fein golpearon a su puerta y le ofrecieron ser la candidata del socialismo a la Municipalidad de Rosario. Y allí está Irizar, aceptando el desafío, que la encontró releyendo Rayuela, de Julio Cortázar, como militante progre que se precie.

Sabe la actual concejala cuáles son las prioridades en las demandas de los rosarinos, y quiere sintonizar con ese tono que brota de los barrios. Apunta a innovar en materia de seguridad y a profundizar las otras dos cuestiones urgentes: los controles y el orden. "Creo conjugar la renovación y la experiencia de gestión. Creo tener capacidad de liderazgo para construir una ciudad distinta", apunta la blonda candidata, antes de salir al redil.

—¿Se imaginaba hace seis meses que iba a ser la candidata del socialismo?

—No. Siempre tuve un gran desafío, como es el de ser intendenta de Rosario. Hace muchos años que trabajo por la ciudad, y que conozco tanto a los rincones como a los actores. Y, por supuesto, a la gente. Siempre dije que me entusiasmaba, que era un desafío. Pero no me imaginé que llegara este momento. Fue emocionante saber que mi nombre produjo una síntesis para encabezar esta nueva etapa del proyecto. Voy a representar un nuevo ciclo para la ciudad, soy de una generación que debe hacerse y cargo y ser la protagonista de lo que viene. De mis 43 años, casi la mitad me preocupé por formarme, por estudiar. Pero también hay que conocer a la ciudad. Yo amo a esta ciudad, y lo mejor está por venir.

—Algunos pueden preguntarse cómo es que "lo mejor está por venir", dicho por una socialista, cuando ese partido gobierna hace 30 años.

—Yo amo a esta ciudad. En una primera etapa del socialismo y del Frente progresista se soñó un futuro para Rosario, y se logró transformarla. Hubo un montón de dirigentes que soñó la ciudad y la transformó. Creyeron que el futuro era la costa, los espacios públicos, el nuevo sistema de salud pública, los distritos, el tríptico de la infancia. Y esto es de todos. El Heca no es del socialismo, la isla de los inventos, tampoco. Es de los rosarinos. Quiero mirar hacia el futuro, pero partiendo de la nada. Sobre lo que construimos, sobre esa base, hacer lo nuevo.

—¿Es la candidata del gobernador y de la intendenta?

—No soy la candidata de algún individuo, sí de miles de rosarinos y rosarinas que no quieren retroceder. No quieren que a Rosario le vaya como a la Nación. Por eso, estos días sentí el apoyo de muchos independientes. Creo conjugar la renovación y la experiencia de gestión. Creo tener capacidad de liderazgo para construir una ciudad distinta.

—El Frente progresista salió tercero en las elecciones a concejal. ¿Por qué habría de ganar ahora los comicios a intendente?

—El resultado del 2017 fue un mensaje. Los rosarinos nos pidieron que hagamos las cosas de otra manera. Y, a partir de eso, ahora hay una mayor valoración. Y, ahora, es un escenario distinto. En 2017 se nacionalizó, fue el momento de Cambiemos por el valor de la marca. Y fue la discusión de la grieta, o se estaba de un lado o del otro. Hoy se discute, se debate, quién gobernará la ciudad. Yo no quiero hablar de los otros, quiero hablar de mí. Tengo compromiso, pasión y alegría por lo que hago. Soy una mujer activa, no doy grandes discursos ni tengo una gran oratoria. Soy de las que hacen, me gusta hacer. Y no estoy sola. Lo hecho hasta acá es el punto de partida para una nueva Rosario, más innovadora y segura. Y quiero que sea la ciudad de a igualdad entre hombres y mujeres. Ser mujer me aporta esa cuota de compromiso social.

—¿El rival a vencer son los 30 años del socialismo en el gobierno, es el paso del tiempo o la oposición propiamente dicha?

—Hace treinta años yo tenía nada más que trece años. El paso del tiempo no es ni bueno ni malo. El proyecto del Frente Progresista se transformó en el gobierno, a diferencia de muchos proyectos políticos que llegan al gobierno y se agotan rápidamente. La oposición ha instalado mitos urbanos.

—¿Por ejemplo, cuáles?

—Que no hacemos obras en los barrios, cuando hoy toda la ciudad está en obras y el eje de la inversión pública está puesta en los barrios. Es un momento histórico de la ciudad, la inversión pública no tiene parangón ni antecedentes. Hemos quintuplicado la inversión. Estamos en 34 barrios haciendo laboratorios de innovación urbana, le diría. Lo que hemos hecho en materia de políticas públicas se va a estudiar en las universidades como lo más innovador en materia de políticas sociales.

—Javkin los acusó a ustedes de formar parte de un partido cerrado, poco amplio.

—Lo respeto a Pablo, de hecho, fui la segunda de su lista de candidatos a concejal, en 2017. Basta con mirar el gabinete para notar la gran apertura hacia otros partidos y hacia personas independientes que le sumaron mucho a la gestión. De hecho, Javkin fue secretario General del gobierno de Fein y hay gente suya en el gabinete, como el secretario del Ente para la Movilidad (Carlos Comi). Tengo mi impronta, fuerza y preparación para conducir la ciudad los próximos 30 años.

—Es contadora, toda una rareza en un partido de ingenieros y médicos.

—Será una impronta diferente. Para mí los temas productivos son muy importantes. Gestioné la Secretaria de Hacienda muchos años y nunca tuve un solo cuestionamiento respecto del manejo de los fondos públicos. Soy una mujer ejecutiva, lo mío es la toma de decisiones. No se puede gobernar en soledad desde un escritorio, se necesitan equipos. Y hay que saber liderar esos equipos. No veo enfrente mucha gente capaz de construir equipos y, mucho menos, de liderarlos. No encuentro experiencia ni capacidad.

—¿Cómo se lleva con Bonfatti?

—Bien. Yo formé parte de la gestión Lifschitz en Rosario y luego de Fein, no me tocó compartir la gestión con él, pero es un referente que valoro y respeto.

—Imagínese que está con la lapicera el primer día de gestión, si es que gana, y tiene que tomar una decisión urgente. ¿Cuál sería?

—Seguridad. Hay que abordar de una manera distinta el tema. Desafío y prioridad. Hay que trabajar. Hay que avanzar en el tema del narcomenudeo, no podemos seguir yendo a los barrios y que la gente diga "ahí hay un búnker, ahí venden drogas" y no tener herramientas para resolverlo. Y esperar soluciones que nunca llegan de la Justicia Federal. Hay que controlar, hay que tener orden, las normas deben ser cumplidas. Quiero una Rosario más ordenada, con mayor control y seguridad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});