Paso 2019

"Tanto Perotti como el socialismo fueron funcionales a Macri"

María Eugenia Bielsa sostiene que su espacio político tiene "coherencia ideológica".

Domingo 21 de Abril de 2019

María Eugenia Bielsa | Bío | Arquitecta, rosarina. Ex vicegobernadora (2003-2007) y ex diputada provincial por el peronismo (2011-2013). Precandidata a gobernadora por Encuentro por Santa Fe (PJ y aliados).


María Eugenia Bielsa, precandidata a gobernadora por Encuentro por Santa Fe, sostiene que el espacio político que se construyó para apuntalar su postulación tiene una "coherencia ideológica" de la cual adolece no sólo su rival en la interna, Omar Perotti, sino también el candidato del oficialismo provincial. "Tanto Perotti como el socialismo fueron funcionales a Macri", sostuvo la arquitecta rosarina en una entrevista con La Capital en el tramo final de la campaña.

Bielsa, que vuelve a la competencia electoral después de ocho años (ganó en la categoría a diputado en los comicios de 2011), dice que nunca se fue de la política, que solo renunció a tener cargos pero que se mantuvo todos estos años activa en la vida política. Está convencida que muchos simpatizantes de Unidad Ciudadana la votarán a ella en la interna, pese que los dirigentes de ese espacio kirchneristas hayan acordado con Perotti.

—La última campaña en la que fue protagonista fue en 2011. ¿Qué es lo que la llevó a volver a participar de un proceso electoral y esta vez por la Gobernación santafesina?

—En realidad yo no volví a la política, nunca me fui. No tuve un cargo estos años. Esto a mí me parece saludable para la sociedad y para los políticos, porque de vez en cuando es bueno salir de cierta endogamia que genera la política y te permite no quedar pegada a esta idea de las corporaciones, los aparatos y los acuerdos de cúpulas. Pero en el 2017 ya tomamos una decisión de ver cómo estaba la provincia, de comprender el diagnóstico, las problemáticas y evaluar si estábamos en condiciones de interpretar lo que pasaba y de tener una respuesta para gobernar la provincia. A mí me quedaron varias cosas grabadas y cuestiones pendientes. Recuerdo que cuando Jorge Obeid me convocó para integrar la fórmula en 2003, me dijo que no era un momento para tibios, sino para tomar decisiones. Y este también es un momento para comprometerse, porque la posibilidad de un triunfo en Santa Fe va a ayuda a un cambio de matriz económica en la Nación.

—¿Qué diferencia observa entre aquella campaña electoral y la actual?

—Creo cualquier dirigente que mire la política con un espejo retrovisor desde hace dos años nomás se equivoca. Toda la sociedad cambió y también las problemáticas. Pero además, hoy más que nunca la sociedad va más adelantada que la política. En estos momentos hay un sufrimiento importante del pueblo argentino y de los santafesinos. Estamos todos tristes, más allá de nuestra situación económica particular. Hay desesperanza y volvimos a un lugar donde creíamos que no íbamos a volver. En 2003 no pensaba que hoy estuviéramos discutiendo el tema de la copa de leche en un comedor o de cómo resolver el problema de los sin techo. Como el país es muy pendular y cada 10 o 12 años se vuelve al mismo lugar, pareciera que estamos discutiendo cosas que ya tendríamos que haber superado. Hay cosas que los políticos no saben ver. Estas campañas obscenas que hay en Santa Fe y que seguramente va a haber a nivel nacional, no se corresponde con lo que está diciendo la sociedad.

¿Obscena en qué sentido?

—En el gasto proselitista, en la polución de imágenes. También en el mensaje de las imágenes: políticos contentos frente a una sociedad que está expresando otro cosa.

¿La realidad económica acuciante es obra de este gobierno o hay situaciones de arrastres?

—En el gobierno anterior faltó un salto del crecimiento al desarrollo. Eso fue muy claro. Y ahora tenemos un gobierno que no tiene proyecto, o que tiene un proyecto, que es oligárquico, y tampoco pereciera llevarlo con solvencia. La Argentina no es un país para ser gobernador por inexpertos o principiantes.

Todo lo que tradicionalmente se llama "el aparato" del peronismo está con su adversario Perotti. ¿Usted juega a ser una especie de "offsider" de la política y de las corporaciones?

—Nosotros hicimos todos los esfuerzos para que el peronismo fuera unido. Y podemos exhibir ese esfuerzo porque fue público. Hablamos con Omar (Perotti) muchas veces y también con Unidad Ciudadana. Después hay acuerdos de dirigentes que uno no termina de interpretar por qué se dan. Y la realidad es que muchas veces esos acuerdos de dirigentes no se corresponden con la decisión del afiliado y del simpatizante. Creo que lo mismo pasó en el 2011, donde nosotros sacamos la misma cantidad de votos que Bonfatti (fue electo gobernador), y también el aparato había quedado del lado de Agustín Rossi. Sin embargo nosotros hicimos nuestra campaña de diputados y sacamos más votos que el propio Agustín. Pero en esta campaña nosotros nos sentimos cómodos y nunca nos corrimos un ápice de lo que pensamos.

¿Cuál es la principal diferencia con Perotti?

—Una cosa importante de remarcar y es una mérito personal de nuestra compañera Silvina Frana, que lidera la lista a diputado, es que ella entró a la Cámara de Diputados de la Nación por el Frente para la Victoria-PJ. No votó ninguna de las leyes que mandó Macri al Congreso, que afectaba a los argentinos y a los santafesinos. Mantuvo una coherencia ideológica que nosotros valoramos y que de alguna manera representa a todo el espacio. Yo no quiero juzgar qué hicieron otros, pero está claro lo que hicieron. Y esto lo digo tanto por nuestro adversario circunstancial (Perotti) o por el socialismo, que también fue funcional a las medidas de Macri. Lo que nosotros pedimos a la sociedad es que vean nuestra trayectoria. Por eso creo que hay un gran acompañamiento de mucha gente, pese a que los dirigentes acordaron otro cosa.

—¿Cree entonces que muchos simpatizantes del kirchnerismo la van a votar a usted, pese a que Unidad Ciudadana acordó con Perotti?

—Está claro eso, porque muchos de esos compañeros están trabajando con nosotros o te lo encontrás y te dicen que nos van a votar a nosotros, porque no quieren votar algo que no los representa ideológicamente. Perotti votó a favor de los fondos buitres, el consenso fiscal, papel prensa, la reforma previsional...

—En los últimos tiempos el movimiento feminista a dominado la agenda pública. ¿Le favorece este contexto el hecho de que usted sea la única candidata mujer a la Gobernación?

—No no soy la única, hay una candidata de la izquierda (por María Jimena Sosa, de Nueva Izquierda). Sí lo que considero es que hay como una invisibilización de nuestra candidatura. El gobernador Lifschitz dice que los únicos candidatos con chances son Bonfatti y Perotti. Ahí él tiene dos cuestiones: invisibiliza a las mujeres en esa circunstancia y por otro lado, lo hace porque piensa que podemos ganar. Hay un colectivo de mujeres que pujan por su lugar de representación. Ahora si ese colectivo de mujeres se va a identificar en el voto con nosotros, creo que puede ser. También hay un posicionamiento de nuestro rival, que es Perotti, que no ha interpretado el movimiento de mujeres.

—¿Lo dice por su posición en el Senado cuando se discutió el tema del aborto?

—Por la falta de definición. En nuestra lista tenemos compañeras que han votado a favor y otras compañeras, como en mi caso o Matilde Bruera, que pensamos de otra manera. En eso no hemos abierto una distinción, pero claramente creemos que no es un momento para indeterminados, para personas que no se definan claramente en qué lugar están.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario