Política

Siete demorados por la agresión al vehículo en el que viajaba el presidente

El líder de ATE en la provincia patagónica asumió la realización de un repudio al mandatario, pero se desligó de los hechos de violencia

Jueves 29 de Diciembre de 2016

Un grupo de alrededor de diez personas lanzó ayer piedras contra el vehículo en que se desplazaba el presidente Mauricio Macri en la localidad neuquina de Villa Traful, antes de encabezar un acto de inauguración de obras públicas (ver aparte), lo que causó la rotura de dos vidrios de la camioneta. En ese marco, siete manifestantes del gremio de ATE fueron demorados.

Se trata de la segunda agresión con piedras que sufre Macri desde que asumió. La anterior se produjo en agosto pasado en Mar del Plata a manos de manifestantes que rechazaban el ajuste económico. En este caso, las autoridades lo atribuyeron a manifestantes del gremio estatal llegados desde Neuquén capital.

Tras el incidente, que derivó en la rotura de dos vidrios del vehículo en el que Macri se desplazaba hacia la villa turística Traful, el presidente continuó con el acto programado en el que inauguró un centro turístico. En ese contexto, pidió "un futuro sin violencia".

"De nada sirve agredirnos, dividirnos, cuando debemos estar todos juntos a la hora de reducir la pobreza, derrotar al narcotráfico, mejorar la seguridad de los argentinos e incorporar al mundo a nuestro país", afirmó.

Ni bien ocurrió el incidente, cerca de las 11, la Casa Rosada emitió un comunicado oficial denunciando que "un grupo de alrededor de diez personas lanzó piedras al vehículo en que se desplazaba el presidente hacia la inauguración del Centro de Interpretación e información Turística de Villa Traful, provocando la rotura de dos vidrios del rodado".

El incidente fue previo al acto en el cual Macri evitó mencionar puntualmente el hecho, aunque, del mismo modo en que lo hizo en Mar del Plata, pidió avanzar hacia "un futuro sin violencia".

Asimismo, el líder de Cambiemos afirmó que, "más allá de las dificultades, 2016 ha sido positivo". Y agregó que "se crearon las condiciones para salir de cinco años de estancamiento", por lo que volvió a pronosticar que "en 2017 la Argentina crecerá".

En tanto, el secretario general de ATE Neuquén, Carlos Quintriqueo, dijo que el escrache al jefe del Estado fue "contra la política de ajuste", pero aclaró que "no" se hacía "cargo de las piedras".

"Fuimos a manifestar el descontento por los despidos que se están dando en la provincia. Nos hacemos cargo del repudio, pero no de las piedras", subrayó el sindicalista, que respondió a Macri al señalar que "la primera violencia es dejar a las familias sin trabajo".

Según el intendente de la villa turística, Nicolás Lagos, los responsables del ataque "eran del gremio de ATE llegados desde Neuquén".

A pesar del incidente, la agenda de Macri continuó con normalidad. Luego, al mediar la tarde, siete personas (cuatro mujeres y tres hombres) fueron trasladadas a la comisaría de San Martín de los Andes acusadas de ser las presuntas agresoras del presidente en Villa Traful.

Las detenciones ocurrieron durante un allanamiento realizado en una vivienda de Villa Traful, encabezado por el fiscal de la provincia, Fernando Rubio. También se dispuso el secuestro de dos automóviles y una moto que estaban estacionados en el lugar.

La medida fue autorizada por el juez de Garantías, Mariano Etcheto, a instancias del pedido del representante del Ministerio Público Fiscal de Neuquén. En la fiscalía también entrevistaron a distintas personas que estuvieron en el lugar del hecho.

Reacciones

A su vez, el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, y diversos dirigentes políticos expresaron su repudio a la agresión sufrida por Macri antes del acto realizado en Villa Traful.

El titular del jefe del interbloque Cambiemos de Diputados, Mario Negri, a través de la red social Twitter, sostuvo que "la violencia es la impotencia de los cobardes".

En tanto, el presidente provisional del Senado nacional, Federico Pinedo, reclamó el repudio de la oposición. "Las piedras al presidente son piedras a la democracia", escribió en las redes sociales.

El comité nacional del radicalismo, principal socio del PRO en la alianza gobernante, repudió a través de un comunicado "la cobarde agresión sufrida por el presidente". Y resaltó: "Los violentos no detendrán el cambio".

Desde la oposición, el ex candidato presidencial del Frente para la Victoria (FpV) Daniel Scioli publicó en su cuenta de Facebook: "Me solidarizo con Macri por la agresión recibida. Condeno toda agresión, venga de donde venga y en todas sus formas".

También el bloque del FpV en la Cámara de Diputados, que encabeza Héctor Recalde, expresó su repudio al ataque contra el auto presidencial.

Distinta fue la actitud del líder de Quebracho, Fernando Esteche, quien ironizó: "¿Piedrazos al auto presidencial? ¡Deberían tirarle flores! Endeudamiento, pobreza, desocupación, ajuste... ¿A quién se le ocurre lanzarle piedrazos?".

Pese a la agresión, el jefe del Estado dio un discurso en la villa turística.

Fiscal amenazado

El fiscal federal Eduardo Taiano, a cargo de la investigación por la muerte de Alberto Nisman, denunció ayer que recibió amenazas por WhatsApp contra él y su hijo, quien en 2005 sufrió un secuestro exprés en el barrio porteño de Recoleta. Taiano ligó la amenaza al caso Nisman e indicó que el mensaje decía: "Dejate de joder con ese ruso hijo de mil puta. Te vamos a hacer mierda a vos y a Federico (su hijo). Tienen los días contados. Gracias".

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario