Política

Spots de campaña, una herramienta de seducción de votantes a cualquier precio

Los medios audiovisuales se volvieron coto de caza de las fuerzas políticas, que llenan los espacios con producciones para imponer a sus candidatos en las generales.

Domingo 02 de Agosto de 2015

Como es habitual en cada año electoral, las calles y los medios de comunicación se ven invadidos por propaganda proselitista. Este año, que ya vio pasar una elección provincial para los santafesinos, no es la excepción. Desde el 20 de julio, día en el que comenzó oficialmente la campaña electoral previa a las primarias nacionales para elegir candidatos a presidente, diputado, senador y parlamentario del Mercosur, la televisión se colmó de spots de políticos ávidos por votantes. Hasta octubre, los ciudadanos verán desfilar una numerosa cantidad de caras y nombres que querrán ganar su favoritismo echando mano a todo tipo de estrategias.

Quizás por ser uno de los medios más masivos, al igual que la radio, la televisión no es ajena a la cacería del electorado y las fuerzas políticas ponen especial empeño para llenar los espacios de publicidad con producciones que llamen la atención de los ciudadanos, muchas veces a cualquier precio.

En relación a este tema es importante saber que todos los partidos políticos tienen derecho a publicitar a sus candidatos en radio y televisión. En el caso de los canales de televisión, estos deben ceder un 10 por ciento de su tiempo total a la Dirección Nacional Electoral. Esto implica que, de una programación de 12 horas, un total de 72 minutos deberán ser repartidos entre las distintas agrupaciones. De ese tiempo, que constituye un poco más de una hora al día, no pueden ocuparse más de dos minutos de publicidad proselitista por cada tanda. Según la ley que implementó las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (Paso), los candidatos solo pueden hacer campaña en medios audiovisuales a través de este espacio que reparte equitativamente la Dirección Nacional Electoral. Y así lo hacen desde el 20 de julio, día en el que oficialmente arrancó la carrera a los comicios.

Mateando con Macri. En los spots hay material para todos los gustos. Mauricio Macri, por ejemplo, apostó a mostrarse humano y accesible, en consonancia con el resto de su campaña mediática. El candidato del PRO, quien compite en la interna de Cambiemos, presentó una serie de producciones audiovisuales en las que "federaliza" su imagen, ya que se lo ve acompañado por habitantes de varias provincias, siempre realizando actividades cotidianas como tomar mate y charlar casualmente. También se lo ve, con música muy animada de fondo, hablando por teléfono con vecinos de otras localidades o visitando domicilios. En todas las ocasiones, Macri se presenta como alguien "cercano" que no escatima en halagos y abrazos.

Elisa Carrió, quien se presenta a internas también en Cambiemos, apela a la simpleza y sus spots, todos muy breves y sin música, sintetizan su discurso habitual en el que resalta sus valores morales y los de su compañero de fórmula, Héctor Toty Flores. Todas las publicidades comienzan con un graph que informa al televidente que esta campaña no fue hecha con su dinero para darle paso a Lilita, que le habla directamente a la cámara emitiendo consignas y frases muy generales y que no dejan entrever ninguna propuesta concreta. Cabe destacar que Carrió es de las pocas que mostró a su compañero de fórmula en su espacio televisivo.

Por la unión social. El radical Ernesto Sanz, otro competidor en Cambiemos, se presenta al votante que mira televisión como aquel capaz de lograr la unión en una sociedad aparentemente dividida. En una de sus publicidades de campaña solamente se desarrollan escenas de enemistad por opiniones políticas, en los que siempre el más violento es el kirchnerista, y no se oye más que una melodía inquietante de fondo. La fórmula presidencial solo aparece al final. En otro spot, más tradicional, votantes dan testimonio de las razones por las que eligen al radical. Todas tienen que ver con cuestiones generales y ningún proyecto en particular.

Cabeza y corazón. Margarita Stolbizer, otra precandidata a la presidencia, utiliza sus minutos de aire para resaltar, en su propia voz, lo que para ella son los valores de "la Argentina que queremos" e insta a los ciudadanos a votar "con la cabeza y con el corazón". En el spot principal, se la ve recorriendo distintos sitios a bordo del "Margamóvil", que transita las rutas de la Argentina pintado de margaritas, el símbolo de la campaña.

Los spots de Daniel Scioli, precandidato del Frente para la Victoria, lo colocan como el continuador de lo hecho por el matrimonio Kirchner. En todos los casos, son videos cargados de emotividad que apelan a los sentimientos de propios y ajenos. El bonaerense llama en su campaña a "construir a partir de lo construido, como la ciencia, que avanza desde donde dejó el otro, por eso avanza", siempre destacando los logros del kirchnerismo.

Sergio Massa, de manera similar a Ernesto Sanz, centra su discurso publicitario en el "odio" pero esta vez, incluye también a Mauricio Macri además del kirchnerismo. En uno de los spots vemos circular una serie de imágenes de hechos entre los que se encuentran la represión en el Hospital Borda, perpetrada por el macrismo, un discurso de Cristina Fernández, una alocución de Néstor Kirchner e incluso el conocido audio de Luis D'Elía insultando a Fernando Peña. Un bebé llorando completa la escena de una Argentina llena de odio, de la que solo el candidato podrá salvar al votante.

Su competidor en la interna, José Manuel de la Sota, apela al lenguaje futbolístico y le pide al ciudadano que "lo ponga en la final" del campeonato, que serían las generales de octubre. En tono similar, presenta otra publicidad, un tanto polémica, que reproduce la misma idea valiéndose de una analogía de las Paso con una novia. "El casamiento viene después, dale una oportunidad a De la Sota ahora", reza el spot de campaña.

Estética arriesgada. La izquierda no se queda atrás y también hace uso de su espacio en los medios. Entre la numerosa cantidad de spots emitidos es particularmente destacable el de Alejandro Bodart, el precandidato por MST-Nueva Izquierda. Con una estética un poco arriesgada para el prime time televisivo, este político cataloga de "hijos de Menem" a Macri, Scioli y Massa y lo hace planteando la escena de un parto en el que el personaje que los da a luz es, justamente, el mencionado ex presidente de los argentinos.

El Frente de Izquierda de los Trabajadores tiene enfrentados en las primarias a Jorge Altamira y a Nicolás del Caño. El primero también apela a la aparente similitud ideológica entre los principales candidatos y por ello los muestra a Macri, Scioli y Massa como "los tres chiflados" del ajuste y el tarifazo, siendo su fuerza política la adecuada para evitarlos. Siguiendo la misma línea, su adversario también coloca en el mismo lugar a los tres políticos más conocidos, aunque lo hace de una manera más tradicional, dirigiéndose él mismo al televidente.

La enumeración de candidatos y spots podría continuar ya que, además de que existen otras listas, cada precandidato a presidente apoya a representantes locales de su partido que, usualmente, también se muestran en publicidades de campaña con la misma línea discursiva. De todas maneras, es evidente que, al prender la televisión, el ciudadano se encuentra, hoy por hoy, con una gran cantidad de alternativas que buscan llamar su atención y obtener su voto mediante un sinnúmero de estrategias que, por lo general, no incluyen contar ninguna propuesta concreta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario