Política

Stolbizer: "Contra el voto útil, nosotros apelamos al voto por convicción"

Frente a la certeza de que quedará afuera del premio mayor, la líder del GEN procurará que su espacio consiga la mayor cantidad de escaños posibles en el Congreso nacional.

Domingo 04 de Octubre de 2015

La candidata a presidente de Progresistas, Margarita Stolbizer, transita esa segunda etapa de la campaña con un objetivo de mínima: duplicar los votos que sacó en las primarias de agosto (obtuvo 3,51 por ciento en las Paso). Al mismo tiempo, y frente a la certeza de que quedará afuera del premio mayor, la líder del GEN procurará que su espacio consiga la mayor cantidad de escaños posibles en el Congreso nacional. Argumenta que la nueva etapa que se abre en la Argentina a partir del 10 de diciembre requerirá mayor diálogo y consenso. Y el Parlamento puede otorgar esa llave de apertura. "El progresismo tiene un papel importante que cumplir, que es ser el vertebrador de acuerdos y garantizar una determinada agenda, además de controlar al que gane las elecciones", postula.

Stolbizer está segura de que habrá segunda vuelta, aunque no quiso arriesgar un pronóstico sobre quiénes serán los dos postulantes que competirán por suceder a Cristina Fernández de Kirchner en la Casa Rosada. En su tarea de remontar el magro resultado de las Paso, Progresistas se enfocará en desarticular el denominado voto útil en un escenario de posible polarización. "Vamos a apelar a la consigna del voto ganado. Le decimos a la gente que votar de acuerdo a las convicciones es ganar también", afirmó la candidata en una entrevista con LaCapital.

—¿Qué la diferencia de los otros candidatos?

—Ellos compiten con el mismo discurso, las mismas propuestas. Hasta cuesta encontrar diferencias desde lo propositivo. Lo nuestro es bien diferente respecto de los demás. Y nos paramos además haciendo eje en esa diferencia. Hay un espacio vacante en la Argentina para el progresismo y nosotros pretendemos ocuparlo.

—¿Cuál es su expectativa para el 24 de octubre?

—Superar el resultado de las internas, que para nosotros fue insatisfactorio. Duplicar el número de las Paso ya sería muy bueno y estamos trabajando para eso, con la mirada no sólo puesta en esta elección sino para más adelante. Cada vez está más claro, a mi juicio, que va a haber ballottage, que ninguna fuerza política por sí sola va a poder hacer frente a los problemas que la Argentina tiene. Creo que viene un tiempo de mayor diálogo, más cooperación, con más construcción de consensos. Esta elección es muy importante porque va a quedar conformado el Congreso. Entonces, nosotros le planteamos a la gente que no hay que elegir entre dos (eso podría ocurrir en noviembre), sino elegir más a las ideas, a las propuestas y a las convicciones, para darle al Congreso un funcionamiento más equilibrado entre todas las fuerzas políticas. El progresismo tiene un papel importante que cumplir, que es ser el vertebrador de acuerdos y garantizar una determinada agenda, además de controlar al que gane las elecciones.

—¿Esto a riesgo de que usted sea perjudicada en un corte de boleta?

—Los cortes de boleta no son tan significativos, pero para nosotros es importante que el progresismo tenga esa representación parlamentaria. Aunque yo no llegue a ganar la elección presidencial, tener una buena cantidad de votos para que entren más legisladores le hace bien al progresismo, al funcionamiento del Congreso y a la democracia.

—¿A quiénes ve en ese ballottage que usted ya da por seguro?

—El escenario político en la Argentina es muy dinámico, no hay nada definitivo. Hace menos de dos años atrás parecía que Sergio Massa era el presidente y que eso era irreversible. También parecía que el kirchnerismo era un proyecto totalmente agotado. Hoy el escenario está mucho más parejo, entonces no hay que dar ningún resultado por definitivo, ya que todo puede cambiar.

—¿A qué candidato apoyaría en un ballottage?

—Nosotros no vamos a adelantar posiciones y tampoco tener una pretensión, como frente, de dirigir a nuestros votantes. Eso es un pecado de soberbia que no debemos cometer: la gente tiene que votar libremente a la persona que le gusta. Yo no tengo inconveniente en definir en su momento a quien voy a votar, pero no lo voy a decir ahora porque estoy compitiendo por ese lugar.

—Usted decía que en esta campaña tiene la ventaja de enfocar su mensaje en un sector vacante de la sociedad. ¿Cuál sería mayor dificultad?

—La polarización que se instala muy fuerte, donde hay muchos que nos quisieran votar a nosotros pero sienten que tiene que votar para derrotar al candidato del oficialismo porque este gobierno generó muchas broncas. Pero igual yo siento mucho apoyo, la gente en la calle nos estimula a seguir adelante. Nosotros tenemos un rol muy importante y a veces siento que somos como una especie de refugio para mucha gente que no se siente identificada con ninguno de los otros candidatos y está buscando algo, y nosotros somos eso. En la calle me dicen: "Margarita, nos salvaste el voto porque no tenía a quién votar". Creo que eso se va a repetir ahora también.

—¿Su desafío entonces sería desarticular el llamado "voto útil"?

—Exactamente. Nosotros estamos en esta segunda etapa de la campaña usando una consigna que es el voto ganado. Esto es para decirle a la gente que votar de acuerdo a las convicciones es ganar también.

—¿Cuál es la agenda de temas para el futuro Congreso?

—Después de haber conocido los últimos informes de una institución muy creíble para nosotros que es el Observatorio de Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, no hay otra prioridad que no sea atender hoy la situación de la infancia indigente. El último informe dice que más del 20 por ciento de los niños sufre de insuficiencia alimentaria y que 40 por ciento de los niños está en situación de pobreza. Cuando empezamos a desglosar esa estadística, dice que casi el 50 por ciento de los chicos no tiene atención odontológica y más del 40 por ciento no tiene acceso a libros. Eso es una prioridad y debería marcar la agenda. Nosotros vamos a impulsar incluso una agenda de trabajo con los otros candidatos y quisiera que ellos se expidan sobre esta problemática y cuál es el lugar que se le va a dar en la futura gestión de gobierno. También queremos asumir como agenda el discurso del Papa Francisco. El kirchnerismo, después de haberlo acusado de todos las cosas que lo podían acusar, hoy lo andan corriendo por todo el mundo para colgarse de la sotana para sacarse fotos. A mí me tiene conmocionada su discurso, al igual que la encíclica que escribió sobre el medio ambiente. Ojalá los jefes de Estado se contagiaran del Papa: menos Louis Vuitton y más sandalias de pescador.

—Sin embargo, el Papa le concedió a Cristina más audiencias privadas que a cualquier otro presidente. También trascendió la frase de él de "cuiden a Cristina"...

—Sobre este asunto hago una lectura en dos sentidos. Una habla de la grandeza del hombre al que no le atendían el teléfono y él lo hace con un gesto de grandeza para demostrar cómo desde una visión cristiana uno tiene que atender el desprecio de los otros. La otra cuestión es que creo que el Papa intenta hacernos un bien a nosotros como país, intentando ordenarla, contenerla a Cristina. Creo que lo hace para que ella sea mejor. Ahora, está en la presidenta si le hace o no caso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS