Política

Silencio presidencial y pedido de licencia o renuncia de Boudou por parte de la oposición

La presidenta Cristina Fernández voló al sur sin tocar el tema y en el gobierno hablan de una campaña mediática y de prejuzgamiento, en medio de la celebración opositora.

Sábado 31 de Mayo de 2014

La presidenta Cristina Fernández evitó referirse ayer a la situación procesal de su vicepresidente, pero miembros del gabinete nacional denunciaron "prejuzgamiento" y una "campaña" en su contra, no obstante lo cual aseguraron que el funcionario "está a disposición de la Justicia". La oposición, por su parte, celebró la decisión el juez Ariel Lijo. "Lo mejor que le puede pasar a la Nación y a la República es la destitución por juicio político" del vicepresidente, pidió la diputada Elisa Carrió (CC), y el líder de Proyecto Sur, Fernando Pino Solanas se inclinó por el pedido de "licencia hasta tanto se terminen los procesos judiciales que lo involucran".

Cristina viajó ayer a Santa Cruz sin hacer comentarios sobre la situación de Boudou. Pero el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Defensa, Agustín Rossi, no pudieron evitar referirse al asunto. "Está a disposición de la Justicia, como siempre", dijo secamente Capitanich, en tanto que Rossi salió en su defensa y aseguró que sufrió un "prejuzgamiento" y una "campaña" en su contra "con un nivel de virulencia enorme" y que debió soportar "más de 300 tapas" de diarios "en contra".

Rossi luego la emprendió contra el juez Lijo, y recordó los procesamientos al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, por el caso de las escuchas telefónicas, y al actual diputado Federico Sturzzenegger por el megacanje "y el tratamiento que se les da en los medios es totalmente distinto".

"El nivel de la disparidad con el tratamiento entre situaciones similares, si se quiere más gravosa porque en los otros casos a los que hice referencia ya hay un procesamiento, es notable", prosiguió el titular de Defensa.

"Tratan de operar muy claramente. Es una operación mediática promovida por el grupo Clarín, que extorsiona a los jueces", afirmó por su parte Capitanich, y calificó como una "rara coincidencia" la fecha en que fue citado a declarar Boudou: la misma en que la presidenta estaría en Brasil. "Siempre estas casualidades existen", deslizó.

El gobernador Daniel Scioli tomó distancia y prefirió "no hacer comentarios", mientras que la titular del bloque de diputados K, Juliana Di Tullio, calificó como "positiva" la citación a indagatoria al considerar que "ahora va a poder empezar a ejercer su legítima defensa" por el caso Ciccone.

PalenquesLa decisión del juez Lijo aglutinó a la oposición contra Boudou, algunos pidiéndole que tome una licencia, otros directamente que renuncie o sea removido. Carrió pidió "destitución por juicio político", y quedó a la espera de "cómo va a obrar la presidenta", en un caso —dijo— que la "toca directamente".

El senador y presidente de la UCR, Ernesto Sanz, exigió que Boudou pida "licencia" y sostuvo que "es su obligación como vicepresidente dar el mensaje a la sociedad de que es más importante conocer la verdad de la causa". A su vez, el ex vicepresidente Julio Cobos volvió a pronunciarse por un paso al costado de Boudou "por la importancia institucional que reviste el cargo" que ocupa.

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, procesado en una causa por escuchas telefónicas ilegales, pidió "que la Justicia pueda trabajar de forma independiente" y consideró una cuestión "secundaria" si el funcionario nacional debe apartarse o no de su cargo.

Las diputadas del PRO Patricia Bullrich y Laura Alonso también reclamaron "el urgente tratamiento del pedido de juicio político" contra el titular del Senado. Bullrich calificó como "una bocanada de aire fresco frente al constante intento del kirchnerismo de imponer impunidad" y sostuvo que "hay razones suficientes para que el Congreso asuma el rol que le corresponde, dando tratamiento al este pedido de juicio político".

En el Frente Renovador, el diputado Felipe Solá evaluó que "con el llamado a indagatoria empieza a termina la impunidad de Boudou" y pidió "que todos los precandidatos a presidente opinen sobre esto y tomen una posición".

Por su parte, Pino Solanas consideró que se trata de un hecho "grave institucionalmente porque no hay antecedentes desde el regreso a la democracia de un vicepresidente que sea citado a declarar por un juez", por lo que sostuvo que "Boudou debería pedir licencia".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario