Política

"Son necios los que pretenden negar estas trasformaciones que han cambiado la Argentina"

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, encabezó esta mañana el acto de entrega del submarino ARA “San Juan” a la Armada Argentina tras la finalización de los trabajos de reparación de media vida a los que fue sometido en el Complejo Industrial Naval Argentino (CINAR), que extenderán por 30 años la vida útil del navío.

Sábado 24 de Mayo de 2014

“La industria para la defensa es una industria noble y federal, representa una considerable mejora en nuestra balanza comercial”, afirmó Rossi durante la ceremonia en el astillero Tandanor. Y agregó: “Éste es un día de enorme orgullo para todos nosotros que siempre defendimos nuestra industria, cuando otros pensaban que debíamos enviar a restaurar nuestras embarcaciones al exterior, nosotros apostamos al trabajo argentino”.

“Este hecho simboliza el proceso de reindustrialización desarrollado en los últimos años en nuestro país; son necios los que pretenden negar que estas trasformaciones han cambiado la Argentina en los últimos diez años”, expresó el jefe de Defensa y, en ese sentido, añadió: “Dejamos atrás los años de la desesperanza en donde los trabajadores habían perdido la alegría, hoy en cambio, estamos frente a muchísimos trabajadores orgullosos por haber puesto todo su esfuerzo en la reparación de este submarino”. Para ello se invirtieron 5000 horas en capacitar a las 60 personas que realizaron un total de 374 obras en las instalaciones del CINAR.

“Estas acciones nos reafirman que los argentinos somos capaces de concretar nuestros sueños; somos hombres y mujeres de bien que apostamos a una industria vigorosa que genera empleo calificado en nuestro país”, apuntó Rossi.

Por su parte, el secretario de Ciencia, Tecnología y Producción para la Defensa, Santiago Rodríguez, destacó: "Con la reparación del submarino se recuperaron capacidades para toda la industria metalmecánica argentina. Las capacidades de corte y soldadura desarrolladas en este proyecto, únicas por su complejidad en el país, sirven también en la construcción de plataformas off-shore para la extracción de gas y petróleo".

La decisión del Gobierno Nacional de realizar los trabajos de media vida del submarino ARA “San Juan” en las instalaciones del CINAR fue un impulso decisivo para la industria naval argentina que, en la práctica, significó la recuperación de innumerables capacidades técnicas y productivas que se habían perdido. Además de representar un importante ahorro de divisas para el país.

El submarino “San Juan”, que en los próximos días partirá rumbo a la ciudad de Mar del Plata, el pasado 6 de febrero fue bajado con la plataforma Syncrolift al río con una marea de 2.5 metros que permitió hacer la maniobra sin mayores dificultades. Durante la bajada se hicieron las comprobaciones básicas, se equilibró el navío y fue trasladado por dos remolcadores y una mulita hasta el muelle, donde quedó para las comprobaciones finales de puerto hasta su partida.


Submarino ARA San Juan – detalles de su reparación

Para comenzar con las reparaciones de media vida del ARA “San Juan” fue necesario cortar el casco con oxígeno- acetileno y separar el submarino en dos partes, una operación que no se realizaba en el país hacía 20 años. Esta fue una de las tareas más importantes; para realizar este corte de manera segura y eficiente fue necesaria una preparación de dos años de trabajo de ingeniería en las instalaciones del CINAR.

Se reemplazaron los 4 motores diesel MTU de 16 cilindros en V y 1.200 Kw de potencia, que mueven igual cantidades de alternadores de 4.000 amperes, por otros nuevos. Asimismo, los motores eléctricos responsables del movimiento de la hélice, recibieron un mantenimiento integral -que incluyó su desarmado completo, limpiado, medido, calibrado y posterior armado- con un reemplazo de los montajes resilientes que amortiguan la vibración del motor.

También se le realizó un replacado y la reparación integral de cada una de las 960 baterías que hacen funcionar al submarino, de las válvulas y demás mecanismos.

La tarea de volver a unir el submarino, que se realizó a fines de 2011, también entrañó importantes complejidades desde el punto de vista técnico, ya que no puede haber ningún error que comprometa la vida y la seguridad de los tripulantes del buque.

Acompañaron el presidente del Complejo Industrial Naval Argentino (CINAR), Mario Fadel; y el jefe del Estado Mayor General de la Armada, vicealmirante Gastón Erice. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario